Con vistas al Sur, el blog de Medicus Mundi Andalucía Rss
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter

Protegido: La cámara de comercio de Granada firma un convenio de colaboración con medicusmundi Andalucía, dentro de la campaña Empresas Con+Responsabilidad

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en campañas | Fecha de publicación: 26-03-2017

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

La EASP y el IHPN de Amberes, nuevos miembros de Medicus Mundi Internacional

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en General | Fecha de publicación: 26-03-2017

La Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) y el International Health Policies Network (IHP Network – Red Internacional de Políticas de Salud) del Instituto de Medicina Tropical de Amberes, han sido aceptadas como nuevos miembros de la red de MMI. Con este motivo, Carlos Mediano, presidente de MMI escribe a los lectores del boletín de MMI dándoles la bienvenida.

Estimado lector:

Durante más de 50 años, la red de Medicus Mundi Internacional ha promovido y defendido el derecho a la salud, tratando siempre de unir los esfuerzos de nuestros miembros en los campos de la cooperación internacional en salud y gobernanza global de la salud. En próximos años, los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) van a tener una influencia importante en las estrategias y políticas de salud en todo el mundo. El foco actual de los ODS en el sector salud es la Cobertura Universal en Salud (CUS), pero sabemos que lograr el derecho a la salud va mucho más allá de la CUS. En la política de la red (MMI Network Policy), se indica lo que significa para Medicus Mundi Internacional promover la salud para todos.

  • Promover el acceso universal, equitativo y asequible a servicios de salud de calidad
  • Promover servicios de salud nacionales fuertes 
  • Promover políticas que incluyan los determinantes sociales y políticos de la salud
  • Enlazar lo local y lo nacional con lo global
  • Promover políticas y prácticas de salud basadas en la evidencia
  • Reflejar de manera crítica el papel y las contribuciones de la cooperación internacional en salud

Me siento muy feliz al anunciar que la red de medicusmundi Internacional está creciendo. Recientemente, la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP) y el International Health Policies Network (IHP Network – Red Internacional de Políticas de Salud) del Instituto de Medicina Tropical de Amberes, han sido aceptadas como nuevos miembros del equipo Medicus Mundi Internacional. Estoy seguro de que los dos nuevos miembros harán que la red MMI sea aún más fuerte y efectiva y que ayudarán a incrementar el impacto de nuestras actividades. Ambos miembros proceden del campo académico en el que gozan de una gran reputación y ambos poseen un largo historial y experiencia en las áreas de gobernanza de salud global y de cooperación efectiva en salud, por lo que estoy seguro de que su contribución hará destacar el trabajo de nuestra red.

Por tanto, queridas EASP y red IHP, estamos muy contentos de teneros en el equipo y ¡bienvenidos a nuestra familia!

Carlos Mediano, Federación de Medicus Mundi España      

Presidente de Medicus Mundi International – Red Salud para todos

Ya somos medicus mundi sur

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en General | Fecha de publicación: 22-02-2017

El día 10 de febrero del año actual, en asamblea celebrada en la sede de Granada, las y los asistentes a la misma aprobaron el cambio de nombre de la asociación que ha pasado a ser medicusmundi sur.

En el mismo acto, se ha ampliado el territorio (nacional) de actuación, incluyendo las comunidades autónomas de Murcia (en donde se ha abierto una delegación) y de Castilla la Mancha.

A lo largo de este semestre esperamos realizar una asamblea confirmando la fusión con la asociación actual de medicusmundi en Castilla la Mancha, con la cual ya estamos trabajando estrechamente.

Avances y retos en la lucha contra la mutilación genital femenina

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Días Mundiales, mutilación genital femenina | Fecha de publicación: 06-02-2017

“Visibilizar” un problema de alcance internacional

Por Mª Isabel Oliver

IMG_0382Existen “prácticas nocivas”, amparadas en las tradiciones culturales, que constituyen una violación a los derechos humanos, poniendo en riesgo la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Entre estas prácticas tradicionales nocivas se incluye la mutilación genital femenina (MGF).

A propósito de la celebración del “Día Internacional de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina”, el 6 de febrero, toca visibilizar este problema de salud y de derechos humanos, que tiene un alcance internacional. La mutilación no solo está circunscrita a los 29 países de África, Oriente Medio y Asia donde se practica por costumbre o tradición, sino que afecta también a las poblaciones de emigrantes que residen en Europa Occidental, Norteamérica, Australia y Nueva Zelanda.

Se estima que, a día de hoy, entre 140 y 200 millones de niñas y mujeres de todo el mundo han sufrido algún tipo de mutilación genital, de las cuales 44 millones son menores de quince años. Destaca el caso de Somalia, donde el porcentaje de mujeres afectadas es del 98%. Aunque a nivel general su incidencia ha disminuido a lo largo de las últimas décadas, el descenso ha sido desigual e insuficiente para hacer frente al aumento del crecimiento demográfico. Si no se frena esta práctica y la tendencia actual continúa, el número de niñas sometidas a MGF aumentará durante los próximos años, de modo que hasta 2030, aproximadamente 30 millones de jóvenes estarían en riesgo de ser mutiladas antes de cumplir los quince años.

La mutilación genital femenina es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos fundamentales, así como un problema de salud pública, con efectos devastadores –a corto y largo plazo- en la vida de las mujeres y de las niñas. Refleja una desigualdad entre los sexos muy arraigada y constituye una forma extrema de discriminación de las mujeres, con graves y duraderas consecuencias para la salud, especialmente en lo concerniente al ámbito psicológico, sexual y reproductivo.  

La mutilación genital femenina es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos fundamentales, así como un problema de salud pública, con efectos devastadores –a corto y largo plazo- en la vida de las mujeres y de las niñas.

Desde que en 1997 la FNUAP y la UNICEF, en una declaración conjunta, se pronunciaran contra esta práctica nociva, hasta entonces invisibilizada, se han realizado esfuerzos para luchar contra la MGF a través de la investigación, del trabajo con las comunidades y del cambio en las políticas públicas. De hecho, la obligación de acabar con la mutilación se ha mencionado de forma explícita en varios tratados de derechos humanos. De manera repetida, las organizaciones internacionales han instado a los Estados a que prohíban la MGF y a que apoyen los esfuerzos de las organizaciones no gubernamentales y comunitarias en su erradicación.

En 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una Resolución en la cual condenaba la MGF, pedía a los Estados Miembros que prohibieran y castigaran esta práctica, exhortaba a seguir observando el 6 de febrero como el “Día Internacional de la Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina”, aprovechando la ocasión para mejorar las campañas de sensibilización y tomar medidas concretas contra esta práctica.

El “Protocolo de Maputo” (2003), que insta a los Estados a “prohibir y condenar toda forma de prácticas nocivas que afecten negativamente a los derechos humanos de las mujeres y que sean contrarias a las normas internacionales reconocidas”, en su artículo cinco habla de la obligación específica de eliminar la MGF. Así mismo, en febrero de 2016 la mutilación genital femenina se abordó desde Naciones Unidas como una prioridad entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, marcándose como objetivo acabar con esta práctica y con el matrimonio infantil para el año 2030.

Gracias a la implicación internacional y nacional, se están observando avances y cambios positivos en algunos países, tanto en la constante disminución en la cuantía de mujeres y de niñas que son mutiladas, como en el número de personas que han dejado de apoyar la ablación. Según UNICEF, en Burkina Faso la MGF afecta al 76% de las mujeres entre 15 y 49 años y a un 13% de niñas entre 0 y 14 años, cifras que reflejan su considerable descenso en los últimos años. Según esta misma organización, dos tercios de los hombres, mujeres, niños y niñas de los países donde la mutilación genital femenina es habitual, aseguran que quieren que se erradique en sus comunidades.

se están observando avances y cambios positivos en algunos países, tanto en la constante disminución en la cuantía de mujeres y de niñas que son mutiladas, como en el número de personas que han dejado de apoyar la ablación

Además de una amplia mayoría de personas que se oponen a esta práctica dañina, se está produciendo un creciente impulso y compromiso para erradicar la mutilación. Los avances han ocurrido, sobre todo, en los países donde existe una legislación que penaliza la MGF, una actitud gubernamental favorable a la lucha contra la práctica, el apoyo de las agencias de cooperación internacional, así como un explícito apoyo institucional a las intervenciones comunitarias de la sociedad civil que trabajan por su erradicación.

Algunos países africanos iniciaron precozmente leyes que penaban la práctica. Por ejemplo, Burkina Faso cuenta desde 1996 con una legislación específica. En 2015, Gambia y Nigeria prohibieron por ley la MGF. En ese mismo año, en Somalia –el país con la prevalencia de la ablación más alta del mundo, el Ministerio de la Mujer propuso que esta práctica fuera ilegal. En 2016 se han producido los avances legislativos más importantes en la lucha contra la mutilación genital femenina. El Parlamento Panafricano, el órgano legislativo de la Unión Africana, aprobó en agosto de 2016 la prohibición de las prácticas de la mutilación genital femenina en sus 50 estados miembros, en virtud del Plan de Acción firmado por sus 250 diputados y representantes del Fondo para la Población de Naciones Unidas (FNUAP).

En 2016 se han producido los avances legislativos más importantes en la lucha contra la mutilación genital femenina. El Parlamento Panafricano, el órgano legislativo de la Unión Africana, aprobó en agosto de 2016 la prohibición de las prácticas de la mutilación genital femenina en sus 50 estados miembros

Pero este no es un problema que esté delimitado por fronteras geográficas. Se estima que en virtud de los fenómenos migratorios, residen en España en torno a 57 mil mujeres de origen subsahariano y que 17 mil niñas están en peligro de sufrir mutilación genital, especialmente en los viajes vacacionales a los países de origen. Se trata de menores de 14 años, residentes en el territorio español, que proceden de países donde persiste la práctica de la ablación. Nuestra legislación es explícita al respecto, con condenas a los progenitores que van desde la retirada de la patria potestad hasta doce años de prisión. Además, la Ley Orgánica 3/2005 acordó perseguir extraterritorialmente la práctica de la MGF.

En el estado español tenemos importantes retos en la atención sanitaria a mujeres inmigrantes que fueron mutiladas en sus países de origen y también en la prevención de esta práctica en sus hijas. Algunas Comunidades Autónomas -como Cataluña, Cantabria Aragón, Navarra y Euskadi-, han desarrollado sus propios protocolos interdisciplinares de actuación, bien en su legislación o en sus normas relativas a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, materia de infancia o de violencia contra las mujeres.

En el marco de la “Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer”, la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género publicó un documento sobre “La Mutilación Genital Femenina en España”. En el año 2015 el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, publicó el “Protocolo común para la actuación sanitaria ante la Mutilación Genital Femenina”. Se trata de una herramienta para orientar actuaciones homogéneas en el conjunto del Sistema Nacional de Salud que permitan mejorar la salud de las mujeres y las niñas a las que se ha practicado la MGF, así como trabajar en la prevención y detección del riesgo en niñas que está en situación de vulnerabilidad. Este documento estatal es únicamente sanitario, pero no contempla las otras instancias implicadas, sobre todo educativas y sociales.

En su erradicación se han producido considerables logros, pero quedan pendientes muchos retos, tanto en origen como en los países de destino de la población inmigrante. En el caso español, y especialmente en el territorio de Andalucía, necesitamos visibilizar este problema, además de sensibilizar y formar a los profesionales de la educación, los servicios sociales y la sanidad que están en contacto con poblaciones en riesgo. Necesitamos materiales formativos, políticas y directrices para poder tratar y aconsejar a las mujeres que han sufrido algún tipo de mutilación, así como para prevenir la pervivencia de la práctica en sus hijas nacidas en España. En este sentido, la educación, la prevención, la detección y la atención son fundamentales para reducir la incidencia de la mutilación en las nuevas generaciones.Logo MGF

En su erradicación se han producido considerables logros, pero quedan pendientes muchos retos, tanto en origen como en los países de destino de la población inmigrante. 
En el caso español, y especialmente en el territorio de Andalucía, necesitamos visibilizar este problema, además de sensibilizar y formar a los profesionales de la educación, los servicios sociales y la sanidad que están en contacto con poblaciones en riesgo.

Medicus Mundi Andalucía viene realizando un importante papel en su erradicación, tanto en programas de cooperación sanitaria en países donde se realiza la práctica (por ejemplo Burkina Faso, país donde se han producido considerables avances, apoyando al “Comité Nacional de Lucha contra la Práctica de la Escisión”, sobre todo en las zonas rurales, de difícil acceso y con menos recursos), como en la sensibilización y formación de los profesionales andaluces en contacto con mujeres que han sido mutiladas o están en riesgo de serlo.

Es preciso seguir trabajando por la igualdad y los derechos de las mujeres, favoreciendo su acceso a la educación, la salud y a los procesos de toma de decisiones, de modo que la erradicación de la mutilación genital femenina sea una realidad.

El director de AACID inaugura un laboratorio “SONU” en Burkina Faso

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en AACID, Actividades, Cooperación Internacional, Objetivos de desarrollo sostenible, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva | Fecha de publicación: 01-02-2017

 

Este fin de semana, en Ouagadougou, Néstor Fernández, director de la AACID, ha inaugurado, junto con el Ministro de Salud de Burkina Faso, Dr Smaïla Ouedraogo, el Laboratorio SONU.  Con este laboratorio, llamado así por las siglas en francés de “Cuidados obstétricos y neonatales de urgencia”, destinado a la formación de matronas y personal de enfermería en esta materia, se completará su formación práctica y se aumentarán sus competencias. Este personal sanitario recibe además formación en salud sexual y reproductiva mediante una guía que integra, junto a los apartados estrictamente profesionales, la igualdad de género y los derechos humanos como aspectos básicos de la formación en cualquier especialidad sanitaria, con vistas a integrar estas materias en el currículo de las futuras matronas. El proyecto está siendo ejecutado por MedicusMundi Andalucia con fondos de la Cooperación Andaluza.

El edificio ha recibido el nombre de Andalucía en reconocimiento a todos los años que esta comunidad lleva colaborado con la sanidad pública de este país del África subsahariana.

Leer más

En savoir plus

La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria. Informe 2016

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Objetivos de desarrollo sostenible, Objetivos del Milenio relacionados con la salud, Publicaciones e informes | Fecha de publicación: 12-01-2017

España es la economía número 14 del mundo por volumen de PIB y sin embargo, se sitúa entre los países que menos contribuyen a la ayuda al desarrollo.

En un contexto de grandes catástrofes naturales y de urgente necesidad de atención a las personas refugiadas, la aportación española para emergencias cae cerca del 20%.

Frente al recorte estatal, las autonomías y ayuntamientos aumentan sus aportaciones, con Andalucía a la cabeza. La Comunidad de Madrid reduce su presupuesto a la mitad.

portada informe salud2016El informe “La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria 2016”, elaborado por las ONGD Médicos del Mundo y medicusmundi, corrobora que España ha optado por dar la espalda a la ayuda al desarrollo, incumpliendo sistemáticamente los compromisos adquiridos públicamente en foros internacionales. El Gobierno sólo ha dedicado el 0’12% de la Renta Nacional Bruta a apoyar a los países más empobrecidos y ha recortado la ayuda humanitaria –la que se destina a atender a víctimas de catástrofes o conflictos- un 16´6%, lo que nos convierte en el país menos solidario de los que componen la OCDE, sólo por detrás de Eslovaquia y Polonia. La mejora de los datos macroeconómicos de la economía española debería revertir radicalmente esta tendencia y sin embargo, eso no está ocurriendo, con la consiguiente pérdida de peso de nuestro país en la comunidad internacional, dado el importante peso de la ayuda al desarrollo tanto en las relaciones bilaterales entre países como en las multilaterales.

Respecto a la comunidad andaluza, en 2015 la Junta de Andalucía aumentó su gasto en AOD (Ayuda Oficial al Desarrollo), alcanzando cerca de 42 millones de euros, cerca de las cifras de 2013, colocándose en el primer lugar de las comunidades autónomas. Sin embargo, el apartado dedicado al sector salud ha disminuido tanto en cifras absolutas ―429.000 euros menos―, situándose por detrás de Cataluña, como en porcentaje del total de la AOD ―del 14% al 9,3%―, donde Andalucía se encuentra en décimo lugar.

Estos datos nos muestran que la AOD sanitaria ha perdido peso en la cooperación de la Junta de Andalucía, algo que en momentos de crisis y con un descenso tan brusco de la ayuda no tendría que ocurrir pues las necesidades sociales básicas deberían ser prioritarias.

¿Dónde va la ayuda andaluza?

En el gráfico podemos ver la distribución por regiones de la AOD andaluza, predominando Oriente medio seguido de lejos por el África subsahariana. En cuanto a la ayuda humanitaria, se ha producido un fuerte descenso pasando del 45% al 25%, a pesar del aumento de las necesidades humanitarias mundiales y del agravamiento sin precedentes de la vulnerabilidad de las comunidades, especialmente en África y Oriente medio.

 Leer más

Nota de prensa (Andalucía)

Informe salud 2016 resumen

informe salud 2016 completo

medicusmundi

 

Alepo

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Ayuda humanitaria | Fecha de publicación: 20-12-2016

LA COORDINADORA ANDALUZA DE ONGD EXIGE LA APLICACIÓN INMEDIATA DEL DERECHO INTERNACIONAL A LA SITUACIÓN HUMANITARIA EN ALEPO

 

caongd-alepo-2016

La población de la parte oriental de Alepo vive bajo asedio desde septiembre de 2016, tras el anuncio por parte del gobierno sirio, respaldado por Rusia, de una ofensiva a gran escala en la zona. Decenas de miles de personas intentan sobrevivir sin apenas agua, alimentos, transporte o asistencia médica, y bajo la constante amenaza de ataques aéreos.

Para agravar aún más esta situación, las acciones u omisiones del gobierno de Siria han impedido el acceso de la población a la ayuda humanitaria, lo que representa una clara violación del Derecho Internacional Humanitario y de la Convención de Ginebra. Además de los ataques personales, el hecho de que las instalaciones, materiales y vehículos de asistencia humanitaria sean objetivos militares es considerado un crimen de guerra, según el Estatuto de Roma, a través del cual se crea la Corte Penal Internacional, además de violar las normas 31 y 32 del Derecho Internacional Consuetudinario.

Leer más

Violencia de género durante el embarazo: un problema oculto.

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Días Mundiales, Género, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 25-11-2016

000-faldon-violencia-mujer 

25 De Noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Por Casilda Velasco Juez (1)

 Las mujeres  fallecidas en  2015, en España, por violencia de genero  fueron 62, aunque hay contradicciones según si extraemos los datos del Ministerio  o asociaciones. En tres de cada cuatro casos la víctima tenía entre 18 y 44 años, edad en que las mujeres acuden con cierta regularidad a los servicios de salud. Sin embargo estas mujeres no fueron identificadas por los sanitarios como mujeres en riesgo.


La violencia contra las mujeres es una muestra de las desigualdades existentes entre hombres y mujeres, es una violación de los derechos humanos y un grave problema de salud pública que afecta a la salud y el bienestar de millones de mujeres en el mundo.  La violencia de género ejercida sobre la mujer por sus compañeros sentimentales es un problema de dominio público y político, esta violencia cuando ocurre en edad reproductiva, se considera en todo el mundo como una causa de muerte e incapacidad, tan grave como el cáncer. Puede aparecer durante el embarazo y el parto o alrededor de este periodo con consecuencias no solo para la mujer, sino también para el bebé no nacido. Este tipo de violencia, es reconocido como un factor de riesgo importante para la salud de las madres y para malos resultados perinatales y del recién nacido.

Se calcula que en los países desarrollados entre los que esta España, este tipo de violencia oscila entre el 0,9% a 20,1%, en la mayoría de los estudios esta prevalencia se encuentra entre 3,4% a 8,3%. En los países en desarrollo,  encontramos mayor variabilidad (3,8 a 43,8%) que en los países desarrollados (3,4 a 11%).

embarazoEl embarazo es un periodo de felicidad para la mayoría de las mujeres, pero, para casi una de cada cuatro no resulta tan satisfactorio. Una investigación realizada en Andalucía con una muestra representativa de mujeres que dieron a luz en 15 hospitales públicos ha detectado que un 22,7% sufre algún tipo de violencia dentro de su pareja en este periodo. Cuando estudiamos los diferentes tipos de violencia que pueden sufrir las mujeres por parte de sus parejas hombres. el 21% de las mujeres sufrieron violencia emocional y el 3,6% violencia física o sexual durante la gestación. Aunque la violencia emocional es la más frecuente, no hay que desdeñar la violencia física por su especial gravedad durante el embarazo. De hecho, el 36,1% de las mujeres que reportaron violencia física dijeron que acontecía “muy a menudo” o “diariamente” y el 20,3% la clasificaron de una severidad en la que aparecen hematomas severos, quemaduras o huesos fracturados.

       Es el primer estudio de este tipo que se ha realizado en España y, por tanto, se desconocía por completo la magnitud de este problema en nuestro entorno.

 

Cuando estudiamos los factores sociodemográficos que pudieran estar asociados con la violencia en el embarazo, las mujeres embarazadas que mantenían una relación sin compromiso o que no contaron con apoyo en su entorno –un familiar o amigo al que acudir en caso de necesidad– tenían mayor probabilidad de sufrir violencia de pareja durante el embarazo. Por el contrario, las mujeres con trabajo estaban más protegidas contra este tipo de violencia.

Por otra parte, las mujeres cuyo  embarazo no había sido deseado, incluyendo los embarazos no planificados, tenían mayor probabilidad de sufrir violencia emocional.

Las consecuencias de sufrir violencia durante el embarazo, son graves tanto para la salud de la madre como para la del feto.

Así, las mujeres que refieren violencia durante el embarazo presentan  amenaza de parto pretérmino entre el 13% y el 15%, frente al 6% y el 7% de las que no la refieren.  Cuando ajustamos por el resto de variables sociodemográficas, tenemos 2,1 veces más probabilidad de tener una amenaza de parto pretérmino en las mujeres que sufren violencia no física que las que no la refieren, así como las que no tienen apoyo en su entorno, 4.7 veces más probabilidad.

También, las mujeres que sufren violencia presentan en mayor medida anemia o infecciones durante el embarazo. Tienen más probabilidad (1,7 veces) de tener infecciones las mujeres que presentan violencia, la probabilidad de tener infecciones vaginales es 1,9 veces más y de infecciones vaginales 2,4 veces más.

En nuestra investigación, las mujeres que sufren violencia acuden más a urgencias e ingresan más durante el embarazo. En concreto, las mujeres que han sufrido violencia física tienen 3,4 veces más probabilidades de ser ingresadas y 4 veces más de tener entre 20 y 24 años. Por otra parte las mujeres que refieren sufrir violencia durante el embarazo, fuman más y han tenido peor control de su embarazo. 

En cuanto a las consecuencias para el recién nacido, estas vienen condicionadas por el comportamiento de las mujeres que sufren violencia, como fumar durante el embarazo, controlar mal el embarazo, tener infecciones, etc. Las mujeres que sufren violencia durante el embarazo tienen mayor probabilidad de tener partos pretérmino y no lactar precozmente a sus bebés.

Todas estas cifras deberían hacernos reflexionar sobre la importancia de las repercusiones en la salud de la mujer y del bebé. Por ello creemos, como ya ocurre en otros países, que se debería incluir de manera rutinaria la detección de la violencia en el control del embarazo, así como la puesta a punto de protocolos de actuación en los casos necesarios.  Esto puede atribuirse a las dificultades de los sanitarios para abordar el tema: no conocen los recursos, falta de competencias, conocimientos y habilidades para  abordar el tema, falta de tiempo para preguntar; o piensan que la intervención no va a cambiar el comportamiento o los problemas  estructurales: espacios no adecuados;  falta de guías o protocolos específicos, problemas relacionados con la comunicación o la cultura. Para mejorar la salud de las mujeres y sus bebés, es fundamental la implicación y la motivación de los profesionales sanitarios, sobre todo las matronas, las mayores responsables del seguimiento de los embarazos normales en nuestro sistema de salud.

Las mujeres  fallecidas en  2015, en España, por violencia de genero  fueron 62, aunque hay contradicciones según si extraemos los datos del Ministerio  o asociaciones. En tres de cada cuatro casos la víctima tenía entre 18 y 44 años, edad en que las mujeres acuden con cierta regularidad a los servicios de salud. Sin embargo estas mujeres no fueron identificadas por los sanitarios como mujeres en riesgo, una responsabilidad de los sanitarios que al igual que realizamos cribados de enfermedades todo a lo largo de la vida reproductiva de las mujeres, el sufrir violencia se nos olvida identificarlo para poder realizar un trabajo de prevención y de atención y evitar muertes de mujeres en este periodo de su vida.

Tesis doctoral: “Violencia de pareja durante el embarazo en mujeres que dan a luz en hospitales públicos de Andalucía”. Mª Casilda Velasco Juez. Universidad de Granada. 2015. http://0-hera.ugr.es.adrastea.ugr.es/tesisugr/24703308.pdf

Parte de estos resultados han sido publicados:

Velasco C, Luna JD, Martin A, Caño A, Martin-de-las-Heras S. ‘Intimate partner violence against Spanish pregnant women: application of two screening instruments to assess prevalence and associated factors’. Acta Obstet Gynecol Scand 2014; 93: 1050–1058.

Martin-de-las-Heras SVelasco CLuna J de D. Unintended pregnancy and intimate partner violence around pregnancy in a population-based study. Women Birth. 2015 Jun;28(2):101-105.

*** Para más información: contactar con la autora del artículo

Casilda Velasco Juez  606 651 898

(1) Casilda Velasco Juez es colaboradora de medicusmundi, matrona y doctora por la Universidad de Granada

Descargar boletin-noviembre-2016

Un viaje a Burkina

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Género, mutilación genital femenina, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 21-11-2016

Por Enmanuel Urrea y Kati de Paco
 “Puedo oír el estruendo del silencio de las mujeres”. Thomas Sankara.

Primer viaje a este país con retorno de cuerpo y alma, más dejando sentimientos contradictorios en el suelo. Una semana que sin ser poco ni mucho, puesto que el tiempo lejos de la tierra de uno siempre es relativo, nos lleva con ojos de occidente a valorar e intentar interpretar con intención qué acontece en estos lares.

Es esta intención la de discernir qué se necesita para mejorar lo ya existente, puesto que medicusmundi Andalucía lleva unos treinta años trabajando en Burkina. De la mano de dos mujeres que conocen el terreno por donde pisan, puesto que es un suelo de tierra y la tierra siempre es femenino, África y Casilda, y con el cuidado desde lejos de Damiano que nos arropaba en la distancia.

Las diferentes reuniones a las que asistimos diariamente, con la asociación de matronas y de especialistas en ginecología, además de las autoridades sanitarias de los distritos que visitamos, nos quedó que la necesidad de formación es imperiosa, a la vez que la mejora de la infraestructura ya existente, siendo conscientes de las limitaciones que la climatología nos regala, época de lluvia y calor, casi como el de Murcia, pero más tiempo, sumar a esto la dificultad de acceso a los centros sanitarios en área rural y urbana, puesto que las carreteras presentan bastantes deficiencias y las distancias ya enormes se convierten en barreras casi insalvables llegando las mujeres a los centros tarde en muchísimas ocasiones.

28-2010-10-burkina-074 La razón por la que repito la palabra mujer, es porque Burkina es una mujer que sufre horriblemente para cuidar de su prole, Burkina es una mujer mutilada y en muchas ocasiones invisible. Es la madre eterna que porta a la espalda la vida y la muerte que a su vez van agarradas a la enfermedad. Estas tres hermanas “vida, muerte y enfermedad”, se convierten en nuestro objetivo claro y primordial, el facilitar la vida, controlar la enfermedad y sujetar a la muerte para que haga su justo trabajo sin excederse.

A simple vista los problemas que se fijan en la retina y en el oído son alimentación. Una pobreza casi sistémica en Burkina sumada a la escasez de recursos les hace a los burkinabeses harto difícil solucionar los problemas, que derivan de las inundaciones y de las epidemias virulentas puesto que estas inundaciones aumentan considerablemente el riesgo de enfermedades y la desnutrición.

Numerosos casos de meningitis en el 40% de los casos menores de 5 años. A esto se añade, como mochila de piedras a la espalda, horrorosa y muy pesada y difícil de hacerla desaparecer, el hecho constatado de que alrededor de un 80 % de las niñas son sometidas a la ablación, con lo que esto acarrea en presente y futuro para la salud de estas infantes.

Grosso modo con la intención clara de querer mejorar, entra en nuestra idea de proyecto futuro el volver a esta tierra, la patria de hombres íntegros’, del término mossi burkina, ‘hombres íntegros’, y de la voz diula faso, ‘patria’, para poner en marcha un grupo de cirugía para patologías gineco-obstétricas, un curso de formación en ecografía y ayudar en la mejora de la maternidad de Fada.

Con estas buenas intenciones ya referidas y con la seguridad de poder contribuir a la mejora de un colectivo bastante desfavorecido, el de las mujeres, nos despedimos de vosotros estos humildes amigos que somos Katy de Paco y Enmanuel Urrea.

Descargar boletin-noviembre-2016

 

Red de Denuncia y Resistencia al RDL 16/2012

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en campañas, Derechos humanos, Medicus Mundi FAMME, Objetivos de desarrollo sostenible | Fecha de publicación: 17-11-2016

REDER

La salud en los márgenes del sistema. Cuatro años de vulneración del derecho a la salud

El 1 de septiembre de 2012 entraba en vigor, con toda su crudeza, el Real Decreto-Ley 16/2012 de 20 abril. Ese día, cientos de miles de mujeres y hombres que convivían en territorio español –más de 800.000 según los datos aportados por la propia Administración– vieron como les era retirada la tarjeta sanitaria a la que hasta ese momento tenían derecho. De este modo el Gobierno impuso la expulsión de las personas inmigrantes en situación irregular a los márgenes del sistema… A pesar de las repetidas condenas de organismos internacionales y europeos de derechos humanos, así como los informes que desbaratan los argumentos económicos del Gobierno –demostrando que resulta más barato para el sistema dar asistencia normalizada a las personas en situación irregular que a través de urgencias–, no se ha producido rectificación alguna por parte del Ejecutivo.

Especialmente preocupante resulta el inesperado respaldo que el Tribunal Constitucional otorgó a esta política el pasado mes de Julio. En una sentencia que contradice las opiniones que el propio Tribunal había manifestado en diversos autos, declaró la constitucionalidad del RDL 16/2012. Esta resolución, de la que REDER discrepa absolutamente, parece ignorar las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos –que prohíben las medidas regresivas de derechos que no se ajusten a los criterios de limitación temporal y no discriminación– dando primacía a criterios economicistas en lo que constituye un peligroso precedente. Así el Constitucional avala que la salud y la vida de miles de personas quede supeditada a la consecución un ahorro económico.

https://www.youtube.com/watch?v=iwSJM7_eWj4&feature=youtu.be

Descargar boletin-noviembre-2016