Con vistas al Sur, el blog de Medicus Mundi Andalucía Rss
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter

Que nadie se quede atrás: Pongamos fin a la violencia contra las mujeres y niñas. Campaña de ONU mujeres contra la violencia de género

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Días Mundiales, Género, Salud de las mujeres, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 23-11-2017

La campaña mundial 16 Días de activismo contra la violencia de género, desde el 25 de noviembre hasta el 10 de diciembre, tiene lugar este año en el marco de una protesta sin precedentes en todo el mundo. Millones de personas se han movilizado mediante el hashtag #MeToo (#YoTambién) y otras campañas, denunciando la magnitud del acoso sexual y de otras formas de violencia que las mujeres sufren todos los días en todas partes del mundo. Romper el silencio es el primer paso para transformar la cultura de la violencia de género.

La necesidad de apoyar a las personas en situación de mayor vulnerabilidad es una de las prioridades que incluye el tema de este año, “Que nadie se quede atrás: Pongamos fin a la violencia contra las mujeres y niñas”, del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (25 de noviembre) y de la celebración de la campaña ÚNETE con los 16 Días de activismo para poner fin a la violencia contra las mujeres (25 de noviembre – 10 de diciembre). La campaña ÚNETE insta a todas las personas a unirse en la lucha contra la violencia de género usando el color naranja para aportar visibilidad a la causa.

Averigüe de qué manera puede participar►

Una de cada tres mujeres y niñas experimenta episodios de violencia a lo largo de su vida… Son demasiadas. Ocurre en todos los países y dentro de todas las sociedades. Sucede en los hogares, las escuelas, las calles, en el trabajo, en Internet y en campamentos de personas refugiadas. En contextos de guerra e, incluso, en periodos de paz. Con demasiada frecuencia, se naturalizan estos episodios y no reciben el castigo que merecen.

No importa en qué lugar suceda la violencia contra las mujeres, ni la forma que adopte, ni a quién perjudique. Debe detenerse. La promesa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de no dejar a nadie atrás no puede cumplirse sin poner fin a la violencia contra las mujeres.

Pincha aquí para saber más

Avances y retos en la lucha contra la mutilación genital femenina

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Días Mundiales, mutilación genital femenina | Fecha de publicación: 06-02-2017

“Visibilizar” un problema de alcance internacional

Por Mª Isabel Oliver

IMG_0382Existen “prácticas nocivas”, amparadas en las tradiciones culturales, que constituyen una violación a los derechos humanos, poniendo en riesgo la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Entre estas prácticas tradicionales nocivas se incluye la mutilación genital femenina (MGF).

A propósito de la celebración del “Día Internacional de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina”, el 6 de febrero, toca visibilizar este problema de salud y de derechos humanos, que tiene un alcance internacional. La mutilación no solo está circunscrita a los 29 países de África, Oriente Medio y Asia donde se practica por costumbre o tradición, sino que afecta también a las poblaciones de emigrantes que residen en Europa Occidental, Norteamérica, Australia y Nueva Zelanda.

Se estima que, a día de hoy, entre 140 y 200 millones de niñas y mujeres de todo el mundo han sufrido algún tipo de mutilación genital, de las cuales 44 millones son menores de quince años. Destaca el caso de Somalia, donde el porcentaje de mujeres afectadas es del 98%. Aunque a nivel general su incidencia ha disminuido a lo largo de las últimas décadas, el descenso ha sido desigual e insuficiente para hacer frente al aumento del crecimiento demográfico. Si no se frena esta práctica y la tendencia actual continúa, el número de niñas sometidas a MGF aumentará durante los próximos años, de modo que hasta 2030, aproximadamente 30 millones de jóvenes estarían en riesgo de ser mutiladas antes de cumplir los quince años.

La mutilación genital femenina es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos fundamentales, así como un problema de salud pública, con efectos devastadores –a corto y largo plazo- en la vida de las mujeres y de las niñas. Refleja una desigualdad entre los sexos muy arraigada y constituye una forma extrema de discriminación de las mujeres, con graves y duraderas consecuencias para la salud, especialmente en lo concerniente al ámbito psicológico, sexual y reproductivo.  

La mutilación genital femenina es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos fundamentales, así como un problema de salud pública, con efectos devastadores –a corto y largo plazo- en la vida de las mujeres y de las niñas.

Desde que en 1997 la FNUAP y la UNICEF, en una declaración conjunta, se pronunciaran contra esta práctica nociva, hasta entonces invisibilizada, se han realizado esfuerzos para luchar contra la MGF a través de la investigación, del trabajo con las comunidades y del cambio en las políticas públicas. De hecho, la obligación de acabar con la mutilación se ha mencionado de forma explícita en varios tratados de derechos humanos. De manera repetida, las organizaciones internacionales han instado a los Estados a que prohíban la MGF y a que apoyen los esfuerzos de las organizaciones no gubernamentales y comunitarias en su erradicación.

En 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una Resolución en la cual condenaba la MGF, pedía a los Estados Miembros que prohibieran y castigaran esta práctica, exhortaba a seguir observando el 6 de febrero como el “Día Internacional de la Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina”, aprovechando la ocasión para mejorar las campañas de sensibilización y tomar medidas concretas contra esta práctica.

El “Protocolo de Maputo” (2003), que insta a los Estados a “prohibir y condenar toda forma de prácticas nocivas que afecten negativamente a los derechos humanos de las mujeres y que sean contrarias a las normas internacionales reconocidas”, en su artículo cinco habla de la obligación específica de eliminar la MGF. Así mismo, en febrero de 2016 la mutilación genital femenina se abordó desde Naciones Unidas como una prioridad entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, marcándose como objetivo acabar con esta práctica y con el matrimonio infantil para el año 2030.

Gracias a la implicación internacional y nacional, se están observando avances y cambios positivos en algunos países, tanto en la constante disminución en la cuantía de mujeres y de niñas que son mutiladas, como en el número de personas que han dejado de apoyar la ablación. Según UNICEF, en Burkina Faso la MGF afecta al 76% de las mujeres entre 15 y 49 años y a un 13% de niñas entre 0 y 14 años, cifras que reflejan su considerable descenso en los últimos años. Según esta misma organización, dos tercios de los hombres, mujeres, niños y niñas de los países donde la mutilación genital femenina es habitual, aseguran que quieren que se erradique en sus comunidades.

se están observando avances y cambios positivos en algunos países, tanto en la constante disminución en la cuantía de mujeres y de niñas que son mutiladas, como en el número de personas que han dejado de apoyar la ablación

Además de una amplia mayoría de personas que se oponen a esta práctica dañina, se está produciendo un creciente impulso y compromiso para erradicar la mutilación. Los avances han ocurrido, sobre todo, en los países donde existe una legislación que penaliza la MGF, una actitud gubernamental favorable a la lucha contra la práctica, el apoyo de las agencias de cooperación internacional, así como un explícito apoyo institucional a las intervenciones comunitarias de la sociedad civil que trabajan por su erradicación.

Algunos países africanos iniciaron precozmente leyes que penaban la práctica. Por ejemplo, Burkina Faso cuenta desde 1996 con una legislación específica. En 2015, Gambia y Nigeria prohibieron por ley la MGF. En ese mismo año, en Somalia –el país con la prevalencia de la ablación más alta del mundo, el Ministerio de la Mujer propuso que esta práctica fuera ilegal. En 2016 se han producido los avances legislativos más importantes en la lucha contra la mutilación genital femenina. El Parlamento Panafricano, el órgano legislativo de la Unión Africana, aprobó en agosto de 2016 la prohibición de las prácticas de la mutilación genital femenina en sus 50 estados miembros, en virtud del Plan de Acción firmado por sus 250 diputados y representantes del Fondo para la Población de Naciones Unidas (FNUAP).

En 2016 se han producido los avances legislativos más importantes en la lucha contra la mutilación genital femenina. El Parlamento Panafricano, el órgano legislativo de la Unión Africana, aprobó en agosto de 2016 la prohibición de las prácticas de la mutilación genital femenina en sus 50 estados miembros

Pero este no es un problema que esté delimitado por fronteras geográficas. Se estima que en virtud de los fenómenos migratorios, residen en España en torno a 57 mil mujeres de origen subsahariano y que 17 mil niñas están en peligro de sufrir mutilación genital, especialmente en los viajes vacacionales a los países de origen. Se trata de menores de 14 años, residentes en el territorio español, que proceden de países donde persiste la práctica de la ablación. Nuestra legislación es explícita al respecto, con condenas a los progenitores que van desde la retirada de la patria potestad hasta doce años de prisión. Además, la Ley Orgánica 3/2005 acordó perseguir extraterritorialmente la práctica de la MGF.

En el estado español tenemos importantes retos en la atención sanitaria a mujeres inmigrantes que fueron mutiladas en sus países de origen y también en la prevención de esta práctica en sus hijas. Algunas Comunidades Autónomas -como Cataluña, Cantabria Aragón, Navarra y Euskadi-, han desarrollado sus propios protocolos interdisciplinares de actuación, bien en su legislación o en sus normas relativas a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, materia de infancia o de violencia contra las mujeres.

En el marco de la “Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer”, la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género publicó un documento sobre “La Mutilación Genital Femenina en España”. En el año 2015 el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, publicó el “Protocolo común para la actuación sanitaria ante la Mutilación Genital Femenina”. Se trata de una herramienta para orientar actuaciones homogéneas en el conjunto del Sistema Nacional de Salud que permitan mejorar la salud de las mujeres y las niñas a las que se ha practicado la MGF, así como trabajar en la prevención y detección del riesgo en niñas que está en situación de vulnerabilidad. Este documento estatal es únicamente sanitario, pero no contempla las otras instancias implicadas, sobre todo educativas y sociales.

En su erradicación se han producido considerables logros, pero quedan pendientes muchos retos, tanto en origen como en los países de destino de la población inmigrante. En el caso español, y especialmente en el territorio de Andalucía, necesitamos visibilizar este problema, además de sensibilizar y formar a los profesionales de la educación, los servicios sociales y la sanidad que están en contacto con poblaciones en riesgo. Necesitamos materiales formativos, políticas y directrices para poder tratar y aconsejar a las mujeres que han sufrido algún tipo de mutilación, así como para prevenir la pervivencia de la práctica en sus hijas nacidas en España. En este sentido, la educación, la prevención, la detección y la atención son fundamentales para reducir la incidencia de la mutilación en las nuevas generaciones.Logo MGF

En su erradicación se han producido considerables logros, pero quedan pendientes muchos retos, tanto en origen como en los países de destino de la población inmigrante. 
En el caso español, y especialmente en el territorio de Andalucía, necesitamos visibilizar este problema, además de sensibilizar y formar a los profesionales de la educación, los servicios sociales y la sanidad que están en contacto con poblaciones en riesgo.

Medicus Mundi Andalucía viene realizando un importante papel en su erradicación, tanto en programas de cooperación sanitaria en países donde se realiza la práctica (por ejemplo Burkina Faso, país donde se han producido considerables avances, apoyando al “Comité Nacional de Lucha contra la Práctica de la Escisión”, sobre todo en las zonas rurales, de difícil acceso y con menos recursos), como en la sensibilización y formación de los profesionales andaluces en contacto con mujeres que han sido mutiladas o están en riesgo de serlo.

Es preciso seguir trabajando por la igualdad y los derechos de las mujeres, favoreciendo su acceso a la educación, la salud y a los procesos de toma de decisiones, de modo que la erradicación de la mutilación genital femenina sea una realidad.

Violencia de género durante el embarazo: un problema oculto.

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Días Mundiales, Género, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 25-11-2016

000-faldon-violencia-mujer 

25 De Noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Por Casilda Velasco Juez (1)

 Las mujeres  fallecidas en  2015, en España, por violencia de genero  fueron 62, aunque hay contradicciones según si extraemos los datos del Ministerio  o asociaciones. En tres de cada cuatro casos la víctima tenía entre 18 y 44 años, edad en que las mujeres acuden con cierta regularidad a los servicios de salud. Sin embargo estas mujeres no fueron identificadas por los sanitarios como mujeres en riesgo.


La violencia contra las mujeres es una muestra de las desigualdades existentes entre hombres y mujeres, es una violación de los derechos humanos y un grave problema de salud pública que afecta a la salud y el bienestar de millones de mujeres en el mundo.  La violencia de género ejercida sobre la mujer por sus compañeros sentimentales es un problema de dominio público y político, esta violencia cuando ocurre en edad reproductiva, se considera en todo el mundo como una causa de muerte e incapacidad, tan grave como el cáncer. Puede aparecer durante el embarazo y el parto o alrededor de este periodo con consecuencias no solo para la mujer, sino también para el bebé no nacido. Este tipo de violencia, es reconocido como un factor de riesgo importante para la salud de las madres y para malos resultados perinatales y del recién nacido.

Se calcula que en los países desarrollados entre los que esta España, este tipo de violencia oscila entre el 0,9% a 20,1%, en la mayoría de los estudios esta prevalencia se encuentra entre 3,4% a 8,3%. En los países en desarrollo,  encontramos mayor variabilidad (3,8 a 43,8%) que en los países desarrollados (3,4 a 11%).

embarazoEl embarazo es un periodo de felicidad para la mayoría de las mujeres, pero, para casi una de cada cuatro no resulta tan satisfactorio. Una investigación realizada en Andalucía con una muestra representativa de mujeres que dieron a luz en 15 hospitales públicos ha detectado que un 22,7% sufre algún tipo de violencia dentro de su pareja en este periodo. Cuando estudiamos los diferentes tipos de violencia que pueden sufrir las mujeres por parte de sus parejas hombres. el 21% de las mujeres sufrieron violencia emocional y el 3,6% violencia física o sexual durante la gestación. Aunque la violencia emocional es la más frecuente, no hay que desdeñar la violencia física por su especial gravedad durante el embarazo. De hecho, el 36,1% de las mujeres que reportaron violencia física dijeron que acontecía “muy a menudo” o “diariamente” y el 20,3% la clasificaron de una severidad en la que aparecen hematomas severos, quemaduras o huesos fracturados.

       Es el primer estudio de este tipo que se ha realizado en España y, por tanto, se desconocía por completo la magnitud de este problema en nuestro entorno.

 

Cuando estudiamos los factores sociodemográficos que pudieran estar asociados con la violencia en el embarazo, las mujeres embarazadas que mantenían una relación sin compromiso o que no contaron con apoyo en su entorno –un familiar o amigo al que acudir en caso de necesidad– tenían mayor probabilidad de sufrir violencia de pareja durante el embarazo. Por el contrario, las mujeres con trabajo estaban más protegidas contra este tipo de violencia.

Por otra parte, las mujeres cuyo  embarazo no había sido deseado, incluyendo los embarazos no planificados, tenían mayor probabilidad de sufrir violencia emocional.

Las consecuencias de sufrir violencia durante el embarazo, son graves tanto para la salud de la madre como para la del feto.

Así, las mujeres que refieren violencia durante el embarazo presentan  amenaza de parto pretérmino entre el 13% y el 15%, frente al 6% y el 7% de las que no la refieren.  Cuando ajustamos por el resto de variables sociodemográficas, tenemos 2,1 veces más probabilidad de tener una amenaza de parto pretérmino en las mujeres que sufren violencia no física que las que no la refieren, así como las que no tienen apoyo en su entorno, 4.7 veces más probabilidad.

También, las mujeres que sufren violencia presentan en mayor medida anemia o infecciones durante el embarazo. Tienen más probabilidad (1,7 veces) de tener infecciones las mujeres que presentan violencia, la probabilidad de tener infecciones vaginales es 1,9 veces más y de infecciones vaginales 2,4 veces más.

En nuestra investigación, las mujeres que sufren violencia acuden más a urgencias e ingresan más durante el embarazo. En concreto, las mujeres que han sufrido violencia física tienen 3,4 veces más probabilidades de ser ingresadas y 4 veces más de tener entre 20 y 24 años. Por otra parte las mujeres que refieren sufrir violencia durante el embarazo, fuman más y han tenido peor control de su embarazo. 

En cuanto a las consecuencias para el recién nacido, estas vienen condicionadas por el comportamiento de las mujeres que sufren violencia, como fumar durante el embarazo, controlar mal el embarazo, tener infecciones, etc. Las mujeres que sufren violencia durante el embarazo tienen mayor probabilidad de tener partos pretérmino y no lactar precozmente a sus bebés.

Todas estas cifras deberían hacernos reflexionar sobre la importancia de las repercusiones en la salud de la mujer y del bebé. Por ello creemos, como ya ocurre en otros países, que se debería incluir de manera rutinaria la detección de la violencia en el control del embarazo, así como la puesta a punto de protocolos de actuación en los casos necesarios.  Esto puede atribuirse a las dificultades de los sanitarios para abordar el tema: no conocen los recursos, falta de competencias, conocimientos y habilidades para  abordar el tema, falta de tiempo para preguntar; o piensan que la intervención no va a cambiar el comportamiento o los problemas  estructurales: espacios no adecuados;  falta de guías o protocolos específicos, problemas relacionados con la comunicación o la cultura. Para mejorar la salud de las mujeres y sus bebés, es fundamental la implicación y la motivación de los profesionales sanitarios, sobre todo las matronas, las mayores responsables del seguimiento de los embarazos normales en nuestro sistema de salud.

Las mujeres  fallecidas en  2015, en España, por violencia de genero  fueron 62, aunque hay contradicciones según si extraemos los datos del Ministerio  o asociaciones. En tres de cada cuatro casos la víctima tenía entre 18 y 44 años, edad en que las mujeres acuden con cierta regularidad a los servicios de salud. Sin embargo estas mujeres no fueron identificadas por los sanitarios como mujeres en riesgo, una responsabilidad de los sanitarios que al igual que realizamos cribados de enfermedades todo a lo largo de la vida reproductiva de las mujeres, el sufrir violencia se nos olvida identificarlo para poder realizar un trabajo de prevención y de atención y evitar muertes de mujeres en este periodo de su vida.

Tesis doctoral: “Violencia de pareja durante el embarazo en mujeres que dan a luz en hospitales públicos de Andalucía”. Mª Casilda Velasco Juez. Universidad de Granada. 2015. http://0-hera.ugr.es.adrastea.ugr.es/tesisugr/24703308.pdf

Parte de estos resultados han sido publicados:

Velasco C, Luna JD, Martin A, Caño A, Martin-de-las-Heras S. ‘Intimate partner violence against Spanish pregnant women: application of two screening instruments to assess prevalence and associated factors’. Acta Obstet Gynecol Scand 2014; 93: 1050–1058.

Martin-de-las-Heras SVelasco CLuna J de D. Unintended pregnancy and intimate partner violence around pregnancy in a population-based study. Women Birth. 2015 Jun;28(2):101-105.

*** Para más información: contactar con la autora del artículo

Casilda Velasco Juez  606 651 898

(1) Casilda Velasco Juez es colaboradora de medicusmundi, matrona y doctora por la Universidad de Granada

Descargar boletin-noviembre-2016

Día mundial del agua

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Días Mundiales | Fecha de publicación: 30-03-2015

leones

dia mundial del agua

El mínimo de agua para una persona es de 7,5 litros al día, 20 litros si se incluye la higiene personal y alimentaria.

                748 millones de personas carecen de acceso a una fuente de agua                   mejorada, es decir, apta para usos domésticos.

Los saneamientos deben ser adecuados en calidad y en cantidad y respetar la dignidad de la gente, es decir, proteger su intimidad, no resultarles incómodos y estar limpios. En caso contrario, muchas personas, especialmente las niñas y las mujeres,  optarán por no usarlos.

2,5 millones de personas no disponen de                                                                        sistemas de saneamiento adecuados.

Cada 15 segundos, un niño o niña fallece a causa de una enfermedad relacionada con el agua. Estas enfermedades son las responsables del 90% de la mortalidad infantil en el mundo, ocurren sobre todo en los países de recursos medios y bajos y todas ellas son evitables.

 Los habitantes de áreas rurales, los sectores empobrecidos                               y las minorías tienen menos acceso a                                                                               fuentes mejoradas  de agua y a  saneamiento.

 

Puedes ver aquí el boletín completo en PDF: Boletin marzo 2015

 


Avances en la lucha contra la mutilación genital femenina: Medicus Mundi Andalucía en Burkina Faso

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Días Mundiales, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 17-02-2015

La mutilación genital femenina (MGF) es una violación de los derechos humanos fundamentales de las niñas y las mujeres, y así está reflejado en la legislación internacional y en la Carta Africana de Derechos Humanos así como en las legislaciones de muchos de los países donde se practica. A pesar de esto, se calcula que en el mundo hay 135 millones de niñas y mujeres víctimas de esta práctica arraigadan más de 28 países de África y Asia, y que ha emigrado también a otros países, incluida España.

La MGF afecta siempre a la salud física y psíquica de las niñas y las mujeres. Puede costar la vida en el momento de su realización y sus complicaciones aumentan de forma considerable el riesgo de morir durante el parto o de padecer graves secuelas durante toda la vida (fístula obstétrica, infecciones crónicas). La MGF no solo afecta a las niñas y las mujeres, un estudio de la Organización Mundial de la Salud, realizado en varios países africanos, concluye que la mortalidad y la necesidad de reanimación tras el parto es mayor en los recién nacidos de madres mutiladas.

Burkina Faso y la mutilación genital femenina

Burkina Faso ha sido uno de los países promotores de la Resolución, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 20 de diciembre de 2012, dirigida a intensificar los esfuerzos a nivel mundial para lograr la eliminación de la MGF. Esta actuación está vinculada a la trayectoria que, desde hace más de 20 años, sigue este país en su compromiso de poner fin a la MGF: en el año 1991, Burkina Faso (BF) modificó su Constitución para adaptarla a la Declaración Universal de Derechos Humanos, garantizando la igualdad entre las personas, sin discriminación de ningún tipo. Desde 1996 cuenta con una legislación específica que penaliza su realización, con penas mayores para el personal sanitario o paramédico, o ser cómplice de la práctica de la MGF. Burkina ha firmado todos los acuerdos internacionales y regionales en materia de derechos humanos y contra la mutilación genital femenina y, junto a otros países, ha solicitado a la Unión Africana la prohibición total de esta práctica. Recientemente, con el apoyo de Naciones Unidas, Burkina Faso ha elaborado un Plan Nacional de Acción para promover la eliminación de la MGF como parte de una política de tolerancia cero.

En una encuesta demográfica y de salud realizada en 2010 por el gobierno de BF, con el apoyo de diversas organizaciones internacionales, el 70% de las mujeres encuestadas admitió haber sufrido una MGF. Sin embargo, la encuesta mostró una notable disparidad entre generaciones: mientras que las mujeres entre 45-49 años estaban mutiladas en un 89%, este porcentaje bajaba al 58% en las niñas y jóvenes de 5 a 19 años, lo cual debe traducirse como una señal de la disminución constante del número de mujeres y niñas mutiladas en estos últimos años.

En Burkina Faso, al igual que en el resto de los países africanos donde está presente la MGF, esta no se practica de forma uniforme a todas las mujeres: el riesgo de padecerla se incrementa si se pertenece a determinadas etnias como, por ejemplo, la Mossi; si se vive en un medio rural o cuando el nivel educativo de la madre es menor. Ninguna religión aprueba la práctica de la MGF, sin embargo es más prevalente en familias musulmanas  (80%) que en las católicas y protestantes (60%).

¿Por qué, a pesar de estar prohibida legalmente, y del intenso trabajo realizado en su contra en el país, se sigue practicando? La MGF está muy arraigada culturalmente en la sociedad burkinabe, ya que se considera que facilita el matrimonio de las mujeres y mejora su estatus en la sociedad: en efecto, la mutilación genital temprana pretende controlar la sexualidad de las jóvenes y mujeres, preservando así su castidad y virginidad hasta el momento del matrimonio y obteniendo con ella esposas que no serán promiscuas sino dignas y fieles. Hay, además, otras creencias como las que consideran que la mutilación genital femenina ayuda a mejorar y mantener la higiene personal, que el clítoris es un órgano masculino y puede causar daños al recién nacido en el momento del parto, etc. Pero, sobre todo, es la presión social y la necesidad de cumplir con las tradiciones lo que permite la pervivencia de esta y otras prácticas que son nefastas para la salud de las mujeres y las niñas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por medio de un maniquí, se muestran los graves problemas que la mutilación causa en los genitales de las mujeres así como las consecuencias para la mujer y el bebé en el parto

Medicus Mundi Andalucía está presente en Burkina Faso desde 1975, con proyectos y programas de cooperación sanitaria dirigidos, sobre todo, a mejorar la salud de las mujeres y niñas del país, apoyando la estrategia de Salud Reproductiva del Ministerio de Salud, fundamentalmente en la lucha contra la mortalidad materna y la mutilación genital femenina. En este último apartado, la labor de Medicus Mundi se ha basado en el apoyo al “Comité Nacional de Lucha contra la Práctica de la Escisión[1]” sobre todo en las zonas rurales, de difícil acceso y con menos recursos. Estos proyectos se realizan en colaboración con el personal sanitario local, especialmente con las matronas, por ser personas reconocidas y respetadas por la población y depositarias de la confianza de las mujeres y contemplan la sensibilización de la población, la formación del personal sanitario y el apoyo logístico a las asociaciones locales que luchan contra esta práctica, contribuyendo, mediante esta estrategia, a la disminución de su realización en aquellas zonas donde hemos intervenido.

Medicus Mundi Andalucía sigue en Burkina tratando de mejorar la Salud Sexual y Reproductiva, especialmente de las mujeres. Con este objetivo, recientemente, una ginecóloga y una matrona del hospital San Cecilio de Granada se desplazaron al país para poner en marcha un proyecto que pretende introducir en los currículos de formación del personal sanitario, especialmente matronas, el enfoque de derechos y de género, lo cual tendrá un papel relevante en la lucha contra la mutilación genital femenina; para ello impartieron un curso de formación específico dirigido al profesorado de la Escuela Nacional de Salud Pública de Ouagadougou.

Medicus Mundi Andalucía conmemora en 2015 cuarenta años de cooperación sanitaria internacional, que inició precisamente en Burkina Faso. Desde entonces hemos tratado, y logrado en muchos casos, de mejorar la salud de la población, y, especialmente, de sus mujeres y niñas. Pero, aunque es arduo el camino que resta por andar, está en nuestro ánimo seguirlo hasta que la erradicación de la mutilación genital femenina sea una realidad.

África Caño y Casilda Velasco

Medicus Mundi Andalucía

[1] La mutilación genital femenina es conocida también como escisión.

Día internacional contra la mutilación genital femenina

3 comentarios

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Días Mundiales, Género, Salud sexual y reproductiva | Fecha de publicación: 05-02-2014

cartel mgfMañana es el día internacional contra la mutilación genital femenina (MGF). Así que esta semana, más que nunca, nos inundarán con noticias que servirán para recordarnos que esta terrible práctica aún persiste en muchos países africanos y que, en los últimos años, a consecuencia de la inmigración, también la encontramos en muchos países europeos, incluida España.

Recientemente, la UNICEF ha publicado un informe sobre la MGF[1] en el que llaman la atención diferentes aspectos:

En primer lugar, el aumento de su medicalización: en Egipto, cerca del 80% de las mutilaciones han sido practicadas por personal sanitario, generalmente médicos. En otros países, como Sudán, Kenia, Guinea o Nigeria, este porcentaje oscila entre el 55% y el 30%, siendo matronas o personal de enfermería quienes la suelen realizar.  Esta medicalización se justifica como una forma de infringir el menor daño posible a la niña/mujer, al realizarse en un entorno aséptico y con anestesia. Sin embargo, aunque la MGF se practique por personal sanitario, sigue siendo una conculcación del derecho a la salud y un acto de violencia contra la mujer y, además, no elimina las complicaciones médicas y/o psicológicas que puede tener a medio y largo plazo, tanto para la mujer como para sus futuros hijos. Además, el hecho de que sea practicada por personal sanitario, que en la sociedad suele estar considerado como una autoridad en cuestiones médicas y cuya opinión es muy respetada, es una forma de “institucionalizar y legitimar” dicha práctica desde el punto de vista sanitario. La medicalización de la MGF ha sido condenada por numerosas asociaciones, incluida la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, que en una resolución de su Asamblea General, en 1994 , se opuso a la realización de cualquier tipo de MGF, bajo cualquier circunstancia, tanto por personal sanitario como en medios sanitarios.  

En segundo lugar, se observa una disminución del apoyo a la práctica por parte de las mujeres: aunque varía según los países, el apoyo sigue siendo elevado en algunos como Malí, Guinea o Sierra Leona, aunque, en la mayor parte, las mujeres consideran que esta práctica debe terminarse. En algunos países con prevalencia elevada (porcentaje de mujeres y niñas que han sido mutiladas), como Burkina Faso , es llamativo el escaso soporte que tiene la práctica entre mujeres de todas las edades y, en la mayoría, la mayor parte de mujeres jóvenes no están de acuerdo con la realización de la MGF, lo cual es un paso importante hacia su erradicación.

Otro aspecto llamativo es el elevado porcentaje de desacuerdo entre las parejas y de desconocimiento de la opinión del otro/a,  sobre la necesidad de que la práctica continúe. Aunque no ha podido ser recabada en todos los países, el apoyo a la práctica por parte de los hombres, como el de las mujeres, varía de un lugar a otro: es mayoritario a cualquier edad en algunos países como Malí, Guinea, Egipto o Mauritania, pero en la mayor parte de los países están en contra de su continuación. Curiosamente, en casi todos los países, hay más hombres que mujeres en contra de la práctica, por lo que cuando se solicita la opinión del hombre sobre el tema, lo más probable es que no se practique la mutilación. Sin embargo, se ha observado que, en general, las parejas no hablan sobre este tema. Las mujeres son quienes habitualmente deciden sobre sus hijas, sin consultar a su marido, mientras que los maridos no sacan el tema por considerarlo “un asunto de mujeres”.

En lo que se refiere a la evolución, esta disminución del apoyo a la práctica de la mutilación se refleja en un descenso de la prevalencia de mujeres mutiladas, especialmente en el grupo con menos de 19 años, en algunos países, entre los que se encuentra Burkina Faso. Además, en algunos países, ha dejado de realizarse  casi por completo en algunas regiones con elevada prevalencia así como por determinados grupos étnicos.  Sin embargo, en otras zonas, apenas se han notado cambios.

Estas diferencias en la evolución reflejan, quizás, disparidades en el grado de sensibilización de las distintas poblaciones sobre en qué consiste y cuales son las complicaciones de la MGF; en la presión de las normas sociales sobre las mujeres en algunas zonas y/o el contacto que una comunidad tenga, o no, con otras comunidades que no practican la MGF, además de otros factores.

Para lograr su erradicación es preciso aprender de las experiencias que han tenido resultado y, sobre todo, insistir en que las comunidades, tanto hombres como mujeres, de edad avanzada o jóvenes, tengan conocimiento de en qué consiste la práctica de la MGF y de sus posibles complicaciones, tanto a corto como a medio y largo plazo.

Y, por nuestra parte, no dejar de apoyar a las mujeres y hombres de los países en los que se practica, que, sin descanso, siguen trabajando por su erradicación.



[1] United Nations Children’s Fund, Female Genital Mutilation/Cutting: A statistical overview and exploration of the dynamics of change, UNICEF, New York, 2013.

La Malaria sigue ahí. Que no se nos olvide…

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Actividades, Días Mundiales | Fecha de publicación: 24-04-2010

No hablamos de una enfermedad cualquiera. Es más, referirnos a ella como “enfermedad” sería quedarnos cortos. La malaria, para la mitad del planeta es “La Enfermedad”. Tiene tratamiento, tiene profilaxis, existen medidas efectivas de prevención y, sin embargo, la malaria (o paludismo) sigue siendo la principal de causa de mortalidad en menores de 5 años en muchas regiones pobres del planeta. Se trata de un problema de salud que afecta a millones de personas, y contra el que sabemos y podemos combatir.

¿Qué hace falta? Que ni a ti ni a mi se nos olvide que la pandemia sigue ahí, aunque no salga en los telediarios más que un día al año, que dicha pandemia es consecuencia, pero también causa de pobreza, por el impacto que tiene en la población, o que con los medios técnicos y conocimientos disponibles, podemos acabar con ella. Y si conseguimos que no se nos olvide, ya estaremos dando el primer paso.

El día 25 de Abril se celebra el Día Mundial de la Malaria, y Medicus Mundi Andalucía lo celebra hoy, con un pasacalles y actividades diversas en la Fuente de las Batallas, en pleno centro de Granada. ¡Más tarde os contaremos qué tal fue todo!.

Más información | World Malaria Day 2010, Stop Malaria Now

Día Mundial de la Salud 2010: Mil ciudades, mil vidas

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Actividades, Días Mundiales | Fecha de publicación: 06-04-2010

Día Mundial de la Salud

Un año más llega el 7 abril, y la salud sale a la calle: es el Día Mundial de la Salud. La cita, que este año se ha dedicado al urbanismo y la salud, pretende movilizar a personas y organizaciones de todo el mundo para que abran sus espacios públicos a la salud.

Medicus Mundi Andalucía aprovecha este importante día para presentar una exposición y un manual sobre equidad en salud, en el que se analizan las causas y consecuencias de las desigualdades en salud relacionadas con la globalización. La exposición, que se podrá visitar hasta el 12 de abril en el Hospital Clínico Universitario San Cecilio, en Granada, aborda temas como el cambio climático, el agua y el desarrollo, la urbanización, la soberanía alimentaria o los sistemas de salud, entre otros.

En Medicus Mundi Andalucía | Día Mundial de la Salud 2010.
Más información | Organización Mundial de la Salud