Con vistas al Sur, el blog de Medicus Mundi Andalucía Rss
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter

La pobreza, uno de los factores que más deterioran la salud

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en General, Objetivos de desarrollo sostenible, Organizaciones internacionales | Fecha de publicación: 26-03-2017

Una investigación publicada en la revista The Lancet, que analiza datos de 48 estudios del Reino Unido, Italia, Estados Unidos, Australia, Portugal, Suiza y Francia, que incluyen datos de más de 1,7 millones de personas adultas en total, destaca que la pobreza es un factor tan o más relevante para tener mala salud como pueden serlo la poca actividad física, la hipertensión o el tabaquismo.  

La pobreza es uno de los factores que mejor predicen la morbilidad y mortalidad precoz en el mundo

Según el estudio, la situación de pobreza es uno de los factores que mejor predicen la morbilidad y la mortalidad prematura en el mundo. Sin embargo, las estrategias globales de salud como el Plan de Salud 25×25 o el programa de seguimiento de la Carga Global de Enfermedades, excluyen de sus agendas la situación de bajo estatus socioeconómico como un factor determinante de salud. El Plan 25×25, por ejemplo, se centra en siete factores de riesgo principales, incluyendo la poca actividad física, el tabaquismo y la hipertensión arterial,  y establece 25 indicadores para reducir un 25% la mortalidad precoz debida a enfermedades no comunicables (cardiovasculares, respiratorias crónicas, cáncer, diabetes) para el año 2025 (25×25). Pero la pobreza no está incluida entre estos factores de riesgo. La falta de atención a la interrelación existente entre las circunstancias sociales y la salud es también evidente en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS): aunque en ellos se aborda la salud, la pobreza y la educación, en ningún caso se menciona la interrelación entre estos factores ni se marca como objetivo la reducción de las iniquidades en salud.

Las medidas de prevención global están centradas en los factores de riesgo más próximos, sin tener en cuenta intervenciones como mejora de la educación o creación de entornos sanos en los hogares, escuela y trabajo

Las circunstancias socioeconómicas se pueden modificar con políticas locales, nacionales e internacionales, mediante intervenciones como promoción del desarrollo en la primera infancia, reducción de la pobreza, acceso a educación de calidad, promulgación de leyes de escolarización obligatoria así como creación de entornos sanos en los hogares, la escuela y el trabajo.

En la última década, los factores socioeconómicos se insinuaron en las agencias internacionales y en los informes mundiales, como evidenció el informe de la Comisión de los Determinantes Sociales en Salud de la OMS en 2008, y la Declaración Política de Río sobre los Determinantes Sociales de Salud. Aunque estos informes han aumentado la conciencia sobre la importancia de las desigualdades socioeconómicas en la salud, las estrategias de prevención global parecen aún estar centradas en el tratamiento de los factores de riesgo más cercanos. Estas aproximaciones fallan en el momento de dirigir fuertes soluciones estructurales como inversiones en programas de educación preescolar (permitiendo a los padres trabajar mientras sus hijos son cuidados) y programas de incentivación al trabajo (esto es: sobre el impuesto sobre la renta) que pueden ser muy coste-efectivas para reducir las desigualdades en salud.

Tener bajo nivel socioeconómico “significa ser incapaz de determinar el propio destino, privado de recursos materiales y con oportunidades limitadas, que determinan tanto el estilo de vida como las posibilidades vitales”                                           

 Martín Tobías

Según Martín Tobías, epidemiólogo del Ministerio de Sanidad de Nueva Zelanda, “El mensaje de los autores está claro: la situación socioeconómica merece ser incluida en los factores establecidos en el Plan 25×25. La fuerza de la evidencia del efecto del rango social sobre la mortalidad, como ejemplifica el estudio de Stringhini y sus colegas, es ahora imposible de ignorar”

Según este epidemiólogo, tener bajo nivel socioeconómico “significa ser incapaz de determinar el propio destino, privado de recursos materiales y con oportunidades limitadas, que determinan tanto el estilo de vida como las posibilidades vitales”, agregó Martin Tobias.

“El bajo estatus socioeconómico parece matar a la gente al mismo ritmo que los poderosos factores de riesgo como el consumo de tabaco, la obesidad y la hipertensión”

Silvia Stringhini, Hospital Universitario de Lausana (Suiza) y principal autora del estudio

 

Mas información:
http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(16)32380-7
http://dx.doi.org/10.1016/ S0140-6736(17)30191-5
http://elpais.com/elpais/2017/01/31/ciencia/1485861765_197759.html
http://www.jano.es/noticia-la-pobreza-acorta-vida-mas-27282

El derecho a la salud, especialmente a la salud sexual y reproductiva, de las mujeres privadas de libertad en El Salvador

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Género, Objetivos de desarrollo sostenible, Organizaciones internacionales, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Sistemas de salud, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 08-06-2016

Proyecto financiado por el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo)


ministra y presidenta con textoQué se pretende con el proyecto

 – Mejorar la salud de las mujeres reclusas, especialmente en los aspectos sexual y reproductivo.

 – Concienciarlas de sus derechos sexuales y reproductivos.

 – Mejorar la higiene íntima.

 – Prevenir y tratar las infecciones de transmisión sexual (ITS), incluido el VIH.

 – Detectar precozmente y tratar el cáncer cérvico uterino y del cáncer de mama.

Cómo

 – Mediante la realización de talleres específicos de promoción de la salud sexual y reproductiva con lideresas de los penales, en los cuales se trabajan los siguientes temas:

  •  Derechos humanos, Derechos Sexuales y Reproductivos, incorporando en el proceso a las poblaciones de diversidad sexual, tercera edad y discapacitadas.
  •  Violencia de Género.
  •  Sexo y Sexualidad. Planificación familiar.
  •   ITS – VIH- SIDA.
  •  Cáncer de Seno y Cervicouterino.

– Debido a su situación particular, las reclusas están expuestas a posibles discriminaciones y malos tratos por parte del personal de salud, de los usuarios particulares del sistema o del personal de seguridad encargado de su custodia durante su traslado y estancia en los centros públicos. Por ello, se hará una contraloría [1] de atención a las privadas de libertad en los hospitales nacionales, para contabilizar aquellas actitudes positivas o negativas hacia ellas con el fin corregirlas. Además, anualmente se hará un proceso de contraloría  en el interior de los penales, en el que participan reclusas y autoridades, sobre los servicios de atención de salud recibidos en el interior de los centros.

– Desarrollo de un guion y montaje de obra de teatro con énfasis en Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos en Centros de Detención priorizados: Una experta en artes escénicas celebrará unos talleres con las mujeres en los que se harán ejercicios escénicos para el descubrimiento de sí mismas y de los demás, integración con el grupo, desbloqueo emocional a través del movimiento y el sonido, cómo desinhibirse y modificar conductas estereotipadas, además de representar realidades experimentadas en el interior del Centro Penal y que pueden ser expresadas a través de este mecanismo. Tras los talleres se procederá a la creación del guion de la obra de teatro por las mismas internas. Con esto se pretende el desarrollo de capacidades, así como su desarrollo personal,  que les permitan socializar la información relacionada con la salud sexual y reproductiva desde su realidad de privación de libertad.

– Además de lo anterior, se elaborará una política de atención en salud por parte de la comisión interinstitucional de los actores involucrados.

– Se hará una investigación sobre las condiciones de salud sexual y salud reproductiva de las mujeres privadas de libertad en el interior de los penales, involucrando en éste proceso a aquellas poblaciones que a pesar de su particularidad no se encuentran visibilizadas como son la diversidad sexual, las mujeres de la tercera edad y las discapacitadas.

Con los resultados de la investigación se creará una comisión con representantes de diversos organismos para elaborar una política de atención en salud para las mujeres en privación de libertad.

Con este proceso se espera profundizar en la reinvindicación de los derechos humanos de las mujeres privadas de libertad en todo el territorio, generando un marco legal que les permita contar con atención más humana y proporcione mayor cobertura a sus necesidades de salud.

reunion triunfo_ElSalvador


Puedes ver completo, en formato PDF, el boletín informativo 2016 junio mmandalucía

[1] Contraloría: ejercicio en el que las beneficiarias valoran la calidad de la atención recibida.

Sobre la agresión al hospital de Médicos sin Fronteras

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Medicus Mundi FAMME, Organizaciones internacionales | Fecha de publicación: 06-10-2015

Por Eduardo García Langarica
Todos los que formamos medicusmundi, tras estos injustificables actos, queremos expresar nuestra condolencia y nuestra mayor solidaridad con MSF, así como nuestro reconocimiento por su impagable trabajo entre los más vulnerables, muchas veces en situaciones de gran riesgo, y nuestro apoyo para las medidas que quieran realizar.

La escalada de agresiones a los trabajadores humanitarios en zonas en conflicto, y por todas las partes en conflicto, ha sufrido una nueva vuelta de tuerca con el ataque, por parte del ejército de los Estados Unidos de América, al hospital gestionado por MSF en Afganistán. En este caso, además, el derecho internacional considera un crimen de guerra el ataque a centros sanitarios.

Las explicaciones dadas, en primer lugar por el Gobierno y el ejército norteamericano y posteriormente por el gobierno de Kabul, lejos de aclarar lo sucedido, hacen sospechar que el ataque ha sido premeditado.

Los  norteamericanos, a partir de dos fuentes diferentes, lo consideran un “daño colateral” al tratar de proteger a soldados americanos que estaban siendo atacados desde las proximidades del hospital. La respuesta de MSF a través de redes sociales precisaba que el hospital fue atacado de forma precisa y repetidamente en cada raid aécreo, sin que se hubiera producido ningún ataque previo desde el hospital ni dentro del hospital  #Kunduz— MSF International (@MSF) octubre 4, 2015

No parece que, según la versión de MSF, hubiera actividad militar en la zona hasta que llegó el bombardeo que, por cierto, solo dañó al hospital, respetando el entorno del mismo.

La posterior versión del Gobierno afgano, afirmando que en el interior del hospital había talibanes, empeora la situación porque parece afirmar que se atacó directamente al hospital, lo que convertiría la acción en un crimen de guerra, además de contradecir la anterior afirmación del Gobierno de EEUU.

Medicusmundi considera que ninguna razón puede justificar el ataque a un centro sanitario, que además era prácticamente el único que atendía a más de 300.000 habitantes de la zona,  y espera que de la investigación independiente del suceso se señale a los culpables y se les lleve ante la justicia.  

El derecho humanitario que, muchas veces, justifica guerras, debe proteger, en primer lugar, a las personas inocentes y, en ningún caso, puede justificar acciones militares contra centros y personal sanitarios que están ahí para salvar vidas, no para ganar guerras. En la supuesta lucha contra el terrorismo, no todo puede valer, no se puede ir contra el derecho porque esto solo puede fortalecer a los terroristas.

Todos los que formamos medicusmundi, tras estos injustificables actos, queremos expresar nuestra condolencia y nuestra mayor solidaridad con MSF, así como nuestro reconocimiento por su impagable trabajo entre los más vulnerables, muchas veces en situaciones de gran riesgo, y nuestro apoyo para las medidas que quieran realizar.

Nuestra sociedad debe responder activamente ante este tipo de actuaciones que hacen todavía más cruel las situaciones de guerra, dificultando el cuidado de los heridos, ignorando a la población civil o utilizándola como escudo.

Eduardo García Langarica es el presidente de la Federación de Asociaciones de medicusmundi España

mm

Por la cobertura pública y universal de los cuidados de salud

5 comentarios

Escrito por | Archivado en Atención primaria y participación, Medicus Mundi Internacional, Organizaciones internacionales | Fecha de publicación: 06-06-2013

El próximo objetivo global mundial que propone la Organización Mundial de la Salud para los próximos 15-20 años es la Cobertura Universal de la Salud (UHC en inglés). Con ocasión de la 66ª Asamblea Mundial de la Salud, durante el mes de mayo se realizaron diferentes reuniones sobre este tema. Medicus Mundi Internacional pretende aportar una visión crítica y constructiva ya que, si bien considera que el planteamiento del objetivo es positivo, el mismo deja fuera –o al menos no explicita– aspectos fundamentales de la salud mundial como, por ejemplo, los determinantes de la salud (agua, género, vivienda, pobreza,..) o cómo afecta a la salud la aplicación de determinadas políticas (existencia o no de sistemas de protección social, políticas macroeconómicas, políticas fiscales,…).

En la Asamblea, Abigail Speller, en nombre de Medicus Mundi Internacional y del Movimiento para la Salud de los Pueblos, defendió la implantación de sistemas públicos de salud y rechazó los sistemas de salud no equitativos y estratificados promovidos por el Banco Mundial que dan lugar a un sistema público “de beneficiencia” para los pobres y seguros privados para los ricos.  También criticó el hecho de que desde el año 2000 se ha producido una fragmentación vertical de la salud con la implementación de múltiples programas enfocados hacia una sola enfermedad.

La ponente defendió que el paraguas de “cobertura universal de salud” no debe apoyar estos sistemas sanitarios “fragmentados y estratificados” porque: 1) debilitan la solidaridad social y eliminan la posibilidad de que los más ricos contribuyan al coste de disponer de cuidados de salud para todos; 2) la regulación y el control de los costes, la calidad y el exceso de servicios en el sector privado es mucho más difícil que en el sector público; 3) la provisión de cuidados de salud pública y privada se asocia a duplicación de los servicios y, finalmente, los proveedores del sector privado no se preocupan de implementar los principios de la atención primaria de salud ni de los determinantes sociales de la salud.

http://www.ghwatch.org/sites/www.ghwatch.org/files/Statement_UHC.pdf

El retrete, la medicina más barata

2 comentarios

Escrito por | Archivado en Objetivos del Milenio relacionados con la salud, Organizaciones internacionales | Fecha de publicación: 18-12-2012

Hablar de una “organización mundial del váter” puede parecer una broma o un chiste, incluso yo me he sonreído cuando lo he visto. Sin embargo, en términos de salud, no hay nada más serio. A los “occidentales”, que consideramos impensable la no existencia de un cuarto de baño reluciente en nuestra casa, y que incluso podemos disponer de dos o más, este tema puede que nos de un poco de risa.  Sin embargo, la Organización mundial del váter no solo existe, sino que recientemente ha celebrado su 12 cumbre internacional en Durban, Sudáfrica.

2.500 millones de personas carecen aún de acceso a saneamientos apropiados,  limpios o privados. Mejorar el acceso de las personas a saneamientos adecuados mejora su salud y aumenta su dignidad y grado de felicidad. Sin embargo, como dice el fundador de la Organización mundial del Inodoro, Jack Sim: ” Lo que necesitamos es lograr colocar a los inodoros en un nivel más alto en la escala de prioridades de las personas, tan alto como el teléfono celular. Para la mayor parte de los habitantes del continente, la prioridad ha sido el televisor y luego los celulares, pero no el retrete”

Para más información, podéis leer la entrevista que le hacen en IPS, con ocasión de la cumbre mundial:  http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=102081

También en http://worldtoilet.org

Amnistía Internacional publica un informe sobre mortalidad maternal en Burkina Faso

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Organizaciones internacionales | Fecha de publicación: 03-09-2010

El  Objetivo de Desarrollo del Milenio número 5, adoptado por las Naciones Unidas en el año 2000, estipula que los países firmantes se comprometen a reducir la mortalidad materna en un 75% para el año 2015. Sin embargo, según el último informe de Naciones Unidas[1], en África subsahariana en general este objetivo está muy lejos de cumplirse. De hecho, es el objetivo al que se han dedicado menos recursos financieros y en el que menos se ha avanzado a nivel global.

Entre las causas de la elevada mortalidad materna existente en muchos países, además de la escasez y mala calidad de los servicios de salud, se encuentran otras causas muchas veces enraizadas en la tradición, costumbres y religión, la mayor parte de ellas relacionadas con la condición inferior de la mujer en estos países que le impide tomar decisiones sobre su propia sexualidad y reproducción y sobre el acceso a los servicios de salud que necesita. Además, a esto se añade la falta de recursos que es causa, a su vez, de anemia, desnutrición, trabajo excesivo, falta de tiempo y dificultades económicas para acceder a estos servicios y/o para poder costearlos. Los índices de mortalidad materna son un fiel reflejo de las desigualdades, siendo especialmente elevados entre las mujeres más pobres, con menor formación y que viven en áreas rurales.


[1] http://www.un.org/spanish/millenniumgoals/pdf/MDG_Report_2010_SP.pdf

El informe de Amnistía Internacional se centra en Burkina Faso, pero muchas de las causas que expone podrían extrapolarse, con algunas variaciones, a otros países del África subsahariana. Entre los datos que aporta se encuentra:
Cada año mueren más de 2.000 mujeres en Burkina Faso debido a complicaciones durante el embarazo o el parto. Las causas de estas muertes son muchas y diversas, pero la gran mayoría de ellas podían haberse evitado.
El gobierno del país ha realizado un gran esfuerzo político para disminuir  la mortalidad mejorando infraestructuras, aumentando el número de profesionales sanitarios cualificados y subvencionando los gastos de asistencia maternal en un 80%.
A pesar de esto, para muchas mujeres, especialmente en áreas rurales, los servicios de salud maternal no son aún accesibles. En otros casos, estos servicios son inadecuados,  carecen de dotación o el personal que los atiende no tiene la formación adecuada.
Además de los problemas achacables a las deficiencias en el sistema nacional de salud, existen otras causas basadas en la tradición, las costumbres y la situación de inferioridad de las mujeres que impiden que las mujeres reciban la asistencia que necesitan. Entre otras, el informe destaca:
–    Las mujeres no tienen información sobre sus derechos en salud sexual y reproductiva y, en la mayoría de los casos, no pueden decidir si van a tener hijos, cuántos y en qué momento:
o    Las mujeres son valoradas sobre todo como madres. Una mujer sin hijos está expuesta al abandono y al rechazo.
o    El matrimonio y los embarazos a edades precoces es habitual, lo cual aumenta la posibilidad de complicaciones durante el embarazo y el parto.
o    La práctica de la mutilación genital femenina, aunque prohibida por ley, está muy extendida en el país.
–    La existencia de barreras sociales y económicas, especialmente el coste del tratamiento.
–    La distancia y la dificultad de acceso a los centros de salud.

La mortalidad materna se cobra el mayor número de víctimas entre las mujeres más pobres y con menos estudios y las que viven en las zonas rurales, habitadas por el 80 por ciento de la población.

Puede descargarse el informe en: http://www.amnesty.org/es/library/info/AFR60/001/2010

Mil millones de hambrientos, una campaña que podría ir más allá

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Organizaciones internacionales | Fecha de publicación: 21-05-2010

¿Otra vez recogiendo firmas? ¿Otra vez contra la pobreza? Otra vez. Y las que hagan falta. En esta ocasión la campaña viene de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), y trata de hacernos ver que existen mil millones de personas que sufren hambre crónica en el mundo (1 de cada 6 personas, aproximadamente).

Desde la campaña, 1billionhungry.org, Jacques Diouf, Director General de la organización, nos invita a enfadarnos por esta situación de pobreza, a “descargar nuestra rabia” y reaccionar firmando una petición a los gobiernos nacionales para acabar con la pobreza. En la web de la campaña, además, existe la posibilidad de hacerse eco de la campaña en diferentes redes sociales, y de leer acerca de la situación de la pobreza en el mundo: ¿Qué es el hambre?, ¿por qué hay hambre?, ¿quiénes son los que sufren hambre?, ¿qué se puede hacer para combatir el hambre?.

En mi opinión personal, la campaña es necesaria, y tiene un noble fin: informarnos de la situación, apelar a nuestra rabia, y buscar un cambio que venga impulsado desde la sociedad. Sin embargo, creo que la iniciativa también tiene un par de puntos débiles: el primero, menor, que la campaña no dispone de una sección clara que explique quien hay detrás de la campaña, sin tener que recurrir a otras fuentes. El segundo, y mucho mayor, que la campaña no llega a atreverse a explicarnos las causas de fondo del hambre en el mundo, ni contra qué o quién hay que enfadarse.

Sigue leyendo »

El Banco Mundial hace públicos sus indicadores de desarrollo mundial

1 comentario

Escrito por | Archivado en Economía, Organizaciones internacionales | Fecha de publicación: 11-05-2010

“El verdadero poder de los datos de libre acceso es la inmensa oportunidad de transformarlos en conocimiento y aplicaciones útiles que puedan aumentar la transparencia y responsabilidad social de los donantes. El acceso libre y gratuito a los datos dará autonomía a los ciudadanos para involucrarse más directamente en el proceso del desarrollo”. Aleem Walji.

Investigadores, curiosos, desarrolladores de aplicaciones, académicos, estudiantes, profesionales de la cooperación al desarrollo… todos ellos pueden acceder, desde hace apenas unas semanas, a los últimos Indicadores sobre Desarrollo del Banco Mundial, ahora de libre acceso. Lo contaban Robert Zoellick, Justin Lin, Eric Swanson y Shaida Badiee, del Banco Mundial, el 20 de abril de este año.

Hasta ahora, el acceso a esta información era de pago, por lo que el cambio en la apertura y transparencia de la organización es sustancial. En la base de datos se puede buscar por países (aquellos con más de 30.000 habitantes o que formen parte del Banco Mundial), por 16 temáticas distintas, o por indicadores clave concretos (inicialmente 331, que se irán ampliando hasta un total de 800).

La noticia es buena, pero no consigue dejar un sabor dulce del todo. Esto se debe, posiblemente, a la dañada credibilidad y confianza del Banco Mundial, largamente criticado por organizaciones no gubernamentales y académicos, y continuamente envuelto en polémicas económicas y políticas. Facilitar el acceso libre a la información es de agradecer, pero eso no es todo lo que este gigante tiene en sus manos.

Más información | Datos.bancomundial.org, Noticias del Banco Mundial.
Fotografía | World Bank (CC).

Un Fondo Global para la Salud, ¿para cuándo?

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Organizaciones internacionales | Fecha de publicación: 01-04-2010

And a new story started...

Seguro que muchos lo hemos pensado, y ahora es Jeffrey Sachs quien lo comenta en un artículo en The Guardian. En realidad, tiene toda la lógica del mundo, y es que aunque existan otras iniciativas globales que contribuyan enormemente a mejorar la salud de los más pobres en muchas regiones, ya va siendo hora de analizar lo que hemos aprendido de la experiencia y aplicarlo con un enfoque horizontal y más abierto.

El Fondo Global para la Malaria, Tuberculosis y SIDA ha supusto en cierto modo un punto de inflexión en la manera de financiar y coordinar la cooperación internacional centrada en ciertas pandemias globales. Sin embargo y a pesar de su fortaleza técnica, su incapacidad para reunir año tras año los fondos necesarios y la verticalidad de su enfoque han recibido numerosas críticas. Por un lado, de los 6.000.000.000$ que necesita anualmente, sólo consigue recaudar la mitad, teniendo así serias dificultades para financiar todos sus proyectos. Por otro lado, la malaria, la tuberculosis y el SIDA tienen gran importancia, pero es difícil abordarlos sin unas miras más abiertas, que abarquen el sistema sanitario como un todo.

Un Fondo Global para la Salud podría, usando sistemas similares a los del actual, dar soporte y una base sólida a muchos sistemas de salud, hoy precarios o ineficientes, sobre los que seguir construyendo y  mejorando. Además, podría tener el suficiente peso como para captar y canalizar la financiación necesaria. Ya va siendo hora…

Vía | Un twit de Medicus Mundi Updates.
Fotografía | Hamer Sabed (CC)