Con vistas al Sur, el blog de Medicus Mundi Andalucía Rss
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter

Red de Denuncia y Resistencia al RDL 16/2012

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en campañas, Derechos humanos, Medicus Mundi FAMME, Objetivos de desarrollo sostenible | Fecha de publicación: 17-11-2016

REDER

La salud en los márgenes del sistema. Cuatro años de vulneración del derecho a la salud

El 1 de septiembre de 2012 entraba en vigor, con toda su crudeza, el Real Decreto-Ley 16/2012 de 20 abril. Ese día, cientos de miles de mujeres y hombres que convivían en territorio español –más de 800.000 según los datos aportados por la propia Administración– vieron como les era retirada la tarjeta sanitaria a la que hasta ese momento tenían derecho. De este modo el Gobierno impuso la expulsión de las personas inmigrantes en situación irregular a los márgenes del sistema… A pesar de las repetidas condenas de organismos internacionales y europeos de derechos humanos, así como los informes que desbaratan los argumentos económicos del Gobierno –demostrando que resulta más barato para el sistema dar asistencia normalizada a las personas en situación irregular que a través de urgencias–, no se ha producido rectificación alguna por parte del Ejecutivo.

Especialmente preocupante resulta el inesperado respaldo que el Tribunal Constitucional otorgó a esta política el pasado mes de Julio. En una sentencia que contradice las opiniones que el propio Tribunal había manifestado en diversos autos, declaró la constitucionalidad del RDL 16/2012. Esta resolución, de la que REDER discrepa absolutamente, parece ignorar las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos –que prohíben las medidas regresivas de derechos que no se ajusten a los criterios de limitación temporal y no discriminación– dando primacía a criterios economicistas en lo que constituye un peligroso precedente. Así el Constitucional avala que la salud y la vida de miles de personas quede supeditada a la consecución un ahorro económico.

https://www.youtube.com/watch?v=iwSJM7_eWj4&feature=youtu.be

Descargar boletin-noviembre-2016

Dame veneno. Campaña contra la alimentación que nos enferma.

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en campañas, Medicus Mundi FAMME | Fecha de publicación: 05-10-2016

nuevacabecera_dameveneno_vsf

El informe de la campaña pone de manifiesto que 90.000 personas mueren al año en el Estado español por enfermedades relacionadas con la alimentación insana.  Según los últimos datos publicados una dieta inadecuada es el factor de riesgo que más problemas causa en nuestra salud y es responsable del 21% de las muertes evitables. Dicho de otro modo: casi 1 de cada 4 personas en el mundo muere a causa de una dieta inadecuada.

El cambio de nuestro patrón alimentario ha supuesto un incremento muy significativo del consumo de alimentos con alto contenido de grasas insanas, azúcares añadidos y sal

La alimentación insana no es un problema individual. Se trata de una pandemia cuyas principales causas son sistémicas y estructurales. Es la combinación de una serie de factores, pero el más importante de todos es, sin duda, el cambio de nuestro patrón alimentario, que ha supuesto un incremento muy significativo del consumo de alimentos con alto contenido de grasas insanas, azúcares añadidos y sal. La alimentación se ha industrializado. La mayor parte de nuestros alimentos ya no vienen del campo. Actualmente, el 70% de nuestra dieta se basa en alimentos procesados. Predominan productos con ingredientes añadidos con el fin de alterar sus cualidades organolépticas (sabor, aspecto y textura) o sus características de conservación, transporte, almacenado o precio.

carteles_dame_veneno_obesidad-infantilEn España puede producirse una diferencia de precio de 1,4 € por persona y día entre una dieta sana y otra insana. Para una familia esto puede suponer más de 100 € por semana, por lo que las familias con menos ingresos son las que sufren con mayor intensidad los efectos del exceso de azúcares añadidos, sal y grasas insalubres.

La población infantil es un objetivo muy interesante para las empresas anunciantes. Se estima que ve  una media de 95 anuncios al día, más de 34.000 al año. La OMS señala que, en el Estado español, más del 50% de los anuncios de comida en televisión, a los que la población infantil se expone, promocionan productos ricos en grasas, azúcares y sal.

Junto con la campaña, se ha creado la Alianza por una Alimentación Saludable, formada por las siguientes organizaciones de distintos ámbitos:

Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS); Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA); Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG); Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU); MedicusMundi; Amigos de la Tierra; Ecologistas en Acción y VSF Justicia Alimentaria Global

 

Descargar boletin-noviembre-2016

Hablando ante la asamblea general de la Organización Mundial de la Salud

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en General, Medicus Mundi FAMME | Fecha de publicación: 08-06-2016

El viernes 27 de mayo, Eduardo García Langarica, presidente de la Federación de Asociaciones de medicusmundi España (Famme), recogió el premio Sasakawa otorgado por la OMS a la organización.

img_1366

Eduardo resaltó que este reconocimiento nos permite ver que, aunque nos sintamos solos cuando trabajamos con las comunidades, no lo estamos realmente, pues hay muchas más personas que piensan, como nosotros, que la salud debe ser igual para todos y que no podemos dejar a nadie atrás. Eduardo lamenta el escaso tiempo concedido para el discurso pues tuvo que dejarse muchas cosas en el tintero, como la importancia de conseguir la cobertura sanitaria universal a través de sistemas públicos de salud basados en la atención primaria, o de los determinantes sociales de salud, aunque se consideró muy honrado por haber tenido la oportunidad de conocer a Sir Michael Marmot, autoridad mundial en el tema de desigualdades en salud.

Leer más

Puedes ver completo, en formato PDF, el boletín informativo 2016 junio mmandalucía

medicusmundi

Presentación del Informe de Salud 2015 en la EASP

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Actividades, General, Medicus Mundi FAMME, Publicaciones e informes | Fecha de publicación: 28-03-2016

Presentacion informe salud

 

Carlos Mediano, vicepresidente de medicusmundi Internacional y responsable del área de estudios e investigación de medicusmundi España, es uno de los artífices de este informe que medicusmundi, Médicos del Mundo y Prosalus elaboran y publican anualmente desde hace ya más de 10 años. Su objetivo es examinar la situación de la cooperación internacional y de la ayuda humanitaria, especialmente en el sector salud.

El informe se ha presentado en la Escuela Andaluza de Salud Pública, EASP, con la asistencia de la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio; el director de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo, AACID, Néstor Fernández; el director de la EASP, Joan Carles March Cerdà, y la presidenta de medicusmundi Andalucía, África Caño.

Carlos Mediano ha resaltado que en cooperación se gasta 10 veces menos que en armas en todo el mundo. España ha ido disminuyendo su aportación y está en el furgón de cola de los países que menos destina a cooperación, siendo el sector de la salud donde más ha disminuido. “Pedimos que den un 15% de ayuda y España apenas alcanza el 4%”. Andalucía “es, tras Cataluña, la segunda comunidad que más dinero destina a cooperación en salud”, estando próxima al 15%. Asimismo, ha abogado porque la cooperación en salud apueste por fortalecer de manera integral los sistemas públicos de salud y la atención primaria.

Sánchez Rubio ha querido dejar claro que “a pesar de nuestras dificultades presupuestarias, Andalucía mantiene una posición preponderante entre las comunidades autónomas que prestan este tipo de ayudas, sobre todo si se tiene en cuenta que algunas cooperaciones autonómicas prácticamente han desaparecido”.

Puedes ver aquí el Boletín informativo marzo 2016

Noticias: Informe “La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria”

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Medicus Mundi FAMME, Publicaciones e informes | Fecha de publicación: 13-12-2015

portada informe saludInforme de salud 2015

 

 

Médicos del Mundo, medicusmundi y Prosalus elaboran el Informe  sobre  “La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria” durante 2014

 

 

 

La Ayuda al Desarrollo española se sitúa en el 0,14% de la Renta Nacional Bruta, el porcentaje más bajo desde 1989

El recorte se intensifica en las cuantías dedicadas a un sector prioritario como la salud

La región de África subsahariana es la que mayor cantidad de fondos recibe, aspecto que consideramos positivo, ya que es donde mayores problemas de salud existen

Como consecuencia del incremento de las crisis humanitarias, en 2014 hemos asistido al éxodo de casi 60 millones de personas, la mayor parte debido a conflictos armados y situaciones de violencia, pero también como consecuencia de catástrofes naturales, hambrunas o epidemias

Retos pendientes: Los Objetivos del Milenio tocan a su fin en 2015  para dar paso al nuevo reto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El balance demuestra que los compromisos políticos que reflejan los ODM no se han visto respaldados económicamente. En los objetivos de Salud se han conseguido grandes avances, pero aún estamos lejos de las metas propuestas

Presentación del Informe de Salud 2015 en el I Congreso Internacional de Cooperación

africa present informe salud

   

África Caño, presidenta de medicusmundi en Andalucía, presentó el informe sobre salud y desarrollo elaborado por medicusmundi España en el I Congreso Internacional de Cooperación de la Organización Médica Colegial, celebrado en Granada.

Puedes descargar el Informe de salud 2015 en PDF

Puedes ver completo el Boletin diciembre 2015 en pdf

40 aniversario MMA-03

Sobre la agresión al hospital de Médicos sin Fronteras

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Medicus Mundi FAMME, Organizaciones internacionales | Fecha de publicación: 06-10-2015

Por Eduardo García Langarica
Todos los que formamos medicusmundi, tras estos injustificables actos, queremos expresar nuestra condolencia y nuestra mayor solidaridad con MSF, así como nuestro reconocimiento por su impagable trabajo entre los más vulnerables, muchas veces en situaciones de gran riesgo, y nuestro apoyo para las medidas que quieran realizar.

La escalada de agresiones a los trabajadores humanitarios en zonas en conflicto, y por todas las partes en conflicto, ha sufrido una nueva vuelta de tuerca con el ataque, por parte del ejército de los Estados Unidos de América, al hospital gestionado por MSF en Afganistán. En este caso, además, el derecho internacional considera un crimen de guerra el ataque a centros sanitarios.

Las explicaciones dadas, en primer lugar por el Gobierno y el ejército norteamericano y posteriormente por el gobierno de Kabul, lejos de aclarar lo sucedido, hacen sospechar que el ataque ha sido premeditado.

Los  norteamericanos, a partir de dos fuentes diferentes, lo consideran un “daño colateral” al tratar de proteger a soldados americanos que estaban siendo atacados desde las proximidades del hospital. La respuesta de MSF a través de redes sociales precisaba que el hospital fue atacado de forma precisa y repetidamente en cada raid aécreo, sin que se hubiera producido ningún ataque previo desde el hospital ni dentro del hospital  #Kunduz— MSF International (@MSF) octubre 4, 2015

No parece que, según la versión de MSF, hubiera actividad militar en la zona hasta que llegó el bombardeo que, por cierto, solo dañó al hospital, respetando el entorno del mismo.

La posterior versión del Gobierno afgano, afirmando que en el interior del hospital había talibanes, empeora la situación porque parece afirmar que se atacó directamente al hospital, lo que convertiría la acción en un crimen de guerra, además de contradecir la anterior afirmación del Gobierno de EEUU.

Medicusmundi considera que ninguna razón puede justificar el ataque a un centro sanitario, que además era prácticamente el único que atendía a más de 300.000 habitantes de la zona,  y espera que de la investigación independiente del suceso se señale a los culpables y se les lleve ante la justicia.  

El derecho humanitario que, muchas veces, justifica guerras, debe proteger, en primer lugar, a las personas inocentes y, en ningún caso, puede justificar acciones militares contra centros y personal sanitarios que están ahí para salvar vidas, no para ganar guerras. En la supuesta lucha contra el terrorismo, no todo puede valer, no se puede ir contra el derecho porque esto solo puede fortalecer a los terroristas.

Todos los que formamos medicusmundi, tras estos injustificables actos, queremos expresar nuestra condolencia y nuestra mayor solidaridad con MSF, así como nuestro reconocimiento por su impagable trabajo entre los más vulnerables, muchas veces en situaciones de gran riesgo, y nuestro apoyo para las medidas que quieran realizar.

Nuestra sociedad debe responder activamente ante este tipo de actuaciones que hacen todavía más cruel las situaciones de guerra, dificultando el cuidado de los heridos, ignorando a la población civil o utilizándola como escudo.

Eduardo García Langarica es el presidente de la Federación de Asociaciones de medicusmundi España

mm

Objetivos de Desarrollo Sostenible: ¿son la solución?

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Medicus Mundi FAMME, Medicus Mundi Internacional, Objetivos de desarrollo sostenible, Objetivos del Milenio relacionados con la salud | Fecha de publicación: 23-09-2015

Carlos Mediano

Deberíamos de reflexionar sobre porqué cada vez más riqueza está en menos manos. La mitad de la riqueza mundial pertenece al 1% de la población

 Ya queda muy lejos el año 2000, cuando el Secretario General de la ONU convocó a los Jefes de Estado y de Gobierno de los 189 Estados miembros de Naciones Unidas a la conocida como Cumbre del Milenio, donde, por acuerdo unánime, aprobaron la denominada “Declaración del Milenio”. El reto era conseguir en 2015 un mundo con mayor desarrollo sostenible y donde se habría erradicado la pobreza, a través del cumplimiento de ocho Objetivos del Milenio (ODM). Los ODM fueron concebidos bajo un enfoque de necesidades (qué nos falta) y no tanto bajo un enfoque de derechos humanos (qué derechos cualquier persona debe tener cubiertos).

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Las conclusiones que podemos sacar en este último año de los ODM son bastante contradictorias. La Humanidad jamás había avanzado tanto en tan poco tiempo en algunos indicadores, sin embargo, debemos concluir que los ocho ODM no se van a cumplir en su totalidad. Es más, aquellas metas que se van a conseguir, como disminuir a la mitad el número de pobres, se consiguen de forma inequitativa. La gran mayoría de personas que han salido de la pobreza se deben al crecimiento de un solo país, China, mientras que una región muy castigada por la pobreza, como África subsahariana, aumenta su brecha respecto a los países más ricos. Y si hablamos de personas, y no de países, deberíamos de reflexionar sobre porqué cada vez más riqueza está en menos manos. La mitad de la riqueza mundial pertenece al 1% de la población mundial, 65 veces más que la que tiene la mitad de los habitantes del planeta en su conjunto.

De los ocho ODM, tres tienen relación directa con la salud: reducir 2/3 la mortalidad  infantil, reducir en 3/4 la mortalidad materna y  combatir VIH/sida, malaria y tuberculosis. Ha habido grandes avances durante estos 15 años, pero no suficientes para alcanzar los objetivos, sobre todo porque los compromisos financieros no se han cumplido. Hemos disminuido más o menos a la mitad la mortalidad infantil y materna, lejos de lo previsto. Y sabemos que la mayoría de estas muertes son evitables, ya que tenemos el conocimiento, los medios diagnósticos y terapéuticos y las medidas preventivas para evitarlos. En cuanto a la lucha contra enfermedades prevalentes, los avances han sido muy elevados contra malaria y VIH/sida, pero existe el peligro de que retrocedan. Tal  y como fueron diseñados, los ODM favorecen el desarrollo de programas verticales de lucha enfermedad por enfermedad, más que de acciones más integrales, que son más efectivas. De hecho, actualmente hay más de 100 asociaciones público/privadas que trabajan en el ámbito de la salud mundial, muchas veces compitiendo entre sí, en vez de buscar sinergias.

¿Y a partir de ahora? En septiembre de este año Naciones Unidas va a aprobar los próximos objetivos de desarrollo, que se denominarán Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Pretenden centrar el foco en las personas, pero también en la sostenibilidad del planeta, y para ello se proponen 17 objetivos. El peso directo de la salud disminuye, pues solo un objetivo está directamente relacionado con la salud: “asegurar las vidas saludables y promover el bienestar en todas las edades”. La salud pasa de ser un 37,5% de los ODM a ser un 6%, y no podemos saber si esto va a significar una disminución de la atención política y financiera en el sector. Otro gran actor internacional, la Organización Mundial de la Salud, está presentando como objetivo para los próximos años la Cobertura Universal de Salud, y actualmente se está trabajando sobre la forma en que la Cobertura Universal y los ODS pueden coexistir.

Si de verdad queremos cambiarle la cara a la inequidad del mundo en salud no podemos ponerle solo una capa de maquillaje…

… la salud de las personas debe prevalecer sobre otros intereses, porque la salud no es un capricho, es un derecho

Pero antes de empezar ya comienzan a generarse algunas dudas sobre los ODS, y especialmente en el sector de la salud. La voluntad política para aprobarlos se presupone, pero si no ha habido financiación para los ODM, ¿va a haberla para los ODS, cuando van a ser más caros? Las estimaciones de la financiación de la agenda post 2015 hablan de que se debería incrementar la financiación actual en más de 113.000 millones de dólares/año para cubrir las acciones solamente en agua, salud y nutrición, pero no se contempla voluntad política para este incremento. Lo más preocupante no es “cuánto” sino “cómo”. No nos ponemos de acuerdo sobre qué procesos son los mejores para conseguir resultados. Cada país puede elegir el camino que considere conveniente para conseguir los logros propuestos, sin atender al criterio sobre qué modelo es más eficiente, efectivo, sostenible y tiene más impacto. Y el hecho de que cada vez haya más actores involucrados en la salud (asociaciones público-privadas, organizaciones comerciales, organizaciones filantrópicas, gobiernos,…) no ayuda en la tarea de definir el camino a seguir. Finalizar las epidemias se puede hacer de muchas formas, algunas más sostenibles que otras. La Cobertura Universal se puede alcanzar apostando más por una sanidad pública, por sanidad privada, o por una mixta; priorizando la Atención Primaria de Salud o la atención especializada; financiando a través de impuestos generales o de rentas de trabajo. No hay una varita mágica ni soluciones únicas, pero  sería aconsejable establecer orientaciones respecto qué  modelo de sistema de salud es más conveniente para alcanzar los ODS.

Si de verdad queremos cambiarle la cara a la inequidad del mundo en salud no podemos solamente ponerle una capa de maquillaje. Hay que hacer una cirugía profunda que permita unos cambios reales y permanentes: redefinir y reforzar el papel que juegan los sistemas públicos de salud, garantes de la salud de la población; establecer la Atención Primaria de Salud como estrategia prioritaria en el sector de la salud; tener presentes los determinantes de salud y, por último, introducir la valoración sobre “las consecuencias en la salud de todas las políticas”, tanto nacionales como mundiales. Pero sobre todo, que la salud de las personas prevalezca sobre otros intereses, porque la salud no es un capricho, es un derecho.

Carlos Mediano es Vicepresidente de medicusmundi Internacional y responsable del Área de estudios e investigación de medicusmundi España

Este artículo forma parte del Boletín extraordinario 40 aniversario

40 aniversario MMA-03

Buscando una vida que merezca la pena ser vivida

2 comentarios

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Medicus Mundi FAMME | Fecha de publicación: 08-09-2015

Por Eduardo García Langarica

Un niño de tres años ha conseguido lo que hasta hace poco parecía imposible: el fin de la indiferencia ante el drama de los refugiados que llaman a las puertas de Europa. Y de paso, puede haber acabado con el mercadeo insoportable de números, que son personas, que cada país estaba dispuesto a recibir.

Se llama Aylan y tenía tres años. La imagen de su cuerpo tendido, muerto,  en la arena de una playa turca ha golpeado la conciencia y el corazón de esta Europa que, con su Nobel de La Paz a cuestas, solo es capaz de demostrar la hipocresía que la gobierna. Esta Europa fortaleza, donde nuestros mandatarios parecen querer mantenernos encerrados como rehenes, que se gasta en cinco años casi tres veces más en alambradas que en ayuda a refugiados. Esta Europa irresponsable que tira la piedra y esconde la mano en Libia, en Siria, en Egipto, en Irak, donde ha promocionado guerras y flirteado con golpes de estado en función de sus intereses geoestratégicos, energéticos o de minerales, o de los de su aliado norteamericano.

Se cuentan por miles los muertos en el Mediterráneo (el nuevo Mar Muerto lo ha llamado alguien), y no contamos los que no han llegado a él porque se han quedado por el camino, en las costas de Libia o en Gibraltar y, ahora, entre Turquía y Grecia.  Entre tanto, los gobiernos europeos miraban hacia otro lado, haciéndonos creer que los únicos culpables de esta crisis son los infectos contrabandistas de personas, obviando, como si hubiéramos estado inmersos en una amnesia colectiva, quiénes y por qué les echaron de sus casas y quiénes y por qué les cierran las puertas.

La Europa de las personas, la humanista, la que queremos construir sobre principios y valores, la inclusiva y hospitalaria, la de los derechos humanos, no debe ni puede permitirse dimitir de la obligación que tiene para quienes reclaman un derecho que les asiste, el derecho de asilo.

Mirar hacia otro lado no es responsable. La Europa de las personas, la humanista, la que queremos construir sobre principios y valores, la inclusiva y hospitalaria, la de los derechos humanos, no debe ni puede permitirse dimitir de la obligación que tiene para quienes reclaman un derecho que les asiste, el derecho de asilo. Las personas que llaman a nuestra puerta no son los culpables de esta crisis, como a veces se ha dado a entender, son las víctimas. Europa tiene el deber de auxiliar si no quiere que la historia le asigne el papel de verdugo.

Europa tiene el deber de auxiliar si no quiere que la historia le asigne el papel de verdugo.

Esperemos que ahora no pretendan  que distingamos entre los que huyen de la guerra y los que lo hacen de la pobreza, como si la miseria fuera diferente, como si la necesidad de una vida digna de ser vivida fuera diferente, como si las causas de una y otra fueran distintas. Porque no solo es un problema de solicitantes de asilo. Europa, además de un lugar seguro rodeado de países en conflicto, es una tierra rica que hace frontera  con mucha miseria.

Una vez más, la foto de un niño, Aylan, ha sacudido nuestras conciencias como aquellas otras, en los 80, de niños etíopes o biafreños muriendo de hambre. Ahora, como entonces, ha sido la ciudadanía quien ha puesto corazón a una realidad insoportable. Ahora, como entonces, la ciudanía se moviliza y mira a las ONGs, maltratadas, dicho sea de paso, por gobiernos como el nuestro.  Donar a una ONG o a quien sea está bien, pero no es suficiente. Debemos ir un poco más allá y pasar a la acción política si queremos  poner fin a esta Europa que, gobernada por los mercados, ya no es solidaria ni con sus propios ciudadanos.

Exijamos que nuestros gobernantes acaben con las políticas militaristas, comerciales, energéticas y económicas que obligan a miles de personas a huir de sus casas, buscando una vida que merezca la pena ser vivida y a la que, por otra parte, todos deberíamos tener derecho.

Debemos exigir a la Unión Europea y a los gobiernos de todos los estados que respeten y defiendan los derechos humanos, que dediquen más recursos a la cooperación al desarrollo, que dediquen más recursos y un cambio radical en la política de asilo. Pero lo que de verdad es urgente y, sobre todo muy pertinente, lo que es primordial y verdaderamente transformador es ir a la raíz del problema: la guerra. Y, ya puestos, exijamos que nuestros gobernantes acaben con las políticas militaristas, comerciales, energéticas y económicas que obligan a miles de personas a huir de sus casas, buscando una vida que merezca la pena ser vivida y a la que, por otra parte, todos deberíamos tener derecho.

Eduardo García Langarica es Presidente de la Federación de Asociaciones de medicusmundi España (FAMME)

Lucha contra la malnutrición en Burkina Faso y Mauritania.

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Ayuda humanitaria, Cooperación Internacional, Medicus Mundi FAMME, Recursos humanos en salud | Fecha de publicación: 23-03-2015

 Los nuevos proyectos de Acción Humanitaria contra la malnutrición infantil, en Burkina Faso y Mauritania, atenderán a cerca de 6.000 niños y niñas con malnutrición aguda grave.

mauritania malnutricion 2014 con texto

Este año hemos iniciado tres nuevos proyectos de Acción Humanitaria contra la malnutrición infantil. Dos en Mauritania, uno de ellos en colaboración con UNICEF, y un tercero en Burkina Faso. Con estos proyectos se prevé atender a 6.000 niños y niñas con malnutrición aguda grave (MAS), mejorar la formación del personal que los detecta y atiende y, en Mauritania, reforzar los centros sanitarios, con financiación de la Comunidad Europea (ECHO) y de UNICEF.

En estos países, los pacientes deben hacerse cargo de todos los gastos necesarios para su tratamiento. Además, la estancia de un miembro de la familia en un centro sanitario precisa de un acompañante que se ocupe de asistirle en sus necesidades básicas (alimento, vestido, limpieza…), aún más cuando se trata de un niño pequeño. El desembolso económico que implica desplazar a un niño o niña con malnutrición aguda grave complicada, más un acompañante, habitualmente la madre, al centro sanitario, así como hacerse cargo del gasto que supone la estancia de ambos y el tratamiento del menor, es un obstáculo importante para las familias que carecen de medios económicos, en ocasiones, incluso para su propio mantenimiento básico. Para sortear este escollo, el proyecto se hace cargo de todos los gastos, tanto del desplazamiento y tratamiento del niño como del desplazamiento y mantenimiento de la madre durante su estancia en el centro.

Los gastos originados por la estancia de un niño o niña con malnutrición aguda severa, junto con su madre, en un centro sanitario para su tratamiento, son cubiertos por el proyecto, eliminando así el grave obstáculo que esto supone para el tratamiento del menor.

Otro de los apartados importantes de estos proyectos es el refuerzo de los sistemas sanitarios locales, mediante la formación del personal sanitario, en la detección precoz, tratamiento y seguimiento de la malnutrición infantil, En Mauritania, la lejanía de los CREN (Centro de Recuperación y Educación Nutricional) existentes y la escasez de recursos humanos capacitados, hace que la detección y tratamiento de niños malnutridos se haga de forma irregular. Por ello, desde medicusmundi, el refuerzo del sistema de salud local se complementa, por un lado, con las actividades del proyecto de salud materno– infantil, financiado por la AECID, y por otro, con un proyecto financiado por UNICEF, que permitirá la construcción de dos nuevos CRENs próximos a la población diana, realizándose la formación de su personal y la coordinación con el resto de actores sanitarios que trabajan en este tema.

La formación del personal sanitario en la detección rutinaria de la malnutrición infantil es clave para su tratamiento precoz

Un tercer apartado se ocupa de mejorar la limpieza e higiene así como la eliminación de desechos, tanto en los centros sanitarios como en los hogares de las familias, aspecto especialmente preocupante en Mauritania donde muchos hogares, e incluso estructuras sanitarias, carecen de acceso próximo a fuentes de agua limpia y de letrinas, por lo que en este país se incluirá la instalación de dispositivos para el lavado de manos así como la rehabilitación/construcción de letrinas en los centros sanitarios. La sensibilización y formación de la población local y de los agentes de salud en cuestiones de limpieza e higiene es un aspecto clave, además, en la prevención de la transmisión del Ébola y otras enfermedades infecciosas.

Puedes ver aquí el boletín completo en PDF: Boletin marzo 2015

El virus de Ébola: otra herida más en la salud de África

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Atención primaria y participación, Cooperación Internacional, Derechos humanos, Medicus Mundi FAMME, Medicus Mundi Internacional, Recursos humanos en salud | Fecha de publicación: 11-08-2014

Este verano estamos mirando de reojo a África Occidental con motivo de la aparición de una epidemia, otra más, debida al Ébola. Y miramos, porque este virus preocupa por varios motivos: primero, y fundamental, porque es una enfermedad con una alta mortalidad, el 60% de los enfermos mueren, y, segundo, porque no tiene cura conocida. Si a esto le sumamos que tiene una alta capacidad de contagio entre las personas y que ha aparecido en una zona de África donde antes no se había dado, la cosa se complica.

La comunidad internacional ha respondido rápidamente y está haciendo frente a esta enfermedad infecciosa junto a los frágiles sistemas locales de salud, intentando atajar su expansión. Pero desde marzo hasta la fecha alrededor de 1.000 personas han muerto, y da la sensación de que su control tardará al menos unos meses más. La OMS acaba de declarar una emergencia de salud pública internacional por esta enfermedad, y es urgente que se disponga nueva plaga que asole África.

Bien, hasta aquí lo normal cuando se trata de una epidemia que se desata en un país “pobre”, lo diferente en esta ocasión ha sido que, sorprendentemente, en los países “ricos”, también llamados países del Norte, se ha generado una gran alarma social, quizás porque en esta ocasión nos hemos dado cuenta de que la enfermedad puede “viajar” a otros países y regiones y sobre todo por el miedo a la posibilidad de que nos afecte.Y es que las enfermedades nos recuerdan constantemente que no tienen fronteras, y más en un mundo tan globalizado como el nuestro. Pero aunque podemos denominar a la de 2014 como la peor epidemia debida al virus Ébola hasta el momento, no la podemos comparar con las cifras de muertos de otras enfermedades como la malaria, que mata a más de medio millón de personas al año, la mayoría niños y niñas, pero que no copan las portadas de los medios de comunicación de nuestros países, seguramente por no ser una amenaza presente para nuestra salud.
Cuando acabe esta epidemia, deberemos reflexionar sobre la importancia que le damos a la salud mundial, entendida como un todo. Hemos de recordar que desde que se descubrió este virus en 1976 ha habido unas 24 epidemias de Ébola, y, sin embargo, parece que no hemos puesto el suficiente interés para luchar contra ésta u otras enfermedades hemorrágicas. Pero tampoco sería la solución plantear una lucha enfermedad por enfermedad si no tenemos sistemas locales de salud lo suficientemente eficaces que sustenten a estos programas, sería imposible que tuviéramos éxito.

Ahora es el Ébola, pero ¿y mañana? África tienelos peores indicadores de salud del mundo. Su salud es una herida abierta, muy grande, enorme, una herida por dónde se desangra, y no podemos curarla poniendo tiritas -una tirita para cada enfermedad- cada vez que consideremos que empeora la herida, o que esa “infección” puede trasladarse a otros continentes. Eso no es eficaz, no es eficiente, y genera un gran desgaste a todos los implicados.

La solución es a medio y largo plazo: todos los países deberían tener un sistema de salud fuerte, con adecuados sistemas de vigilancia epidemiológica que puedan responder rápidamente ante cualquier eventualidad sanitaria. Sin embargo, sigue habiendo demasiados sistemas sanitarios frágiles en el mundo, con muy pocos recursos humanos, materiales y económicos en cantidad y calidad suficiente para poder hacer frente a las necesidades de salud de su población.
No obstante, si queremos que estos sistemas sean efectivos, no solamente debemos ponerlos cerca de la población sino que ésta debe usarlo. Y para ello las comunidades locales deben de participar en la definición de las prioridades de salud. Parece que en esta epidemia ha habido por parte de ciertas comunidades un rechazo a ser tratados, creyendo que en vez de curar, la ayuda pretendía propagar la enfermedad. Y este rechazo a la ayuda sanitaria no es la primera vez que pasa. Pero en mitad de una epidemia es prácticamente imposible poder integrar los patrones sociales y culturales en las estrategias de lucha contra la enfermedad, porque estas acciones requieren tiempo. Y por lo tanto es una labor que los sistemas de salud deben hacer a medio y largo plazo: ganarse la confianza de esa población.

Necesitamos acabar no solo con la epidemia, sino que sobre todo necesitamos prevenir nuevas amenazas a la salud mundial. Y solamente se conseguirá si trabajamos la salud como un bien global en todo el mundo, anteponiendo los intereses de salud a otros como puedan ser los económicos o políticos, y apostando, en estos momentos en los que se está poniendo en duda su necesidad, por una cooperación sanitaria eficaz, eficiente y con impacto a largo plazo a través de los refuerzos de los sistemas de salud. La herida en la salud africana debe cerrarse, y está en nuestras manos. En las de todos.

Carlos Mediano

Área de estudios e investigación. Medicusmundi España.

Vicepresidente de Medicusmundi Internacional