Con vistas al Sur, el blog de Medicus Mundi Andalucía Rss
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter

Prevención de la mutilación genital femenina y detección y tratamiento de sus secuelas, especialmente la fístula obstétrica

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Género, mutilación genital femenina, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Sistemas de salud, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 23-11-2017

¿Qué hacemos?

 

Formación de agentes de salud para que detecten a las mujeres con secuelas de la escisión, especialmente aquellas con fístula vaginal o en riesgo de padecerla.

 Prevención de la mutilación genital femenina con actividades dirigidas a la población general, hombres y mujeres

 Tratamiento reparador de la fístula vaginal y de las secuelas de la escisión

 

 

 ¿Qué es una fístula obstétrica?

Consiste en la aparición de una comunicación entre la vagina y el recto o entre la vagina y la uretra.  Las mujeres que padecen estas fístulas no sólo han perdido (en la mayoría de sus casos) a sus bebés, sino que pierden continuamente orina y/o heces, lo que causa un olor desagradable. Por esta razón, se sienten avergonzadas o deshonradas y sufren con frecuencia el abandono por parte de sus esposos, el rechazo de sus familias y amigos y la pérdida de sus actividades diarias, con lo cual terminan viviendo en la indigencia.

Las fistulas recto-vaginales o vesico-vaginales se dan con mayor frecuencia en las mujeres con secuelas de la escisión. Aparecen como consecuencia de un parto prolongado u obstruido y podrían evitarse en un medio hospitalario con personal capacitado, por lo que es fundamental la identificación de las mujeres de riesgo durante la consulta prenatal.

El parto obstruido afecta a 5% de los nacidos vivos y representa 8% de las defunciones maternas. Es una de las cuatro causas principales de mortalidad y mortalidad maternas.

En el mundo en desarrollo se estima que entre 2 y 3,5 millones de mujeres viven con una fístula obstétrica y que cada año se agregan entre 50.000 y 100.000 nuevos casos. La fístula obstétrica, que casi se ha eliminado en el mundo desarrollado, sigue afectando a los más pobres entre los pobres: las mujeres y las adolescentes residentes en algunas regiones del mundo remotas, donde más escasean los recursos.

Los síntomas de la fístula obstétrica suelen ponerse de manifiesto a principios del período de posparto. Por otra parte, a menudo aparecen otros síntomas igualmente graves, entre ellos: traumas psicológicos, deterioro de la salud, agravación de la pobreza y estigma social por parte de la familia y los amigos. La fístula obstétrica se puede prevenir y, en la mayoría de los casos, tratar. La cirugía reconstructiva, practicada por un/una especialista en cirugía experto y debidamente capacitado, puede reparar la lesión, con tasas de éxito del orden de 90 por ciento para los casos poco complicados. El costo medio del tratamiento de la fístula —incluidos la operación quirúrgica, la atención postoperatoria y el apoyo para rehabilitación— es de 300 dólares por cada paciente

¿Quieres saber más? Pincha aquí

Vimos subir a una niña no mayor de doce años, frágil, descalza y con las piernas rígidas. Prematuramente encorvada como una anciana, se apoyaba en un padre gigantesco […] Avanzaban como caracoles, mientras otros visitantes aceleraban el paso al acercarse a ellos, como si padre e hija generaran un campo de activación. Cuando llegaron a nuestra altura comprendí por qué: percibimos un olor indescriptible a podredumbre y putrefacción […] ella era inocente de aquel hedor horrible e insoportable que desprendía. Era de ella, pero no suyo. Peor que el olor era su expresión, que traslucía que ella se daba cuenta de la repugnancia y el asco que inspiraba.
Abraham Verghese. Hijos del ancho mundo. Traducción de José Manuel Álvarez Flores. Ed. Salamandra, 2010.

 

 

Que nadie se quede atrás: Pongamos fin a la violencia contra las mujeres y niñas. Campaña de ONU mujeres contra la violencia de género

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Días Mundiales, Género, Salud de las mujeres, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 23-11-2017

La campaña mundial 16 Días de activismo contra la violencia de género, desde el 25 de noviembre hasta el 10 de diciembre, tiene lugar este año en el marco de una protesta sin precedentes en todo el mundo. Millones de personas se han movilizado mediante el hashtag #MeToo (#YoTambién) y otras campañas, denunciando la magnitud del acoso sexual y de otras formas de violencia que las mujeres sufren todos los días en todas partes del mundo. Romper el silencio es el primer paso para transformar la cultura de la violencia de género.

La necesidad de apoyar a las personas en situación de mayor vulnerabilidad es una de las prioridades que incluye el tema de este año, “Que nadie se quede atrás: Pongamos fin a la violencia contra las mujeres y niñas”, del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (25 de noviembre) y de la celebración de la campaña ÚNETE con los 16 Días de activismo para poner fin a la violencia contra las mujeres (25 de noviembre – 10 de diciembre). La campaña ÚNETE insta a todas las personas a unirse en la lucha contra la violencia de género usando el color naranja para aportar visibilidad a la causa.

Averigüe de qué manera puede participar►

Una de cada tres mujeres y niñas experimenta episodios de violencia a lo largo de su vida… Son demasiadas. Ocurre en todos los países y dentro de todas las sociedades. Sucede en los hogares, las escuelas, las calles, en el trabajo, en Internet y en campamentos de personas refugiadas. En contextos de guerra e, incluso, en periodos de paz. Con demasiada frecuencia, se naturalizan estos episodios y no reciben el castigo que merecen.

No importa en qué lugar suceda la violencia contra las mujeres, ni la forma que adopte, ni a quién perjudique. Debe detenerse. La promesa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de no dejar a nadie atrás no puede cumplirse sin poner fin a la violencia contra las mujeres.

Pincha aquí para saber más

Derechos Sexuales y Reproductivos en la Universidad: Formación en Salud Sexual y Reproductiva y Desarrollo desde un enfoque de género y derechos humanos

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Género, mutilación genital femenina, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 23-11-2017

El objetivo de este proyecto es acercar a la comunidad universitaria de las Universidades de Granada y de Jaén la realidad actual de los Derechos Sexuales y de los Derechos Reproductivos (DSDR) desde los enfoques de género y de derechos humanos a través de dos tipos de actuaciones:

– Formación especializada.

– Promoción de iniciativas desarrolladas por la propia comunidad universitaria.

Para ello se habló de:

Marco conceptual de la Salud Sexual y Reproductiva y de la perspectiva de Género

La inequidad de género como problemática mundial

Violencias basadas en Género

Políticas Públicas sobre DSRR con Enfoque de Derechos y Género

El papel de los estudiantes como agentes de incidencia y transformación social

Aunque no hayas asistido a los cursos, ni seas profesional sanitario, puedes tener más información sobre estos temas en:

http://www.saludglobaldsr.org/