Con vistas al Sur, el blog de Medicus Mundi Andalucía Rss
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter

El director de AACID inaugura un laboratorio “SONU” en Burkina Faso

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en AACID, Actividades, Cooperación Internacional, Objetivos de desarrollo sostenible, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva | Fecha de publicación: 01-02-2017

 

Este fin de semana, en Ouagadougou, Néstor Fernández, director de la AACID, ha inaugurado, junto con el Ministro de Salud de Burkina Faso, Dr Smaïla Ouedraogo, el Laboratorio SONU.  Con este laboratorio, llamado así por las siglas en francés de “Cuidados obstétricos y neonatales de urgencia”, destinado a la formación de matronas y personal de enfermería en esta materia, se completará su formación práctica y se aumentarán sus competencias. Este personal sanitario recibe además formación en salud sexual y reproductiva mediante una guía que integra, junto a los apartados estrictamente profesionales, la igualdad de género y los derechos humanos como aspectos básicos de la formación en cualquier especialidad sanitaria, con vistas a integrar estas materias en el currículo de las futuras matronas. El proyecto está siendo ejecutado por MedicusMundi Andalucia con fondos de la Cooperación Andaluza.

El edificio ha recibido el nombre de Andalucía en reconocimiento a todos los años que esta comunidad lleva colaborado con la sanidad pública de este país del África subsahariana.

Leer más

En savoir plus

La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria. Informe 2016

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Objetivos de desarrollo sostenible, Objetivos del Milenio relacionados con la salud, Publicaciones e informes | Fecha de publicación: 12-01-2017

España es la economía número 14 del mundo por volumen de PIB y sin embargo, se sitúa entre los países que menos contribuyen a la ayuda al desarrollo.

En un contexto de grandes catástrofes naturales y de urgente necesidad de atención a las personas refugiadas, la aportación española para emergencias cae cerca del 20%.

Frente al recorte estatal, las autonomías y ayuntamientos aumentan sus aportaciones, con Andalucía a la cabeza. La Comunidad de Madrid reduce su presupuesto a la mitad.

portada informe salud2016El informe “La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria 2016”, elaborado por las ONGD Médicos del Mundo y medicusmundi, corrobora que España ha optado por dar la espalda a la ayuda al desarrollo, incumpliendo sistemáticamente los compromisos adquiridos públicamente en foros internacionales. El Gobierno sólo ha dedicado el 0’12% de la Renta Nacional Bruta a apoyar a los países más empobrecidos y ha recortado la ayuda humanitaria –la que se destina a atender a víctimas de catástrofes o conflictos- un 16´6%, lo que nos convierte en el país menos solidario de los que componen la OCDE, sólo por detrás de Eslovaquia y Polonia. La mejora de los datos macroeconómicos de la economía española debería revertir radicalmente esta tendencia y sin embargo, eso no está ocurriendo, con la consiguiente pérdida de peso de nuestro país en la comunidad internacional, dado el importante peso de la ayuda al desarrollo tanto en las relaciones bilaterales entre países como en las multilaterales.

Respecto a la comunidad andaluza, en 2015 la Junta de Andalucía aumentó su gasto en AOD (Ayuda Oficial al Desarrollo), alcanzando cerca de 42 millones de euros, cerca de las cifras de 2013, colocándose en el primer lugar de las comunidades autónomas. Sin embargo, el apartado dedicado al sector salud ha disminuido tanto en cifras absolutas ―429.000 euros menos―, situándose por detrás de Cataluña, como en porcentaje del total de la AOD ―del 14% al 9,3%―, donde Andalucía se encuentra en décimo lugar.

Estos datos nos muestran que la AOD sanitaria ha perdido peso en la cooperación de la Junta de Andalucía, algo que en momentos de crisis y con un descenso tan brusco de la ayuda no tendría que ocurrir pues las necesidades sociales básicas deberían ser prioritarias.

¿Dónde va la ayuda andaluza?

En el gráfico podemos ver la distribución por regiones de la AOD andaluza, predominando Oriente medio seguido de lejos por el África subsahariana. En cuanto a la ayuda humanitaria, se ha producido un fuerte descenso pasando del 45% al 25%, a pesar del aumento de las necesidades humanitarias mundiales y del agravamiento sin precedentes de la vulnerabilidad de las comunidades, especialmente en África y Oriente medio.

 Leer más

Nota de prensa (Andalucía)

Informe salud 2016 resumen

informe salud 2016 completo

medicusmundi

 

Presentación de la Guía didáctica en género y salud sexual y reproductiva

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Derechos humanos, Género, Objetivos de desarrollo sostenible, Publicaciones e informes, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Sistemas de salud, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 05-11-2016

presentacion-guide-1

Presentación guía

Desde 1998 medicusmundi Andalucía dedica una gran parte de sus esfuerzos en África del oeste a la promoción de la salud sexual y reproductiva, concentrándose en particular en la mejora de la respuesta de los sistemas de salud públicos a las necesidades específicas de las mujeres durante el embarazo y el parto, teniendo en cuenta, al mismo tiempo, otros derechos en salud sexual y reproductiva así como la lucha contra la violencia contra las mujeres y, más en particular, contra las mutilaciones genitales femeninas.

Una parte importante de este trabajo se concentra en la formación del personal sanitario, gracias a los programas de formación permanente en temas como planificación familiar, embarazo, cuidados durante el parto y el postparto, etc. La mayor parte de estas formaciones son confiadas al personal de aquellos países con los que medicusmundi Andalucía coopera y tratan aspectos clínicos abordados siempre desde el punto de vista del género y con una aproximación basada en los derechos humanos. Este objetivo se enfrenta a una realidad: las y los formadores, aunque con buena formación clínica, con frecuencia no tienen en cuenta los aspectos sociales y culturales así como todo lo que concierne a una aproximación a la salud sexual y reproductiva desde el género y los derechos, cuestiones fundamentales para una adecuada prestación de cuidados en este dominio.

presentacion-guide-3

 

La Guide Didactique Genre et Santé Sexuelle et Reproductive (Guía didáctica en género y salud sexual y reproductiva) es fruto de un curso de formación dirigido a las matronas/formadores de la Escuela Nacional de Salud Pública de Ouagadougou (Burkina Faso) así como a las matronas responsables de los programas de salud sexual y reproductiva, realizado en el curso del programa Reducción de la mortalidad materna e infantil y promoción de la salud sexual y reproductiva en Burkina Faso, cofinanciado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), y no pretende establecer un procedimiento rígido, sino ser un modelo sobre la forma de abordar, con una perspectiva de género y derechos, los aspectos clínicos ligados a la salud sexual y reproductiva que cada enseñante pueda adaptar a sus necesidades.

La guía fue presentada ayer por la Consejera de Igualdad, Mª José Sánchez Rubio,  junto al director de la AACID, Nestor Almendros, y las autoras de la guía: las doctoras Casilda Velasco Juez, matrona, y África Caño Aguilar, ginecóloga y presidenta de medicusmundi Andalucía.

Descargar la: Guide Didactique Genre et Santé Sexuelle et Reproductive

Descargar boletin-noviembre-2016

 

40 aniversario MMA-03

Noticias diversas

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, General, Género, Recursos humanos en salud, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Sistemas de salud, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 13-12-2015

Formaciones en prevención de la mutilación genital femenina

MGF Huetor Tájar

Durante el mes de noviembre, medicusmundi, a petición del área de Igualdad y Juventud de la Diputación Provincial de Granada, ha organizado unas jornadas de formación,  sensibilización y prevención de la mutilación genital femenina, dirigidas a profesionales de servicios sociales, educación, salud y otros agentes locales de las comarcas de la Costa y el Poniente granadinos.

 

 

entrevista cooperantesEntrevista radiofónica a nuestros cooperantes (Burkina Faso)

Pablo Domínguez, responsable de medicusmundi en Burkina Faso, y Carlos Guimaraes, coordinador del proyecto de salud materno-infantil, hablan del trabajo que realiza medicusmundi en este país y de su participación en el mismo en Andalucía coopera

Escucha aquí la entrevista

 

 

 

Entrevista Carlos MedianoEntrevista a Carlos Mediano, vicepresidente de medicusmundi internacional

Carlos Mediano, vicepresidente de medicusmundi internacional, entrevistado por La Opinión de A Coruña, habla de la falta de profesionales de la salud, tema central del proyecto europeo “Personal sanitario para todos y todo para el personal sanitario” (HW4ALL así como de otros temas actuales de salud de salud global.

Entrevista completa      logoHealthWorkers4All

40 aniversario MMA-03

Retos para reducir la mortalidad materno-infantil en Burkina Faso (2)

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Género, Objetivos del Milenio relacionados con la salud, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Sistemas de salud | Fecha de publicación: 29-11-2015

2. Talleres de trabajo e integralidad

Por Carlos A. Guimaraes

Al inicio de la actividad los participantes detectaron con precisión sus problemas y expresaron claramente sus necesidades. Sin embargo, fue sólo durante el taller que las distintas contrapartes empezaron a vislumbrar soluciones globales y compartidas para reducir la mortalidad materno-infantil durante la gestación, parto y post-parto y comenzaron a tejer vínculos de complementariedad entre si.

Dado que el programa fue identificado entre 2011 y 2012, pero empezó a implementarse en 2015, el primer paso fue promover un taller de reidentificación y reformulación con la presencia de los representantes de las contrapartes: Dirección Regional de Salud de la Región del Este, Escuela Nacional de Salud Pública de Fada N’Gourma, FNUAP. En base a los datos oficiales, se constató que las dos principales causas de muerte de las mujeres durante el parto son las hemorragias y las infecciones hospitalarias (alrededor de 75%), Así que decidimos invitar a los directores del CHR (hospital regional de referencia en caso de urgencias) y del Centro de Transfusión Sanguínea de la zona. Nos sorprendió al inicio de la actividad la precisión con la que los participantes detectaban los problemas que tenían y expresaban claramente sus propias necesidades. Sin embargo, fue sólo durante el taller que las distintas contrapartes empezaron a vislumbrar soluciones globales y compartidas para reducir la mortalidad materno-infantil durante la gestación, parto y post-parto; y comenzaron a tejer vínculos de complementariedad entre si. En definitiva, la simple adopción de una metodología de identificación participativa y compartida de las necesidades y retos abrió una vía ancha para dotar de coherencia e integralidad un programa rico en oportunidades pero falto de puntos de contacto entre las diversas acciones previstas.

Los resultados más inmediatos de aquel taller fueron la implicación del CHR y del Centro de Transfusión Sanguínea en el programa (anteriormente no estaban contemplados) y la creación de un comité de pilotage en el que participan los representantes de todas las contrapartes, y que será el responsable de hacer un seguimiento sectorial y general de los indicadores relativos a la SSR y a la reducción de la mortalidad materno-infantil.

No obstante, yo destacaría resultados, mucho más sutiles quizás, que se percibieron en el calor de los debates y después del taller. El primero y más importante: cada contraparte —a su tiempo y medida― fue capaz de superar las visiones parciales y los intereses particulares para conectar sus necesidades con las de los demás. Eso permitió, entre otras cosas, explotar el potencial de colaboración entre ellas en terreno, ingeniar soluciones basadas en sinergias.

Ejemplos prácticos: una vez formados en SSR, los agentes de salud redactarían un plan de acción para mejorar la atención a las mujeres en los CSPS (centro de salud); posteriormente recibirían la visita de un supervisor que, en terreno, analizaría los procedimientos y el cumplimiento del plan de acción. Ejemplo practicoEl supervisor -—una matrona experimentada― acompañaría a los agentes de salud en casos prácticos durante 48 horas (actualmente las supervisiones son “simbólicas” y un supervisor no pasa más que 2 o 3 horas en los CSPS, básicamente haciendo inventario de materiales y equipos). Al abordarse el tema, el director de la Escuela Nacional de Salud Pública (ENSP) comentó que, por falta de recursos, los estudiantes del curso de matrona no podían validar las siete competencias básicas para el ejercicio profesional previstas en el programa de estudios; como resultado, se incorporarían al mercado de trabajo sin haber presenciado o participado en un trabajo de parto real. De ahí nació su sugerencia de aprovechar la supervisión de los agentes de salud para que un grupo de estudiantes de último año acompañase al supervisor y pudiese hacer in situ la validación de las competencias. Se había creado la sinergia entre la Dirección Regional de Salud, los Distritos Sanitarios, los CSPS y la ENSP con una sola acción.

foto niña con bebeLo mismo ocurrió con la implicación del CHR y del Centro de Transfusión Sanguínea en el proceso de reducción de la mortalidad materna en el parto y post-parto. Visto que —como he comentado―  las hemorragias e infecciones hospitalarias son las dos primeras causas de muerte de las parturientas en la región, los representantes del Centro de Transfusión recalcaron que nunca hubo una formación de los agentes que trabajan en los quirófanos de los hospitales distritales y regional sobre conservación de la sangre y procedimientos de transfusión. De ahí que, aunque esté disponible, la sangre suministrada a una mujer en caso de hemorragia, en vez de salvarla, podía acelerar su muerte por septicemia. En tanto, durante el taller pudimos entender todos porque las infecciones son la segunda causa de muerte materna en los hospitales y centros de atención primaria: en la cadena jerárquica del servicio de salud burkinés, les toca a los del escalón más bajo, a los “garçons” y a las “filles de salle” (una especie de limpiadores o higienistas), hacer la asepsia, pero estos desconocen por completo las fuentes de infección y el impacto que su trabajo puede tener en la reducción de la mortalidad. Surge la idea de —por primera vez en Burkina Faso— ofrecerles una formación específica sobre el tema y promover su papel como elementos clave para lograr los objetivos generales del programa.

  • Los agentes que trabajan en los quirófanos no han recibido formación sobre conservación de la sangre ni sobre procedimientos de transfusión
  • Los encargados de la asepsia desconocen las fuentes de         infección y el impacto que su trabajo puede tener en la reducción de la mortalidad.          
  • En el taller surge la idea  —por primera vez en Burkina Faso— de ofrecerles una formación específica sobre el tema y promover su papel como elementos clave para lograr los objetivos generales del programa.

Con tres o cuatro ideas generadas en el taller se ha logrado tocar temas fundamentales para la reducción de la mortalidad materno-infantil desde un enfoque integral:

  1. Cerrar el ciclo entre formación teórica y supervisión formativa práctica;
  2. abordar con iniciativas nada costosas las dos causas principales de deceso en las maternidades; y
  3. garantizar la sinergia entre todos los actores implicados en las cuestiones de salud pública en la región Este.

Habrá que esperar al próximo año, cuando las formaciones y las supervisiones hayan concluido, para que el comité de pilotage conozca los resultados de este esfuerzo conjunto de acción. Pero confiamos en que, y parece evidente, una buena metodología para encauzar el proceso dé mejores resultados que miles de euros gastados sin un enfoque integral.

Carlos A. Guimaraes es coordinador del programa de Reducción de la Mortalidad Materno-Infantil y Promoción de la Salud Sexual y Reproductiva en la Región del Este de Burkina Faso.
Puedes ver completo el Boletin diciembre 2015 en pdf

40 aniversario MMA-03

Retos para reducir la mortalidad materno-infantil en Burkina Faso

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Género, Objetivos del Milenio relacionados con la salud, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva | Fecha de publicación: 26-11-2015

  1. Trabajar sobre la integralidad: retos para reducir la mortalidad materno-infantil y garantizar el derecho a la salud sexual y reproductiva en la región del este de Burkina Faso

Por Carlos A. Guimaraes

IMG_0367 recort

Medicus Mundi Andalucía trabaja desde 1989 en Burkina Faso, sobre todo en acciones dirigidas a reducir la mortalidad materno-infantil y promover los derechos a la salud sexual y reproductiva (SSR). Resulta muchas veces desalentador constatar que, África en general, y Burkina Faso en particular, sigue a la cabeza en las tablas de indicadores de mortalidad materno-infantil, lo que suele ser usado como argumento por los detractores de la cooperación internacional para justificar el recorte de fondos públicos destinados a la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD). “A pesar de todo el dinero invertido, no hay buenos resultados”, suelen decir ellos.

guimaraes 4aguimaraes4b

A punto de concluir el año 2015, ha llegado el momento de hacer un balance de las metas propuestas y alcanzadas en el marco de los famosos y olvidados Objetivos de Desarrollo del milenio (ODM), y así arrojar luz sobre las fortalezas y deficiencias, avances y retrocesos en materia de SSR. La primera conclusión a que se llega es que Burkina Faso no alcanzará la pretendida cifra de 190 muertes por cada 100.000 mujeres durante el parto y post-parto. A lo sumo, llegaremos a un número cercano a 300/100.000. La buena noticia es que de 1990 a 2015 tanto la mortalidad materna (770/100.000 en 1990) como la infantil (202/1000 nacidos vivos en 1990; 91/1000 en 2014) se habrán reducido a menos de la mitad

El baile de números, sin embargo, oculta la raíz del problema cuando se trata se trata de reducir la mortalidad materno-infantil y promover la SSR en Burkina Faso: la carencia de un enfoque de integral.

El caso de la región del Este, donde MMA trabaja desde finales de 2014 con el programa cofinanciado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), es un vivo retrato de la carencia de un enfoque integral de salud que tenga en cuenta no sólo la parte médica y asistencial, sino otros indicadores como la territorialización y feminización de la pobreza; el deficiente acceso al agua y al saneamiento básico o las limitaciones culturales que sufre la mujer para el pleno ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos, entre muchos otros.

Pero aún si ponemos nuestra atención solamente en la parte médico-asistencial, salta a la vista la necesidad de este enfoque integral. Corregir esta carencia a veces es menos cuestión de dinero y más de metodología. El proceso reciente de reformulación del programa financiado por la AACID, y que se lleva a cabo en la región del Este, puso de manifiesto la extrema conveniencia de conectar nuestros tres ejes de trabajo para que cada uno de ellos complementase con lógica a los demás: la formación de agentes de salud en activo; el refuerzo de las capacidades formativas y materiales de la Escuela Nacional de Salud Pública, que prepara a gran parte de los futuros agentes, y el equipamiento y construcción de infraestructuras. Más allá de ello, la reformulación también puso en evidencia la necesidad de promover el diálogo y la negociación abierta entre las distintas contrapartes beneficiarias de las actividades, en un esfuerzo por encontrar puntos de sinergia, convergencia y complementariedad en la consecución del objetivo final, que no es otro que reducir la mortalidad materno-infantil y promover el derecho a la SSR.

Carlos A. Guimaraes es coordinador del programa de Reducción de la Mortalidad Materno-Infantil y Promoción de la Salud Sexual y Reproductiva en la Región del Este de Burkina Faso.

40 aniversario MMA-03

Avanzando hacia la desaparición de la ablación en Burkina Faso

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Derechos humanos, Género, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 28-10-2015

Por Patricia G. Lepetit

“He aprendido muchas cosas, a partir de ahora cuando salgamos a las comunidades, vamos a insistir mucho sobre las complicaciones que provoca la ablación en la mujer.” Así se expresaba Jacques Bagoro, que junto con otros 15 agentes sanitarios, participó en la formación de reparación quirúrgica de secuelas de la ablación que finalizó el pasado 10 de octubre en la ciudad burkinesa de Manga.

MGF Burkina DSCN3459
Un aspecto de la formación: anatomía femenina

Como coordinadora de proyecto de la ONG medicusmundi Andalucía, tuve oportunidad de asistir a la formación y, pese a algunas dificultades de organización debido al retraso por el golpe de estado que sufrió el país el pasado 17 de octubre, he disfrutado mucho de poder ver como las y los participantes salían muy sensibilizad@s y reforzad@s  sobre las consecuencias atroces de la ablación para la salud y los derechos de las mujeres. Estas consecuencias pueden ser tanto físicas (hemorragias, infecciones urinarias y/o pélvicas, fuertes dolores durante las relaciones sexuales, deformación de los genitales, fístulas que implican incontinencia urinaria y/o fecal y que provocan que la comunidad marginalice a la mujer) como sociales y psicológicas (ataques de pánico, ansiedad crónica, depresión, perdida de autoestima).

MGF Burkina DSCN3489
Un objetivo (y desafío) importante de la formación fue la introducción de la perspectiva de género y de derechos

La formación, impartida por el ginecólogo obstetra burkinés Dr. Dembelle, tenía como  fin crear dos equipos médicos capaces de tratar algunas de las secuelas físicas de la ablación. Otro objetivo (y desafío) importante consistió en introducir una perspectiva de género y de derechos en la detección e intervención en casos de ablación, concienciando al personal de salud de cómo las dinámicas de género influyen, y mucho, en la salud de las mujeres y niñas.

A lo largo de los cinco días de formación, me interesó mucho escuchar los acalorados debates sobre el género, los derechos sexuales y reproductivos o sobre los motivos por los que las familias siguen mutilando a sus hijas. En efecto, pese a que en Burkina contamos con la ventaja de que la ablación es ilegal desde 1996, ésta se sigue practicando –la tasa de prevalencia  es del 76% en mujeres entre los 15 y los 45 años– alegando argumentos religiosos, estéticos, de respeto a la tradición o sociales, como, por ejemplo, para asegurar que las jóvenes podrán encontrar marido y ser así aceptadas en su comunidad.

patricia texto y foto

Y después de intentar paliar algunas de las consecuencias de la ablación se nos presenta un reto: ir hacia la raíz de la persistencia de esta práctica. De esto se encargarán varias asociaciones burkinesas que, con el apoyo de MMA, llevarán a cabo varias actividades de sensibilización y mediación en las comunidades.

La violencia de género sigue estando tan arraigada aquí como en el resto del mundo, incluida Europa. Una de las formas que toma en Burkina es la ablación que, en el fondo, busca controlar la sexualidad de las mujeres.  No se me olvida que cada día (y cada noche) muchas mujeres burkinesas sufren en silencio las consecuencias de haber sido mutiladas. También me quiero acordar de que la problemática de la MGF es compleja y, en mi opinión, más allá de la represión legal o la demonización de las personas a favor de la ablación, es necesario un esfuerzo para entender las necesidades y las lógicas que sustentan esta práctica para poder encontrar espacios de entendimiento desde donde cuestionarla y avanzar hacia su desaparición. Esto supone ya un proceso de cambio a largo plazo en el que estamos acompañando a nuestros socios burkineses.

Esta formación era un actividad en el marco del  proyecto “Reducción de la incidencia de la ablación en las provincias de Ziro y Zoundweogo, Burkina Faso” financiado por la AACID, y ejecutado por medicusmundi Andalucía en colaboración con el CNLPE (Consejo nacional de lucha contra la práctica de la escisión).

Patricia G. Lepetit es cooperante especializada en género. Actualmente trabaja coordinando el proyecto de medicusmundi para la Reducción de la incidencia de la ablación en Burkina Faso.

 

Puedes ver completo el Boletin diciembre 2015 en pdf

40 aniversario MMA-03

Escisión femenina: ritual y sufrimiento

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Actividades, Cooperación Internacional, Derechos humanos, Género, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 26-10-2015

Raquel Ferrando

 

Por Raquel Ferrando

El ritual ⌈de la mutilación genital femenina⌋ pasa de abuelas a nietas;  las mujeres de las comunidades toman un papel activo mientras los hombres actúan como meros observadores.

Hace un par de meses volvía en un coche desde Brakna, una de las regiones de Mauritania, hacia Nouakchott, la capital del país. En el vehículo viajábamos tres hombres y yo. Interesada por las costumbres del lugar, me uní a la conversación. Hablaban de cómo la esposa de uno de los hombres aprovechó uno de los viajes de él para llevarse a su hija a ser ‘purificada’. En un inicio, respondió a mis preguntas sobre a cuántas de sus hijas les habían practicado la escisión. Después se dio cuenta de que estaba tomando demasiadas confianzas conmigo y terminó de hablar muy amablemente y entre sonrisas, diciéndome que él no estaba de acuerdo y que le engañaron, y que a sus dos hijas pequeñas ‘aún no se las han llevado y espero que no las lleven’.

No se sabe a ciencia cierta cuántas mujeres han sido víctimas de la mutilación genital femenina en Mauritania.

Se conoce que el porcentaje es quizá algo más bajo que en otros países cercanos, pero se habla de la mitad de la población femenina en algunas etnias, las más antiguas de África central que poblaban de la región mucho antes de la llegada del Islam. No existen datos oficiales fiables y el anteproyecto de ley que se comenzó a preparar no parece que avance ni de lejos todo lo rápido que debería.

MGF Raquel

Sin embargo, a diario, los centros de salud atienden a decenas de mujeres que sufren graves problemas en su vida sexual, durante su embarazo y en el parto y pueden llegar a morir, por haber sido ‘purificadas’. Un ritual que pasa de abuelas a nietas y en el que las mujeres de las comunidades toman un papel activo, mientras los hombres actúan como meros observadores.

Hace tiempo que los medios nos cuentan las historias de millones de mujeres que han sufrido la mutilación genital femenina, y que nos identificamos con aquellas que han tenido el coraje de luchar contra esta práctica.  Muchas jóvenes conocen ya las consecuencias de pasar por este ritual. Sin embargo,  la conversación que tuve en el coche me confirmó el peso que siguen teniendo las tradiciones; aunque también hay mujeres que simplemente aun no conocen esas consecuencias. Las campañas se suceden a nivel internacional en radio, televisión, películas, etc. pero los fondos que llegan a países como Mauritania para promover la detección y atención de los casos de mutilación genital femenina en los centros de salud, siguen siendo mínimos. En cualquier caso, si hubiera fondos, las políticas del gobierno harían muy difícil poder actuar, pero, por lo menos, se habría dado ya un primer paso.

Urge que hombres y mujeres dejen de hablar de la mutilación como una costumbre más, para tratarlo como algo que, a pesar de ser cotidiano, se debe erradicar.

Para ello se debe partir de la normalidad, de hablarlo sin más, como en el coche. Se debe dar la enhorabuena y apoyar a organizaciones de la sociedad civil que cada día intentar abrir “una nueva ventana” que muestre que sí que existe esta práctica en Mauritania y en otros lugares de África. Por último, se debe incidir en la creación de leyes nacionales, legislación internacional, y bases de datos sobre el tema. Así se conseguirá que las mujeres de Brakna, tanto de la familia de mi compañero de viaje como de muchas otras, hablen de su purificación a las más pequeñas; y que las madres y abuelas compartan su experiencia con los hombres. De este modo, ellos no tendrán ese miedo al “qué dirán” respecto a la opinión internacional y a ser partícipes del cambio que les lleva a adoptar la postura fácil de taparse los ojos. Muchas mujeres se pueden librar de la mutilación femenina, si esta se deja de esconder.

Raquel Ferrando es cooperante de medicusmundi Andalucía en Mauritania. Trabaja en cooperación internacional desde 2003 con la convicción de que no se pueden cambiar las cosas sin mirar desde otro enfoque, el de la igualdad de género.
Puedes ver completo el Boletin diciembre 2015 en pdf

La salud de las madres en África subsahariana

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Salud sexual y reproductiva | Fecha de publicación: 23-09-2015

Casilda Velasco Juez y África Caño Aguilar

6b C Velasco_A Caño IMG_0621

La salud de las mujeres africanas sigue constituyendo un gran problema y ha sido objeto de especial atención, durante estas últimas décadas, por las organizaciones sanitarias internacionales sin conseguir el objetivo principal, disminuir las tasas de mortalidad materna y neonatal y mejorar la salud de las madres y sus criaturas.

La salud es un derecho fundamental y, en el caso de las mujeres, debe abordarse conociendo los problemas específicos que las afectan y que precisan de una atención particular. Sin embargo, el derecho a la salud no existe para muchas mujeres en África Subsahariana. La gran desigualdad existente en estas regiones entre los sexos aumenta su exposición a ciertos riesgos y la vulnerabilidad frente a ellos, restringiendo su acceso a la asistencia sanitaria, a la educación y al empleo y limitándoles la capacidad de proteger su propia salud.

Durante los años reproductivos (entre los 15 y 49 años), la salud de las mujeres es trascendental no solo para ellas mismas, también tendrá repercusiones en la salud y el desarrollo de las familias y de las siguientes generaciones. Durante este periodo, muchos de los problemas de salud exclusivos de las niñas y las mujeres tendrán un gran impacto sobre su salud y supervivencia.

En África subsahariana se producen la mitad de todas las muertes maternas que ocurren en el mundo –289.000 mujeres murieron en 2013– por causas relacionadas con el embarazo, el parto y el periodo de postparto. Sin embargo, las estrategias necesarias para disminuir esta mortalidad materna son de reconocida eficacia y, además, no requieren muchos recursos:

  1. Consulta prenatal (CPN). Todas las mujeres deberían acudir, al menos, a cuatro CPN a lo largo del embarazo, realizadas por personal sanitario cualificado (matrona), que le proporciones una atención de calidad, identifique posibles riesgos y pueda derivar a la gestante hacia servicios sanitarios con personal y medios más especializados si fuera preciso. En 1990, el porcentaje de mujeres gestantes de África subsahariana que recibieron cuatro CPN o más fue del 48%; en 2013 solo había aumentado al 50%.
  2.  Atención al parto por personal sanitario cualificado (enfermera, matrona o médico). Esta medida ha demostrado ser una condición básica para disminuir la mortalidad materna. Solo el 52% en 2013 recibieron este tipo de asistencia en África subsahariana.
  3. Atención en el postparto. Los cuidados en este período son los más olvidados, a pesar de que en él se produce el 60% de la mortalidad materna. Las mujeres que no dan a luz con personal cualificado tienen pocos o ningún tipo de cuidado post parto. Pero dar a luz con personal cualificado o en un centro sanitario no garantiza los cuidados en este periodo.

La elevada mortalidad materna existente aún en África subsahariana –510 madres mueren hoy día por cada cien mil nacidos vivos, aún cuando varios países subsaharianos la han reducido a la mitad desde 1990– es consecuencia directa de la carencia de accesibilidad a estas tres intervenciones (CPN, asistencia al parto por personal cualificado y cuidados postparto). Según un estudio de la conocida revista médica The Lancet, las mujeres de esta región tienen casi 100 veces más posibilidades de morir por complicaciones derivadas del embarazo y el parto que aquellas que viven en un país rico.

La elevada mortalidad materna existente aún en África subsahariana es consecuencia directa de la carencia de accesibilidad a tres intervenciones: consulta prenatal, asistencia al parto por personal cualificado y cuidados postparto

Además de las mujeres que mueren, no podemos olvidarnos de todas aquellas que quedan con secuelas graves tras el parto, lo que condicionará su estado de salud de por vida y por tanto el de sus familias. Una de las lesiones más graves que pueden derivar de la deficiente asistencia al parto es la fístula obstétrica, que se produce cuando el parto se prolonga durante varios días (parto obstruido). Las mujeres con esta lesión y sus bebes sufren múltiples secuelas como son una lamentable incontinencia de heces y/o de orina, que puede dar lugar al rechazo de sus comunidades y familias, o el incremento de mortalidad infantil neonatal. En la actualidad, esta lesión ocurre principalmente entre mujeres adolescentes y niñas en situación de pobreza extrema, que dan a luz sin opción a una asistencia obstétrica cualificada. Además, las mujeres sometidas a mutilación genital femenina (MFG) –en África subsahariana esta práctica está muy extendida– tienen mayores probabilidades de sufrir esta cruel complicación por la alteración anatómica de sus genitales.

La fístula obstétrica es una de las lesiones más graves que pueden derivar de la deficiente asistencia al parto. Esta lesión se produce principalmente en mujeres y niñas en situación de pobreza extrema y puede ocasionar el rechazo de sus comunidades y familias

La fístula se puede prevenir casi por completo con la asistencia cualificada en el parto, por lo que su persistencia es un indicio de que los sistemas de salud en África no cubren las necesidades esenciales de la mujer.

Debemos tener también presente la contribución destructiva que tiene la práctica de la mutilación genital femenina en la salud de las madres africanas: las mujeres mutiladas tienen una probabilidad más elevada de complicaciones en el parto que las que no han sufrido esta práctica, siendo más alto el riesgo cuanto más grave y mayor sea la mutilación. Estimaciones de la OMS indican que la mutilación genital aumenta el riesgo de tener una muerte fetal o neonatal precoz. Podemos por tanto sumar los resultados obstétricos y perinatales adversos a la lista de efectos perjudiciales inmediatos y a largo plazo de las mutilaciones genitales

6a C Velasco_A Caño IMG_0649

Tras analizar las principales situaciones que afectan la salud de las madres en África, es fundamental reflexionar sobre el hecho de que, como ya dijimos antes, la mayoría de estas muertes maternas en África podrían prevenirse. Y, sobre todo, sobre el hecho de que las medidas a tomar para evitarlas –incluidas las estrategias e intervenciones exclusivamente sanitarias ya indicadas— algunas de las cuales enumeramos a continuación, son todas ellas de bajo coste:

  • Mejorar el acceso a los servicios de salud de calidad durante el embarazo, el parto y el post-parto
  • Establecer estrategias educativas, formativas y de sensibilización para evitar la MGF, los embarazos a edades tempranas y todas aquellas situaciones evitables que afecten de forma adversa a la salud de las madres.
  • Promover los derechos de las mujeres y la igualdad de género tanto en medio rural como urbano, haciendo partícipes en este objetivo a los niños y hombres de las comunidades.
  • Promover la formación del personal sanitario adecuándolo a los problemas de salud, incorporando la formación en género, en derechos, comunicación y la puesta en marcha de buenas prácticas.
  • Incentivar el compromiso y las iniciativas de los gobiernos africanos para promover la salud de las mujeres.
Casilda Velasco Juez es matrona y colaboradora habitual de medicusmundi
 África Caño Aguilar es ginecóloga y, actualmente, presidenta de medicusmundi Andalucía

Este artículo forma parte del Boletín extraordinario 40 aniversario

40 aniversario MMA-03

Atención visual en Marruecos

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Salud visual | Fecha de publicación: 23-09-2015

Margarita Soler

 Se estima que los errores refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo) no compensados son la primera causa de deficiencia visual, siendo responsables de la discapacidad visual de 123 millones de personas y de 1,5 millones de ciegos

Sin título

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial el número de personas con discapacidad visual se estima en 285 millones, de los cuales 39 millones son ciegos —una condición evitable en  el 80% de los casos— y 246 millones tienen una discapacidad visual severa o moderada.

Atendiendo a la Clasificación Internacional de Enfermedades, la OMS considera ciega a aquella persona que ve menos de 3/60 con su mejor ojo (no ve a 3 metros lo que una persona con visión normal vería a 60) y con discapacidad visual a aquella que ve menos de 6/18 (no ve a 6 metros lo que una persona con visión normal ve a 18) pero más de 3/60 con su mejor ojo. Se estima que los errores refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo) no compensados son los responsables de la discapacidad visual de 123 millones de personas y de la ceguera de 1,5 millones, por lo que son la primera causa de deficiencia visual (43%), seguidos de la catarata (33%), y son, también, la quinta causa de la ceguera evitable en el mundo.

Aunque son las personas mayores de 50 años las más afectadas,  ya que representan el 65% y el 82% de las personas con discapacidad visual y ceguera, respectivamente, la deficiencia visual por errores de refracción es uno de los problemas más comunes entre los niños en edad escolar (35%) y supone la segunda causa de ceguera tratable (12%). Para la OMS,  la deficiencia visual es un problema importante de salud que se distribuye de forma desigual entre regiones —el 90% de esas discapacidades visuales se encuentran en países en desarrollo— y entre sexos —las mujeres tienen un riesgo significativamente mayor de pérdida de la visión que los hombres: dos tercios de las personas ciegas son mujeres o niñas.

La deficiencia visual por errores de refracción es uno de los problemas más comunes entre los niños en edad escolar (35%) y supone la segunda causa de ceguera tratable

La deficiencia visual es una discapacidad que, en determinadas regiones, limita de manera importante la formación y la actividad de la persona que la padece, le crea dependencia y la pone en riesgo de exclusión social. Además, como ya sabemos, para un gran número de estas personas es evitable con una adecuada refracción y compensación (utilización de gafas), pero, para ello, es necesario disponer de cierta infraestructura y de agentes con formación adecuada para valorar la refracción visual. 

La deficiencia visual es una discapacidad que, en determinadas regiones, limita de manera importante la formación y la actividad de la persona que la padece, le crea dependencia y la pone en riesgo de exclusión social

Sin títulomedicusmundi Andalucía trabaja en Salud Visual desde el año 1997, cuando comenzamos en San Francisco de Orellana (Ecuador), creando la infraestructura necesaria —gabinete optométrico y taller de montaje de gafas— e impartiendo la formación del personal local responsable del funcionamiento de la Unidad de Óptica y Optometría creada. Desde ese año hemos trabajado en diferentes países, en zonas donde no era posible la asistencia optométrica y no cabía la posibilidad de poder ver con unas simples gafas. Nuestros proyectos se han realizado en Burkina Faso, Marruecos y Guinea Ecuatorial y, siempre que ha sido posible, reforzando los sistemas sanitarios de los países donde trabajamos.  

Durante el mes de septiembre de 2014, Rosario González Anera y Margarita Soler Fernández, voluntarias de medicusmundi Andalucía y de la ONG Mira por Sus Ojos, y profesoras del Grado en Óptica y Optometría de la Universidad de Granada, impartieron en Tánger un curso de formación a 6 enfermeros adscritos a las unidades de Optometría de Salé, Fez, Tánger y Tetuán, unidades creadas en el marco del proyecto “Mejora de la Salud Visual de los escolares del Norte de Marruecos”, ejecutado entre los años 2006 y 2008, y en el que se crearon diez Unidades de Optometría y talleres de montaje de gafas. El objetivo de esta formación era actualizar y ampliar los conocimientos de los profesionales (en principio las unidades se crearon para atender a la población escolar) ya que con el tiempo y su buen hacer, las unidades atienden a un tipo de población diversa y con sus propias particularidades (algunas se han convertido en unidades de referencia a nivel provincial) lo que implica unas necesidades de mayor conocimiento con el fin de reforzar las competencias para el desarrollo de la actividad de la Unidad de Optometría.  

Margarita Soler es profesora del Grado en Óptica y Optometría de la Universidad de Granada y voluntaria de medicusmundi

Este artículo forma parte del Boletín extraordinario 40 aniversario

40 aniversario MMA-03