Con vistas al Sur, el blog de Medicus Mundi Andalucía Rss
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter

La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria. Informe 2016

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Objetivos de desarrollo sostenible, Objetivos del Milenio relacionados con la salud, Publicaciones e informes | Fecha de publicación: 12-01-2017

España es la economía número 14 del mundo por volumen de PIB y sin embargo, se sitúa entre los países que menos contribuyen a la ayuda al desarrollo.

En un contexto de grandes catástrofes naturales y de urgente necesidad de atención a las personas refugiadas, la aportación española para emergencias cae cerca del 20%.

Frente al recorte estatal, las autonomías y ayuntamientos aumentan sus aportaciones, con Andalucía a la cabeza. La Comunidad de Madrid reduce su presupuesto a la mitad.

portada informe salud2016El informe “La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria 2016”, elaborado por las ONGD Médicos del Mundo y medicusmundi, corrobora que España ha optado por dar la espalda a la ayuda al desarrollo, incumpliendo sistemáticamente los compromisos adquiridos públicamente en foros internacionales. El Gobierno sólo ha dedicado el 0’12% de la Renta Nacional Bruta a apoyar a los países más empobrecidos y ha recortado la ayuda humanitaria –la que se destina a atender a víctimas de catástrofes o conflictos- un 16´6%, lo que nos convierte en el país menos solidario de los que componen la OCDE, sólo por detrás de Eslovaquia y Polonia. La mejora de los datos macroeconómicos de la economía española debería revertir radicalmente esta tendencia y sin embargo, eso no está ocurriendo, con la consiguiente pérdida de peso de nuestro país en la comunidad internacional, dado el importante peso de la ayuda al desarrollo tanto en las relaciones bilaterales entre países como en las multilaterales.

Respecto a la comunidad andaluza, en 2015 la Junta de Andalucía aumentó su gasto en AOD (Ayuda Oficial al Desarrollo), alcanzando cerca de 42 millones de euros, cerca de las cifras de 2013, colocándose en el primer lugar de las comunidades autónomas. Sin embargo, el apartado dedicado al sector salud ha disminuido tanto en cifras absolutas ―429.000 euros menos―, situándose por detrás de Cataluña, como en porcentaje del total de la AOD ―del 14% al 9,3%―, donde Andalucía se encuentra en décimo lugar.

Estos datos nos muestran que la AOD sanitaria ha perdido peso en la cooperación de la Junta de Andalucía, algo que en momentos de crisis y con un descenso tan brusco de la ayuda no tendría que ocurrir pues las necesidades sociales básicas deberían ser prioritarias.

¿Dónde va la ayuda andaluza?

En el gráfico podemos ver la distribución por regiones de la AOD andaluza, predominando Oriente medio seguido de lejos por el África subsahariana. En cuanto a la ayuda humanitaria, se ha producido un fuerte descenso pasando del 45% al 25%, a pesar del aumento de las necesidades humanitarias mundiales y del agravamiento sin precedentes de la vulnerabilidad de las comunidades, especialmente en África y Oriente medio.

 Leer más

Nota de prensa (Andalucía)

Informe salud 2016 resumen

informe salud 2016 completo

medicusmundi

 

Retos para reducir la mortalidad materno-infantil en Burkina Faso (2)

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Género, Objetivos del Milenio relacionados con la salud, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Sistemas de salud | Fecha de publicación: 29-11-2015

2. Talleres de trabajo e integralidad

Por Carlos A. Guimaraes

Al inicio de la actividad los participantes detectaron con precisión sus problemas y expresaron claramente sus necesidades. Sin embargo, fue sólo durante el taller que las distintas contrapartes empezaron a vislumbrar soluciones globales y compartidas para reducir la mortalidad materno-infantil durante la gestación, parto y post-parto y comenzaron a tejer vínculos de complementariedad entre si.

Dado que el programa fue identificado entre 2011 y 2012, pero empezó a implementarse en 2015, el primer paso fue promover un taller de reidentificación y reformulación con la presencia de los representantes de las contrapartes: Dirección Regional de Salud de la Región del Este, Escuela Nacional de Salud Pública de Fada N’Gourma, FNUAP. En base a los datos oficiales, se constató que las dos principales causas de muerte de las mujeres durante el parto son las hemorragias y las infecciones hospitalarias (alrededor de 75%), Así que decidimos invitar a los directores del CHR (hospital regional de referencia en caso de urgencias) y del Centro de Transfusión Sanguínea de la zona. Nos sorprendió al inicio de la actividad la precisión con la que los participantes detectaban los problemas que tenían y expresaban claramente sus propias necesidades. Sin embargo, fue sólo durante el taller que las distintas contrapartes empezaron a vislumbrar soluciones globales y compartidas para reducir la mortalidad materno-infantil durante la gestación, parto y post-parto; y comenzaron a tejer vínculos de complementariedad entre si. En definitiva, la simple adopción de una metodología de identificación participativa y compartida de las necesidades y retos abrió una vía ancha para dotar de coherencia e integralidad un programa rico en oportunidades pero falto de puntos de contacto entre las diversas acciones previstas.

Los resultados más inmediatos de aquel taller fueron la implicación del CHR y del Centro de Transfusión Sanguínea en el programa (anteriormente no estaban contemplados) y la creación de un comité de pilotage en el que participan los representantes de todas las contrapartes, y que será el responsable de hacer un seguimiento sectorial y general de los indicadores relativos a la SSR y a la reducción de la mortalidad materno-infantil.

No obstante, yo destacaría resultados, mucho más sutiles quizás, que se percibieron en el calor de los debates y después del taller. El primero y más importante: cada contraparte —a su tiempo y medida― fue capaz de superar las visiones parciales y los intereses particulares para conectar sus necesidades con las de los demás. Eso permitió, entre otras cosas, explotar el potencial de colaboración entre ellas en terreno, ingeniar soluciones basadas en sinergias.

Ejemplos prácticos: una vez formados en SSR, los agentes de salud redactarían un plan de acción para mejorar la atención a las mujeres en los CSPS (centro de salud); posteriormente recibirían la visita de un supervisor que, en terreno, analizaría los procedimientos y el cumplimiento del plan de acción. Ejemplo practicoEl supervisor -—una matrona experimentada― acompañaría a los agentes de salud en casos prácticos durante 48 horas (actualmente las supervisiones son “simbólicas” y un supervisor no pasa más que 2 o 3 horas en los CSPS, básicamente haciendo inventario de materiales y equipos). Al abordarse el tema, el director de la Escuela Nacional de Salud Pública (ENSP) comentó que, por falta de recursos, los estudiantes del curso de matrona no podían validar las siete competencias básicas para el ejercicio profesional previstas en el programa de estudios; como resultado, se incorporarían al mercado de trabajo sin haber presenciado o participado en un trabajo de parto real. De ahí nació su sugerencia de aprovechar la supervisión de los agentes de salud para que un grupo de estudiantes de último año acompañase al supervisor y pudiese hacer in situ la validación de las competencias. Se había creado la sinergia entre la Dirección Regional de Salud, los Distritos Sanitarios, los CSPS y la ENSP con una sola acción.

foto niña con bebeLo mismo ocurrió con la implicación del CHR y del Centro de Transfusión Sanguínea en el proceso de reducción de la mortalidad materna en el parto y post-parto. Visto que —como he comentado―  las hemorragias e infecciones hospitalarias son las dos primeras causas de muerte de las parturientas en la región, los representantes del Centro de Transfusión recalcaron que nunca hubo una formación de los agentes que trabajan en los quirófanos de los hospitales distritales y regional sobre conservación de la sangre y procedimientos de transfusión. De ahí que, aunque esté disponible, la sangre suministrada a una mujer en caso de hemorragia, en vez de salvarla, podía acelerar su muerte por septicemia. En tanto, durante el taller pudimos entender todos porque las infecciones son la segunda causa de muerte materna en los hospitales y centros de atención primaria: en la cadena jerárquica del servicio de salud burkinés, les toca a los del escalón más bajo, a los “garçons” y a las “filles de salle” (una especie de limpiadores o higienistas), hacer la asepsia, pero estos desconocen por completo las fuentes de infección y el impacto que su trabajo puede tener en la reducción de la mortalidad. Surge la idea de —por primera vez en Burkina Faso— ofrecerles una formación específica sobre el tema y promover su papel como elementos clave para lograr los objetivos generales del programa.

  • Los agentes que trabajan en los quirófanos no han recibido formación sobre conservación de la sangre ni sobre procedimientos de transfusión
  • Los encargados de la asepsia desconocen las fuentes de         infección y el impacto que su trabajo puede tener en la reducción de la mortalidad.          
  • En el taller surge la idea  —por primera vez en Burkina Faso— de ofrecerles una formación específica sobre el tema y promover su papel como elementos clave para lograr los objetivos generales del programa.

Con tres o cuatro ideas generadas en el taller se ha logrado tocar temas fundamentales para la reducción de la mortalidad materno-infantil desde un enfoque integral:

  1. Cerrar el ciclo entre formación teórica y supervisión formativa práctica;
  2. abordar con iniciativas nada costosas las dos causas principales de deceso en las maternidades; y
  3. garantizar la sinergia entre todos los actores implicados en las cuestiones de salud pública en la región Este.

Habrá que esperar al próximo año, cuando las formaciones y las supervisiones hayan concluido, para que el comité de pilotage conozca los resultados de este esfuerzo conjunto de acción. Pero confiamos en que, y parece evidente, una buena metodología para encauzar el proceso dé mejores resultados que miles de euros gastados sin un enfoque integral.

Carlos A. Guimaraes es coordinador del programa de Reducción de la Mortalidad Materno-Infantil y Promoción de la Salud Sexual y Reproductiva en la Región del Este de Burkina Faso.
Puedes ver completo el Boletin diciembre 2015 en pdf

40 aniversario MMA-03

Retos para reducir la mortalidad materno-infantil en Burkina Faso

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Género, Objetivos del Milenio relacionados con la salud, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva | Fecha de publicación: 26-11-2015

  1. Trabajar sobre la integralidad: retos para reducir la mortalidad materno-infantil y garantizar el derecho a la salud sexual y reproductiva en la región del este de Burkina Faso

Por Carlos A. Guimaraes

IMG_0367 recort

Medicus Mundi Andalucía trabaja desde 1989 en Burkina Faso, sobre todo en acciones dirigidas a reducir la mortalidad materno-infantil y promover los derechos a la salud sexual y reproductiva (SSR). Resulta muchas veces desalentador constatar que, África en general, y Burkina Faso en particular, sigue a la cabeza en las tablas de indicadores de mortalidad materno-infantil, lo que suele ser usado como argumento por los detractores de la cooperación internacional para justificar el recorte de fondos públicos destinados a la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD). “A pesar de todo el dinero invertido, no hay buenos resultados”, suelen decir ellos.

guimaraes 4aguimaraes4b

A punto de concluir el año 2015, ha llegado el momento de hacer un balance de las metas propuestas y alcanzadas en el marco de los famosos y olvidados Objetivos de Desarrollo del milenio (ODM), y así arrojar luz sobre las fortalezas y deficiencias, avances y retrocesos en materia de SSR. La primera conclusión a que se llega es que Burkina Faso no alcanzará la pretendida cifra de 190 muertes por cada 100.000 mujeres durante el parto y post-parto. A lo sumo, llegaremos a un número cercano a 300/100.000. La buena noticia es que de 1990 a 2015 tanto la mortalidad materna (770/100.000 en 1990) como la infantil (202/1000 nacidos vivos en 1990; 91/1000 en 2014) se habrán reducido a menos de la mitad

El baile de números, sin embargo, oculta la raíz del problema cuando se trata se trata de reducir la mortalidad materno-infantil y promover la SSR en Burkina Faso: la carencia de un enfoque de integral.

El caso de la región del Este, donde MMA trabaja desde finales de 2014 con el programa cofinanciado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), es un vivo retrato de la carencia de un enfoque integral de salud que tenga en cuenta no sólo la parte médica y asistencial, sino otros indicadores como la territorialización y feminización de la pobreza; el deficiente acceso al agua y al saneamiento básico o las limitaciones culturales que sufre la mujer para el pleno ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos, entre muchos otros.

Pero aún si ponemos nuestra atención solamente en la parte médico-asistencial, salta a la vista la necesidad de este enfoque integral. Corregir esta carencia a veces es menos cuestión de dinero y más de metodología. El proceso reciente de reformulación del programa financiado por la AACID, y que se lleva a cabo en la región del Este, puso de manifiesto la extrema conveniencia de conectar nuestros tres ejes de trabajo para que cada uno de ellos complementase con lógica a los demás: la formación de agentes de salud en activo; el refuerzo de las capacidades formativas y materiales de la Escuela Nacional de Salud Pública, que prepara a gran parte de los futuros agentes, y el equipamiento y construcción de infraestructuras. Más allá de ello, la reformulación también puso en evidencia la necesidad de promover el diálogo y la negociación abierta entre las distintas contrapartes beneficiarias de las actividades, en un esfuerzo por encontrar puntos de sinergia, convergencia y complementariedad en la consecución del objetivo final, que no es otro que reducir la mortalidad materno-infantil y promover el derecho a la SSR.

Carlos A. Guimaraes es coordinador del programa de Reducción de la Mortalidad Materno-Infantil y Promoción de la Salud Sexual y Reproductiva en la Región del Este de Burkina Faso.

40 aniversario MMA-03

Objetivos de Desarrollo Sostenible: ¿son la solución?

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Medicus Mundi FAMME, Medicus Mundi Internacional, Objetivos de desarrollo sostenible, Objetivos del Milenio relacionados con la salud | Fecha de publicación: 23-09-2015

Carlos Mediano

Deberíamos de reflexionar sobre porqué cada vez más riqueza está en menos manos. La mitad de la riqueza mundial pertenece al 1% de la población

 Ya queda muy lejos el año 2000, cuando el Secretario General de la ONU convocó a los Jefes de Estado y de Gobierno de los 189 Estados miembros de Naciones Unidas a la conocida como Cumbre del Milenio, donde, por acuerdo unánime, aprobaron la denominada “Declaración del Milenio”. El reto era conseguir en 2015 un mundo con mayor desarrollo sostenible y donde se habría erradicado la pobreza, a través del cumplimiento de ocho Objetivos del Milenio (ODM). Los ODM fueron concebidos bajo un enfoque de necesidades (qué nos falta) y no tanto bajo un enfoque de derechos humanos (qué derechos cualquier persona debe tener cubiertos).

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Las conclusiones que podemos sacar en este último año de los ODM son bastante contradictorias. La Humanidad jamás había avanzado tanto en tan poco tiempo en algunos indicadores, sin embargo, debemos concluir que los ocho ODM no se van a cumplir en su totalidad. Es más, aquellas metas que se van a conseguir, como disminuir a la mitad el número de pobres, se consiguen de forma inequitativa. La gran mayoría de personas que han salido de la pobreza se deben al crecimiento de un solo país, China, mientras que una región muy castigada por la pobreza, como África subsahariana, aumenta su brecha respecto a los países más ricos. Y si hablamos de personas, y no de países, deberíamos de reflexionar sobre porqué cada vez más riqueza está en menos manos. La mitad de la riqueza mundial pertenece al 1% de la población mundial, 65 veces más que la que tiene la mitad de los habitantes del planeta en su conjunto.

De los ocho ODM, tres tienen relación directa con la salud: reducir 2/3 la mortalidad  infantil, reducir en 3/4 la mortalidad materna y  combatir VIH/sida, malaria y tuberculosis. Ha habido grandes avances durante estos 15 años, pero no suficientes para alcanzar los objetivos, sobre todo porque los compromisos financieros no se han cumplido. Hemos disminuido más o menos a la mitad la mortalidad infantil y materna, lejos de lo previsto. Y sabemos que la mayoría de estas muertes son evitables, ya que tenemos el conocimiento, los medios diagnósticos y terapéuticos y las medidas preventivas para evitarlos. En cuanto a la lucha contra enfermedades prevalentes, los avances han sido muy elevados contra malaria y VIH/sida, pero existe el peligro de que retrocedan. Tal  y como fueron diseñados, los ODM favorecen el desarrollo de programas verticales de lucha enfermedad por enfermedad, más que de acciones más integrales, que son más efectivas. De hecho, actualmente hay más de 100 asociaciones público/privadas que trabajan en el ámbito de la salud mundial, muchas veces compitiendo entre sí, en vez de buscar sinergias.

¿Y a partir de ahora? En septiembre de este año Naciones Unidas va a aprobar los próximos objetivos de desarrollo, que se denominarán Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Pretenden centrar el foco en las personas, pero también en la sostenibilidad del planeta, y para ello se proponen 17 objetivos. El peso directo de la salud disminuye, pues solo un objetivo está directamente relacionado con la salud: “asegurar las vidas saludables y promover el bienestar en todas las edades”. La salud pasa de ser un 37,5% de los ODM a ser un 6%, y no podemos saber si esto va a significar una disminución de la atención política y financiera en el sector. Otro gran actor internacional, la Organización Mundial de la Salud, está presentando como objetivo para los próximos años la Cobertura Universal de Salud, y actualmente se está trabajando sobre la forma en que la Cobertura Universal y los ODS pueden coexistir.

Si de verdad queremos cambiarle la cara a la inequidad del mundo en salud no podemos ponerle solo una capa de maquillaje…

… la salud de las personas debe prevalecer sobre otros intereses, porque la salud no es un capricho, es un derecho

Pero antes de empezar ya comienzan a generarse algunas dudas sobre los ODS, y especialmente en el sector de la salud. La voluntad política para aprobarlos se presupone, pero si no ha habido financiación para los ODM, ¿va a haberla para los ODS, cuando van a ser más caros? Las estimaciones de la financiación de la agenda post 2015 hablan de que se debería incrementar la financiación actual en más de 113.000 millones de dólares/año para cubrir las acciones solamente en agua, salud y nutrición, pero no se contempla voluntad política para este incremento. Lo más preocupante no es “cuánto” sino “cómo”. No nos ponemos de acuerdo sobre qué procesos son los mejores para conseguir resultados. Cada país puede elegir el camino que considere conveniente para conseguir los logros propuestos, sin atender al criterio sobre qué modelo es más eficiente, efectivo, sostenible y tiene más impacto. Y el hecho de que cada vez haya más actores involucrados en la salud (asociaciones público-privadas, organizaciones comerciales, organizaciones filantrópicas, gobiernos,…) no ayuda en la tarea de definir el camino a seguir. Finalizar las epidemias se puede hacer de muchas formas, algunas más sostenibles que otras. La Cobertura Universal se puede alcanzar apostando más por una sanidad pública, por sanidad privada, o por una mixta; priorizando la Atención Primaria de Salud o la atención especializada; financiando a través de impuestos generales o de rentas de trabajo. No hay una varita mágica ni soluciones únicas, pero  sería aconsejable establecer orientaciones respecto qué  modelo de sistema de salud es más conveniente para alcanzar los ODS.

Si de verdad queremos cambiarle la cara a la inequidad del mundo en salud no podemos solamente ponerle una capa de maquillaje. Hay que hacer una cirugía profunda que permita unos cambios reales y permanentes: redefinir y reforzar el papel que juegan los sistemas públicos de salud, garantes de la salud de la población; establecer la Atención Primaria de Salud como estrategia prioritaria en el sector de la salud; tener presentes los determinantes de salud y, por último, introducir la valoración sobre “las consecuencias en la salud de todas las políticas”, tanto nacionales como mundiales. Pero sobre todo, que la salud de las personas prevalezca sobre otros intereses, porque la salud no es un capricho, es un derecho.

Carlos Mediano es Vicepresidente de medicusmundi Internacional y responsable del Área de estudios e investigación de medicusmundi España

Este artículo forma parte del Boletín extraordinario 40 aniversario

40 aniversario MMA-03

Entornos saludables y atención primaria en salud. Frontera norte de Ecuador (Borbón)

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Atención primaria y participación, Cooperación Internacional, Enfermedades infecciosas, Género, Objetivos del Milenio relacionados con la salud, Salud sexual y reproductiva | Fecha de publicación: 30-03-2015

 

01 ecuador agua recortada

Apenas hay carreteras. El transporte se hace por el río, lleva mucho tiempo —entre dos horas y dos días desde la cabecera parroquial en invierno, cuando hay agua suficiente— y es caro. El Área de Salud Borbón tiene cerca de 27.000 habitantes, muy dispersos, la mayor parte negros descendientes de ex esclavos o trabajadores de las plantaciones cafetaleras y las minas de oro del sur de Colombia; indios chachis, que habitan en las zonas de más difícil acceso del río Cayapas, y población inmigrante.

Estas comunidades han permanecido largo tiempo al margen del sistema nacional de salud público. Sus problemas de salud son, en su mayoría, evitables y muchos de ellos relacionados con el agua.

Estas comunidades, por su aislamiento geográfico o por recortes presupuestarios, han permanecido al margen de las actuaciones del Ministerio de Salud Público (MSP). Carecen de servicios de agua y de saneamiento básico ―los desechos sólidos son depositados directamente en las márgenes de los ríos, cuya contaminación se ha incrementado con la actividad minera ilegal a gran escala―  y las unidades de salud del MSP no disponen de personal capacitado ni espacios para atender a la población, estando también faltos de equipos, insumos y medicamentos.

Los problemas de salud de la zona, son, en su mayoría, evitables. En muchos casos están relacionados con la contaminación del agua ―que se acarrea del rio para los usos domésticos, incluido beber y cocinar― y/o se asocian a necesidades básicas insatisfechas: paludismo, enfermedades diarreicas, parasitosis, malnutrición, elevada mortalidad materna e infantil. Los esfuerzos realizados en los últimos años han disminuido la incidencia de estas patologías, sin haber mejorado el aspecto socio-económico de estas comunidades, por lo cual, el mínimo descuido por el Sistema de Salud hace que éstas emerjan y reemerjan con igual o mayor intensidad que antes.

La propuesta se basa en una visión integral de la salud donde se prioriza la participación comunitaria, el diálogo permanente y el seguimiento de los problemas de salud de las comunidades, respetando la cultura de los distintos grupos étnicos.

Para ello, nuestra contraparte, el CECOMET, con amplia experiencia en la zona, desarrollará una serie de actividades para fomentar  la promoción de la salud, la prevención de enfermedades y el fortalecimiento de la equidad de género, mediante acciones que permitan a la mujer tener una participación más equitativa y que contribuya a un mejor acceso a la salud propia y de su familia, así como a una vida con menos violencia.

Puedes ver aquí el boletín completo en PDF: Boletin marzo 2015

Salud infantil y de mujeres embarazadas en Kayes, Malí.

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Género, Objetivos del Milenio relacionados con la salud, Recursos humanos en salud, Salud sexual y reproductiva | Fecha de publicación: 30-03-2015

Sin título

Con este proyecto se mejorará el acceso de las mujeres a la atención sanitaria durante el embarazo y el parto así como la prevención, detección y tratamiento de enfermedades de la infancia en la región de Kayes, una zona rural de Malí con elevadísima mortalidad materna e infantil.

 

Malí es uno de los países con el IDH[1] más bajo del mundo. Persisten una mortalidad y morbilidad elevadas, sobre todo maternal e infantil, a lo que se añade la existencia de graves desigualdades internas en el acceso a cuidados de salud que, además, se están acentuando: en Bamako, capital del país, hay una matrona por cada 5.600 habitantes y un enfermero por cada 4.751; esta proporción es de 1/96.882 y 1/12.767, respectivamente, en la región de Kayes. Como consecuencia, la mortalidad materno-infantil varía enormemente entre esta región, básicamente rural, y la capital.

madere con bebe rec

En la región de Kayes hay 47.000 mujeres y solo una matrona

 

Son frecuentes las sequías periódicas que comprometen la seguridad alimentaria de gran parte de la población, sobre todo de la rural, más afectada por la pobreza. Estas crisis agravan la situación de malnutrición, sobre todo infantil y de mujeres embarazadas. Este problema, endémico en la zona, empeora en circunstancias extremas, sin que el sistema sanitario nacional se encuentre preparado para afrontarlas.

Las enfermedades infecciosas y parasitarias, las carencias nutricionales en la infancia y en las mujeres embarazadas, la falta de higiene y de educación sanitaria constituyen los determinantes del bajo nivel de salud de la población. Sobre esta situación inciden además los relacionados con la pobreza, falta de ingresos, de educación, etc., sobre los que a menudo sobrevienen crisis de tipo natural o humano.

Graves carencias nutricionales, pobreza, falta de acceso a educación y a servicios sanitarios, entre otras, causan esta elevada mortalidad 

Con este proyecto se reforzarán los servicios públicos de salud del Distrito Sanitario de Keniebá (región de Kayes, Malí) en su nivel primario, mejorando el acceso de las mujeres a la atención sanitaria durante el embarazo y el parto y la prevención, detección y tratamiento de enfermedades de la infancia, incluida la malnutrición infantil.

[1] IDH: Índice de desarrollo humano. Según el informe de 2014, Malí se encuentra en el puesto 176 de 187 países

Puedes ver aquí el boletín completo en PDF: Boletin marzo 2015

Mauritania: salud materna y forfait obstétrico

1 comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Objetivos del Milenio relacionados con la salud, Salud sexual y reproductiva | Fecha de publicación: 16-06-2014

Mauritania es un país del Sahel con, aproximadamente, tres millones de habitantes repartidos en un territorio de algo más de un millón de km², con una costa atlántica de 754 km. La mayor parte del territorio es desértica por lo que los habitantes se concentran, sobre todo, en las poblaciones costeras.

En el año 2011, con financiación de la AECID, se inició un proyecto para mejorar la salud materna e infantil en  Brakna y, poteriormente, con financiación de la AACID, y con el mismo objetivo, otro proyecto similar en Gorgol, provincias ambas situadas al sur en la frontera con Senegal. La situación de la salud materna e infantil en Mauritania es muy preocupante: la tasa de mortalidad materna es de las más altas de África del oeste, con 550 muertes por cada 100.000 nacidos vivos (en España es de 6/100.000). Esto es debido a las limitaciones e inoperancia del sistema de salud -que carece de medios (medicamentos, tecnología básica), infraestructuras y personal estando este último, además, insuficiente formado- por un lado, y a las dificultades de acceso al mismo por parte de la población tanto por la distancia geográfica a los centros sanitarios como por las dificultades financieras, ya que, en Mauritania, como en África en general, predomina un sistema en el que el paciente debe pagar por las consultas médicas así como por las exploraciones y tratamientos que precise.

El forfait obstétrico es una especie de mutua para embarazadas en la cual las mujeres que deseen adherirse abonan una cantidad fija que cubrirá todas aquellas atenciones que precise durante el embarazo, incluidas las posibles complicaciones.

Aunque el forfait obstétrico no se puede aplicar en todas las poblaciones por la falta, sobre todo, de personal sanitario adecuadamente formado así como de medios (no se renuevan los stocks de medicamentos, por ejemplo) e incluso de infraestructuras sanitarias con la dotación necesaria para atender a las mujeres, su aplicación paulatina está permitiendo observar ciertas mejoras:

  • Su aplicación permite mantener el stock adecuado de medicamentos.
  • Al no tener que pagar por cada  medicamento ni por las visitas médicas y/o tratamientos especiales, se evitan también las pequeñas corruptelas. En caso de precisar un medicamento no cubierto por el forfait hay que explicar muy bien a la mujer el motivo.
  • La existencia del forfait en las zonas rurales permite que el personal sanitario que trabaja en estas zonas tenga seguridad de recibir sus salarios, disminuyendo el riesgo de emigración a otras zonas -sobre todo a la capital- o países así como el cobro de cantidades excesivas a las mujeres por atenderlas.
  • Por una cantidad asequible para la mayoría, las mujeres están adecuadamente atendidas durante su embarazo y parto, incluso en el caso de que precisaran algún tratamiento especial como, por ejemplo, una cesárea.
  • Y, sobre todo, en las zonas en las que se ha ido aplicando, aumenta el número de partos asistidos por personal especializado y disminuye la mortalidad materna.

sensibilización forfait

Al inicio del proyecto, en 2011, en Brakna podían ofertar el forfait dos centros de salud y el hospital regional; actualmente, 32 centros de salud están capacitados para ofertarlo, lo cual permite llegar  al 45% de la población de la región.

 Sabemos que la aplicación del forfait obstétrico no es la solución al grave problema de mortalidad materno infantil en Mauritania, y su instauración debe ser algo temporal, no siendo un óbice para que el Ministerio de Salud mauritano trabaje para que todas las mujeres puedan disponer, en un futuro lo más próximo posible y de manera totalmente gratuita y accesible, de asistencia especializada durante sus embarazos y partos.

 Delegación en Mauritania: medicusmundi.mauritanie.nkt@gmail.com

http://www.derechosaludreproductiva.org/

Si quieres ver el boletín completo en PDF, pincha aquí: Boletín junio 2014

El nuevo proyecto de ley del aborto supone un retroceso de derechos, un aumento de la desigualdad y un atentado a la salud de las mujeres

1 comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Género, Objetivos del Milenio relacionados con la salud, Salud sexual y reproductiva | Fecha de publicación: 20-12-2013

Hoy se votará en el Consejo de Ministros, y seguramente será aprobada, un anteproyecto de ley que, de nuevo, penalizará el aborto decidido libremente por las mujeres. El señor Gallardón afirma que la ley no penalizará a las mujeres que decidan abortar, sino “solo” a los profesionales que les practiquen el aborto.

Para que nos entendamos, el señor Gallardón propone una ley que supone un retroceso en los derechos de las mujeresincrementa las desigualdades entre ellas, al permitir el aborto de las más pudientes, que pueden pagarse un viaje al extranjero para que se les practique un aborto legal,  mientras que pone trabas al aborto de las mujeres con dificultades económicas, a las cuales, además, expondrá a una mayor pobreza –si deciden pagarse un aborto legal en el extranjero o uno ilegal, pero sanitariamente seguro, en España- y/o a problemas de salud, que pueden ser graves y causar incluso a la muerte, si optan por practicar un aborto en condiciones no seguras.

Según un reciente estudio de la OMS, publicado en The Lancet[1], las leyes restrictivas sobre el aborto no disminuyen el número de abortos inducidos, pero si incrementan el número de abortos que se practican en condiciones no seguras. Por tanto, la OMS recomienda a todos los gobiernos que tomen medidas para reducir el número de embarazos no deseados y los abortos inseguros, incluyendo inversiones en planificación familiar y en la práctica de abortos en condiciones seguras.

 



 The Lancet, 2012, Volume 379, Issue 9816, Pages 625 – 632, doi:10.1016/S0140-6736(11)61786-8

 

Medicus Mundi recibe el Premio Meridiana 2013 por su trabajo contra la mutilación genital femenina

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Educación para el Desarrollo, Género, Objetivos del Milenio relacionados con la salud | Fecha de publicación: 06-03-2013

El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha destacado el trabajo por la justicia y la igualdad social de una red internacional presente en más de 90 países, que ha desarrollado una importante labor formativa con su campaña sobre la mutilación genital femenina. La entrega de los galardones tendrá lugar el próximo día 11 de marzo.

Los Premios Meridiana, que concede la Consejería de la Presidencia e Igualdad, a través de su Instituto Andaluz de la Mujer, tienen como finalidad otorgar reconocimiento público a la labor desarrollada por personas, colectivos, entidades e instituciones que hayan contribuido y destacado en la defensa de la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres. La entrega de premios, presidida por el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, tendrá lugar en el Teatro Central de Sevilla el próximo 11 de marzo, para conmemorar el Día Internacional de las Mujeres.

Según informa el IAM, en la edición de 2013, el jurado ha decidido entregar nueve galardones, distribuidos entre las seis modalidades de premio habituales y un reconocimiento especial a la periodista Soledad Gallego Díaz, ex directora adjunta de El País y actual colaboradora del programa Hoy por Hoy de la Cadena Ser, por su permanente compromiso periodístico con los valores igualitarios.

En la modalidad de ‘Iniciativas en los medios de comunicación o publicitarios’, el IAM ha concedido el premio a la Asamblea de Mujeres Periodistas de Sevilla y provincia, en reconocimiento a su trabajo en defensa de los derechos de las mujeres y de la igualdad, con acciones destacadas como la elaboración de un Censo de Expertas o base de datos de mujeres profesionales, para su uso como fuente de información periodística.

En el apartado de ‘Iniciativas contra la exclusión social o de cooperación al desarrollo’ se ha concedido el galardón a Medicus Mundi, una red internacional presente en más de 90 países que trabaja por la justicia y la igualdad social, y que ha desarrollado una importante labor formativa con su campaña sobre la mutilación genital femenina.

Para ‘Iniciativas empresariales o tecnológicas’ se ha seleccionado a María Oliva Corrales, nueva patrona mayor de la Cofradía de Pescadores de Algeciras, cargo al que ha llegado con gran esfuerzo, dentro de un sector económico especialmente masculinizado.

En la modalidad de ‘Iniciativas de producción artística, cultural o deportiva’ se han otorgado dos premios: uno para la artista Nocem Collado Cañas, fotógrafa y realizadora de televisión, que ha plasmado en sus documentales la realidad de las mujeres en los países en vías de desarrollo; y otro para la deportista Carmen Herrera Gómez, primera yudoca española que consigue tres oros consecutivos en tres Juegos Paralímpicos.

La quinta modalidad, ‘Iniciativas contra la violencia de género’, ha recaído en Gracia Rodríguez Velasco, fiscal de la Audiencia Provincial de Jaén desde 1987 y actual responsable de la Sección contra la Violencia sobre la Mujer.

Por último, en la categoría de ‘Iniciativas que promueven el desarrollo de valores en defensa de la igualdad entre las personas o empresas jóvenes’, se han otorgado dos premios: uno para Juana María Gil Ruiz, profesora de Filosofía del Derecho de la Universidad de Granada e investigadora de las políticas de igualdad; y otro para Trinidad Núñez, profesora de las facultades de Psicología y Comunicación de la Universidad de Sevilla, dedicada en su carrera docente a la defensa de la igualdad de género.

Informe de salud 2012

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, General, Medicus Mundi FAMME, Objetivos del Milenio relacionados con la salud | Fecha de publicación: 19-12-2012

Medicus Mundi, Médicos del Mundo y Prosalus hemos presentado una nueva edición del Informe “La Salud en la Cooperación al Desarrollo y la Acción Humanitaria“.

El informe analiza cómo la crisis está afectando a la ayuda internacional y por tanto a la vida de muchas personas, poniéndose en riesgo muchos de los avances conseguidos en salud en los últimos años y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El año pasado conmemorábamos la décima edición del Informe de salud. En aquel momento ya se observaba una disminución de los fondos destinados a cooperación y, aunque sospechábamos que el descenso iba a continuar, nadie imaginaba en qué cuantía.

La crisis está afectando de forma muy especial a la cooperación internacional, especialmente a la sanitaria, con recortes que ponen en peligro los muchos logros alcanzados. Además, aunque la salud mundial ha mejorado sensiblemente en las últimas décadas, la brecha entre la salud de las personas más vulnerables y las más enriquecidas no solo se mantiene, sino que incluso aumenta en ocasiones. La mortalidad infantil y materna por causas evitables continúa siendo escandalosamente elevada. Millones de personas carecen de acceso a agua de buena calidad y 2.600 millones a saneamientos.

La interrupción o disminución de las políticas de solidaridad internacional tendrá un doble efecto pernicioso: millones de personas quedarán desasistidas por un lado y, por otro, se perderán los esfuerzos de todos estos últimos años para construir sistemas básicos de salud y educación y hacer efectivos los derechos humanos básicos.

En esta edición el informe incluye, en la página 63,  un cuadernillo sobre el nuevo modelo sanitario que se está introduciendo en España, con el que está llegando la exclusión.

Descarga el informe completo en: http://www.medicusmundi.es/