Con vistas al Sur, el blog de Medicus Mundi Andalucía Rss
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter

Prevención de la mutilación genital femenina y detección y tratamiento de sus secuelas, especialmente la fístula obstétrica

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Género, mutilación genital femenina, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Sistemas de salud, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 23-11-2017

¿Qué hacemos?

 

Formación de agentes de salud para que detecten a las mujeres con secuelas de la escisión, especialmente aquellas con fístula vaginal o en riesgo de padecerla.

 Prevención de la mutilación genital femenina con actividades dirigidas a la población general, hombres y mujeres

 Tratamiento reparador de la fístula vaginal y de las secuelas de la escisión

 

 

 ¿Qué es una fístula obstétrica?

Consiste en la aparición de una comunicación entre la vagina y el recto o entre la vagina y la uretra.  Las mujeres que padecen estas fístulas no sólo han perdido (en la mayoría de sus casos) a sus bebés, sino que pierden continuamente orina y/o heces, lo que causa un olor desagradable. Por esta razón, se sienten avergonzadas o deshonradas y sufren con frecuencia el abandono por parte de sus esposos, el rechazo de sus familias y amigos y la pérdida de sus actividades diarias, con lo cual terminan viviendo en la indigencia.

Las fistulas recto-vaginales o vesico-vaginales se dan con mayor frecuencia en las mujeres con secuelas de la escisión. Aparecen como consecuencia de un parto prolongado u obstruido y podrían evitarse en un medio hospitalario con personal capacitado, por lo que es fundamental la identificación de las mujeres de riesgo durante la consulta prenatal.

El parto obstruido afecta a 5% de los nacidos vivos y representa 8% de las defunciones maternas. Es una de las cuatro causas principales de mortalidad y mortalidad maternas.

En el mundo en desarrollo se estima que entre 2 y 3,5 millones de mujeres viven con una fístula obstétrica y que cada año se agregan entre 50.000 y 100.000 nuevos casos. La fístula obstétrica, que casi se ha eliminado en el mundo desarrollado, sigue afectando a los más pobres entre los pobres: las mujeres y las adolescentes residentes en algunas regiones del mundo remotas, donde más escasean los recursos.

Los síntomas de la fístula obstétrica suelen ponerse de manifiesto a principios del período de posparto. Por otra parte, a menudo aparecen otros síntomas igualmente graves, entre ellos: traumas psicológicos, deterioro de la salud, agravación de la pobreza y estigma social por parte de la familia y los amigos. La fístula obstétrica se puede prevenir y, en la mayoría de los casos, tratar. La cirugía reconstructiva, practicada por un/una especialista en cirugía experto y debidamente capacitado, puede reparar la lesión, con tasas de éxito del orden de 90 por ciento para los casos poco complicados. El costo medio del tratamiento de la fístula —incluidos la operación quirúrgica, la atención postoperatoria y el apoyo para rehabilitación— es de 300 dólares por cada paciente

¿Quieres saber más? Pincha aquí

Vimos subir a una niña no mayor de doce años, frágil, descalza y con las piernas rígidas. Prematuramente encorvada como una anciana, se apoyaba en un padre gigantesco […] Avanzaban como caracoles, mientras otros visitantes aceleraban el paso al acercarse a ellos, como si padre e hija generaran un campo de activación. Cuando llegaron a nuestra altura comprendí por qué: percibimos un olor indescriptible a podredumbre y putrefacción […] ella era inocente de aquel hedor horrible e insoportable que desprendía. Era de ella, pero no suyo. Peor que el olor era su expresión, que traslucía que ella se daba cuenta de la repugnancia y el asco que inspiraba.
Abraham Verghese. Hijos del ancho mundo. Traducción de José Manuel Álvarez Flores. Ed. Salamandra, 2010.

 

 

Derechos Sexuales y Reproductivos en la Universidad: Formación en Salud Sexual y Reproductiva y Desarrollo desde un enfoque de género y derechos humanos

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Género, mutilación genital femenina, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 23-11-2017

El objetivo de este proyecto es acercar a la comunidad universitaria de las Universidades de Granada y de Jaén la realidad actual de los Derechos Sexuales y de los Derechos Reproductivos (DSDR) desde los enfoques de género y de derechos humanos a través de dos tipos de actuaciones:

– Formación especializada.

– Promoción de iniciativas desarrolladas por la propia comunidad universitaria.

Para ello se habló de:

Marco conceptual de la Salud Sexual y Reproductiva y de la perspectiva de Género

La inequidad de género como problemática mundial

Violencias basadas en Género

Políticas Públicas sobre DSRR con Enfoque de Derechos y Género

El papel de los estudiantes como agentes de incidencia y transformación social

Aunque no hayas asistido a los cursos, ni seas profesional sanitario, puedes tener más información sobre estos temas en:

http://www.saludglobaldsr.org/

 

Avances y retos en la lucha contra la mutilación genital femenina

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Días Mundiales, mutilación genital femenina | Fecha de publicación: 06-02-2017

“Visibilizar” un problema de alcance internacional

Por Mª Isabel Oliver

IMG_0382Existen “prácticas nocivas”, amparadas en las tradiciones culturales, que constituyen una violación a los derechos humanos, poniendo en riesgo la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Entre estas prácticas tradicionales nocivas se incluye la mutilación genital femenina (MGF).

A propósito de la celebración del “Día Internacional de Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina”, el 6 de febrero, toca visibilizar este problema de salud y de derechos humanos, que tiene un alcance internacional. La mutilación no solo está circunscrita a los 29 países de África, Oriente Medio y Asia donde se practica por costumbre o tradición, sino que afecta también a las poblaciones de emigrantes que residen en Europa Occidental, Norteamérica, Australia y Nueva Zelanda.

Se estima que, a día de hoy, entre 140 y 200 millones de niñas y mujeres de todo el mundo han sufrido algún tipo de mutilación genital, de las cuales 44 millones son menores de quince años. Destaca el caso de Somalia, donde el porcentaje de mujeres afectadas es del 98%. Aunque a nivel general su incidencia ha disminuido a lo largo de las últimas décadas, el descenso ha sido desigual e insuficiente para hacer frente al aumento del crecimiento demográfico. Si no se frena esta práctica y la tendencia actual continúa, el número de niñas sometidas a MGF aumentará durante los próximos años, de modo que hasta 2030, aproximadamente 30 millones de jóvenes estarían en riesgo de ser mutiladas antes de cumplir los quince años.

La mutilación genital femenina es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos fundamentales, así como un problema de salud pública, con efectos devastadores –a corto y largo plazo- en la vida de las mujeres y de las niñas. Refleja una desigualdad entre los sexos muy arraigada y constituye una forma extrema de discriminación de las mujeres, con graves y duraderas consecuencias para la salud, especialmente en lo concerniente al ámbito psicológico, sexual y reproductivo.  

La mutilación genital femenina es reconocida internacionalmente como una violación de los derechos humanos fundamentales, así como un problema de salud pública, con efectos devastadores –a corto y largo plazo- en la vida de las mujeres y de las niñas.

Desde que en 1997 la FNUAP y la UNICEF, en una declaración conjunta, se pronunciaran contra esta práctica nociva, hasta entonces invisibilizada, se han realizado esfuerzos para luchar contra la MGF a través de la investigación, del trabajo con las comunidades y del cambio en las políticas públicas. De hecho, la obligación de acabar con la mutilación se ha mencionado de forma explícita en varios tratados de derechos humanos. De manera repetida, las organizaciones internacionales han instado a los Estados a que prohíban la MGF y a que apoyen los esfuerzos de las organizaciones no gubernamentales y comunitarias en su erradicación.

En 2012, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una Resolución en la cual condenaba la MGF, pedía a los Estados Miembros que prohibieran y castigaran esta práctica, exhortaba a seguir observando el 6 de febrero como el “Día Internacional de la Tolerancia Cero contra la Mutilación Genital Femenina”, aprovechando la ocasión para mejorar las campañas de sensibilización y tomar medidas concretas contra esta práctica.

El “Protocolo de Maputo” (2003), que insta a los Estados a “prohibir y condenar toda forma de prácticas nocivas que afecten negativamente a los derechos humanos de las mujeres y que sean contrarias a las normas internacionales reconocidas”, en su artículo cinco habla de la obligación específica de eliminar la MGF. Así mismo, en febrero de 2016 la mutilación genital femenina se abordó desde Naciones Unidas como una prioridad entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, marcándose como objetivo acabar con esta práctica y con el matrimonio infantil para el año 2030.

Gracias a la implicación internacional y nacional, se están observando avances y cambios positivos en algunos países, tanto en la constante disminución en la cuantía de mujeres y de niñas que son mutiladas, como en el número de personas que han dejado de apoyar la ablación. Según UNICEF, en Burkina Faso la MGF afecta al 76% de las mujeres entre 15 y 49 años y a un 13% de niñas entre 0 y 14 años, cifras que reflejan su considerable descenso en los últimos años. Según esta misma organización, dos tercios de los hombres, mujeres, niños y niñas de los países donde la mutilación genital femenina es habitual, aseguran que quieren que se erradique en sus comunidades.

se están observando avances y cambios positivos en algunos países, tanto en la constante disminución en la cuantía de mujeres y de niñas que son mutiladas, como en el número de personas que han dejado de apoyar la ablación

Además de una amplia mayoría de personas que se oponen a esta práctica dañina, se está produciendo un creciente impulso y compromiso para erradicar la mutilación. Los avances han ocurrido, sobre todo, en los países donde existe una legislación que penaliza la MGF, una actitud gubernamental favorable a la lucha contra la práctica, el apoyo de las agencias de cooperación internacional, así como un explícito apoyo institucional a las intervenciones comunitarias de la sociedad civil que trabajan por su erradicación.

Algunos países africanos iniciaron precozmente leyes que penaban la práctica. Por ejemplo, Burkina Faso cuenta desde 1996 con una legislación específica. En 2015, Gambia y Nigeria prohibieron por ley la MGF. En ese mismo año, en Somalia –el país con la prevalencia de la ablación más alta del mundo, el Ministerio de la Mujer propuso que esta práctica fuera ilegal. En 2016 se han producido los avances legislativos más importantes en la lucha contra la mutilación genital femenina. El Parlamento Panafricano, el órgano legislativo de la Unión Africana, aprobó en agosto de 2016 la prohibición de las prácticas de la mutilación genital femenina en sus 50 estados miembros, en virtud del Plan de Acción firmado por sus 250 diputados y representantes del Fondo para la Población de Naciones Unidas (FNUAP).

En 2016 se han producido los avances legislativos más importantes en la lucha contra la mutilación genital femenina. El Parlamento Panafricano, el órgano legislativo de la Unión Africana, aprobó en agosto de 2016 la prohibición de las prácticas de la mutilación genital femenina en sus 50 estados miembros

Pero este no es un problema que esté delimitado por fronteras geográficas. Se estima que en virtud de los fenómenos migratorios, residen en España en torno a 57 mil mujeres de origen subsahariano y que 17 mil niñas están en peligro de sufrir mutilación genital, especialmente en los viajes vacacionales a los países de origen. Se trata de menores de 14 años, residentes en el territorio español, que proceden de países donde persiste la práctica de la ablación. Nuestra legislación es explícita al respecto, con condenas a los progenitores que van desde la retirada de la patria potestad hasta doce años de prisión. Además, la Ley Orgánica 3/2005 acordó perseguir extraterritorialmente la práctica de la MGF.

En el estado español tenemos importantes retos en la atención sanitaria a mujeres inmigrantes que fueron mutiladas en sus países de origen y también en la prevención de esta práctica en sus hijas. Algunas Comunidades Autónomas -como Cataluña, Cantabria Aragón, Navarra y Euskadi-, han desarrollado sus propios protocolos interdisciplinares de actuación, bien en su legislación o en sus normas relativas a la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, materia de infancia o de violencia contra las mujeres.

En el marco de la “Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer”, la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género publicó un documento sobre “La Mutilación Genital Femenina en España”. En el año 2015 el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, publicó el “Protocolo común para la actuación sanitaria ante la Mutilación Genital Femenina”. Se trata de una herramienta para orientar actuaciones homogéneas en el conjunto del Sistema Nacional de Salud que permitan mejorar la salud de las mujeres y las niñas a las que se ha practicado la MGF, así como trabajar en la prevención y detección del riesgo en niñas que está en situación de vulnerabilidad. Este documento estatal es únicamente sanitario, pero no contempla las otras instancias implicadas, sobre todo educativas y sociales.

En su erradicación se han producido considerables logros, pero quedan pendientes muchos retos, tanto en origen como en los países de destino de la población inmigrante. En el caso español, y especialmente en el territorio de Andalucía, necesitamos visibilizar este problema, además de sensibilizar y formar a los profesionales de la educación, los servicios sociales y la sanidad que están en contacto con poblaciones en riesgo. Necesitamos materiales formativos, políticas y directrices para poder tratar y aconsejar a las mujeres que han sufrido algún tipo de mutilación, así como para prevenir la pervivencia de la práctica en sus hijas nacidas en España. En este sentido, la educación, la prevención, la detección y la atención son fundamentales para reducir la incidencia de la mutilación en las nuevas generaciones.Logo MGF

En su erradicación se han producido considerables logros, pero quedan pendientes muchos retos, tanto en origen como en los países de destino de la población inmigrante. 
En el caso español, y especialmente en el territorio de Andalucía, necesitamos visibilizar este problema, además de sensibilizar y formar a los profesionales de la educación, los servicios sociales y la sanidad que están en contacto con poblaciones en riesgo.

Medicus Mundi Andalucía viene realizando un importante papel en su erradicación, tanto en programas de cooperación sanitaria en países donde se realiza la práctica (por ejemplo Burkina Faso, país donde se han producido considerables avances, apoyando al “Comité Nacional de Lucha contra la Práctica de la Escisión”, sobre todo en las zonas rurales, de difícil acceso y con menos recursos), como en la sensibilización y formación de los profesionales andaluces en contacto con mujeres que han sido mutiladas o están en riesgo de serlo.

Es preciso seguir trabajando por la igualdad y los derechos de las mujeres, favoreciendo su acceso a la educación, la salud y a los procesos de toma de decisiones, de modo que la erradicación de la mutilación genital femenina sea una realidad.

Un viaje a Burkina

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Género, mutilación genital femenina, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 21-11-2016

Por Enmanuel Urrea y Kati de Paco
 “Puedo oír el estruendo del silencio de las mujeres”. Thomas Sankara.

Primer viaje a este país con retorno de cuerpo y alma, más dejando sentimientos contradictorios en el suelo. Una semana que sin ser poco ni mucho, puesto que el tiempo lejos de la tierra de uno siempre es relativo, nos lleva con ojos de occidente a valorar e intentar interpretar con intención qué acontece en estos lares.

Es esta intención la de discernir qué se necesita para mejorar lo ya existente, puesto que medicusmundi Andalucía lleva unos treinta años trabajando en Burkina. De la mano de dos mujeres que conocen el terreno por donde pisan, puesto que es un suelo de tierra y la tierra siempre es femenino, África y Casilda, y con el cuidado desde lejos de Damiano que nos arropaba en la distancia.

Las diferentes reuniones a las que asistimos diariamente, con la asociación de matronas y de especialistas en ginecología, además de las autoridades sanitarias de los distritos que visitamos, nos quedó que la necesidad de formación es imperiosa, a la vez que la mejora de la infraestructura ya existente, siendo conscientes de las limitaciones que la climatología nos regala, época de lluvia y calor, casi como el de Murcia, pero más tiempo, sumar a esto la dificultad de acceso a los centros sanitarios en área rural y urbana, puesto que las carreteras presentan bastantes deficiencias y las distancias ya enormes se convierten en barreras casi insalvables llegando las mujeres a los centros tarde en muchísimas ocasiones.

28-2010-10-burkina-074 La razón por la que repito la palabra mujer, es porque Burkina es una mujer que sufre horriblemente para cuidar de su prole, Burkina es una mujer mutilada y en muchas ocasiones invisible. Es la madre eterna que porta a la espalda la vida y la muerte que a su vez van agarradas a la enfermedad. Estas tres hermanas “vida, muerte y enfermedad”, se convierten en nuestro objetivo claro y primordial, el facilitar la vida, controlar la enfermedad y sujetar a la muerte para que haga su justo trabajo sin excederse.

A simple vista los problemas que se fijan en la retina y en el oído son alimentación. Una pobreza casi sistémica en Burkina sumada a la escasez de recursos les hace a los burkinabeses harto difícil solucionar los problemas, que derivan de las inundaciones y de las epidemias virulentas puesto que estas inundaciones aumentan considerablemente el riesgo de enfermedades y la desnutrición.

Numerosos casos de meningitis en el 40% de los casos menores de 5 años. A esto se añade, como mochila de piedras a la espalda, horrorosa y muy pesada y difícil de hacerla desaparecer, el hecho constatado de que alrededor de un 80 % de las niñas son sometidas a la ablación, con lo que esto acarrea en presente y futuro para la salud de estas infantes.

Grosso modo con la intención clara de querer mejorar, entra en nuestra idea de proyecto futuro el volver a esta tierra, la patria de hombres íntegros’, del término mossi burkina, ‘hombres íntegros’, y de la voz diula faso, ‘patria’, para poner en marcha un grupo de cirugía para patologías gineco-obstétricas, un curso de formación en ecografía y ayudar en la mejora de la maternidad de Fada.

Con estas buenas intenciones ya referidas y con la seguridad de poder contribuir a la mejora de un colectivo bastante desfavorecido, el de las mujeres, nos despedimos de vosotros estos humildes amigos que somos Katy de Paco y Enmanuel Urrea.

Descargar boletin-noviembre-2016

 

Casilda Velasco Juez. Premio Meridiana 2016

1 comentario

Escrito por | Archivado en General, Género, mutilación genital femenina, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 09-03-2016

Meridiana 2016
“El mundo necesita más matronas y en Andalucía también se necesitan más matronas”

Con la entrega de los premios Meridiana 2016, el pasado 4 de Marzo, en Sevilla, el Gobierno andaluz conmemoró el Día Internacional de las Mujeres. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, entregó un total de 11 galardones y un reconocimiento especial del jurado por una trayectoria en defensa de la igualdad de género, premio de honor que se ha denominado ‘Carmen Olmedo’ como homenaje a la primera directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM).
Estos galardones, otorgados por la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales a través del IAM, tienen como finalidad dar un reconocimiento público a la labor desarrollada por personas, colectivos, entidades e instituciones que hayan contribuido a la defensa de la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres.

Sin título

Casilda Velasco recibe el Premio Meridiana 2016

En el apartado de “Iniciativas contra la exclusión social o de cooperación al desarrollo” en esta edición 2016 se han concedido dos galardones. Uno de ellos ha sido para Casilda Velasco Juez por su compromiso personal por mejorar la calidad de vida y la salud de las mujeres, tanto en Andalucía como en países en vías de desarrollo.
Esta matrona granadina, doctora por la UGR, experta en salud sexual y reproductiva, cofundadora con otras matronas andaluzas de la Asociación Andaluza de Matronas (AAM), de la que ha sido presidenta, es una referencia en temas relacionados con salud de las mujeres, salud sexual y reproductiva, violencia de género y mutilación genital femenina. 
Su dilatada labor profesional no le ha impedido implicarse en acciones de cooperación internacional. Es socia y colaboradora habitual de medicusmundi, organización para la que ha trabajado en Burkina Faso, Senegal, Mauritania, Marruecos y Túnez en cursos de formación del profesorado de las Escuelas Nacionales de Salud en temas de género, derechos y salud sexual y reproductiva.
Así, como ejemplo, en estos primeros meses de 2016 ha impartido un curso sobre género y salud en la ENSP (Ecole Nationale Sante Publique) de Ouagadougou, para profesores de los centros de formación de todo el país, en el marco de un proyecto de medicusmundi Andalucía de apoyo a los programas de Salud Reproductiva del Ministerio de salud de Burkina Faso, cofinanciado por la AACID (Agencia Andaluza de Cooperación Internacional al Desarrollo).
Casilda Velasco, que trabaja actualmente con mujeres en Burkina Faso, lo que ella considera un reto, ha declarado que tiene intención de seguir colaborando activamente con medicusmundi en los próximos años y ha manifestado que “El mundo necesita más matronas y en Andalucía también se necesitan más matronas… Las mujeres en su época de salud sexual y reproductiva necesitan un profesional cualificado a su lado y la matrona es el personal indicado”

Desde medicusmundi deseamos darle la enhorabuena por este merecidísimo reconocimiento a tantos años de trabajo a favor de la salud de todas las mujeres.

Igualmente queremos felicitar a Mercedes Martín Torres, otra de nuestras socias, que ha sido galardonada en los “Premios 8 de Marzo” del Sindicato UGT en reconocimiento a su trayectoria laboral y sindical enfocada a la consecución de un modelo de sociedad progresista y en defensa de las mujeres.

Para terminar, queremos hacer constar aquí un comentario para Casilda Velasco desde África:

casilda en africa“Cette professeur Casilda Velasco Juez a changé la vie de beaucoup d africains en dix ans elle aime et a tout fait pour les africains qui ne se souviens pas de ses efforts comme professeur compétente et encadreur exceptionnelle merci merci merci saches que nous avons construit en dix ans un institut comme celui qui nous avait formé”

Puedes ver completo el Boletín informativo marzo 2016

40 aniversario MMA-03

Logo MGF

Preguntas y respuestas sobre la mutilación genital femenina

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Género, mutilación genital femenina, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 17-06-2014

¿En qué consiste la mutilación genital femenina?

Según la OMS, se considera mutilación genital femenina (MGF) a “una amplia variedad de prácticas que suponen la extirpación total o parcial de los genitales externos o su alteración por motivos culturales u otras razones que no son de índole médica”.

¿A quién se realiza?

La edad a la que se realiza la MGF varía según los grupos étnicos y la localización geográfica. En algunas etnias se practica a bebés pero, con más frecuencia, se realiza a niñas entre los cinco y los catorce años, en general ligado a un rito ceremonial de paso a la edad adulta. Debido a que la MGF está prohibida y penada por la ley en muchos países, y a la sensibilización sobre sus complicaciones sanitarias, ahora se realiza a edades más tempranas con el fin de evitar tanto su detección, como el recuerdo que deja en la niña. La menor edad a la que se practica y el aumento de su medicalización, han relegado la importancia de los aspectos ceremoniales ligados a la misma.

¿Por qué se practica?

Hacerla como parte de un rito de paso a la edad adulta refuerza el sentimiento de las mujeres de pertenencia al grupo. La presión social para su práctica es tan intensa, que las mujeres se sienten amenazadas con el rechazo y el aislamiento si no siguen la tradición, ya que una mujer no mutilada no sería aceptada como esposa. Esto es importante pues el acceso de las mujeres a la tierra y a la seguridad se obtiene solo mediante el matrimonio al ser muchas sociedades que la practican patriarcales (los hombres detentan el poder) y patrilineales (la herencia –económica y de pertenencia a la familia– pasa de varón a varón, excluyendo a las mujeres). Algunos grupos étnicos tienen diversas creencias como las que consideran que la mujer no mutilada puede dañar e incluso matar al hombre durante las relaciones sexuales o al bebé en el parto.

Pero la razón aducida con mayor frecuencia es que se trata de una tradición muy antigua y arraigada en las comunidades sobre la que existe una fuerte convención social que hace que, aún cuando individualmente una mujer o una familia estén en contra de practicársela a sus hijas, es muy posible que continúen haciéndolo para protegerlas y salvaguardar su estatus en la comunidad ya que, el no realizarla, de forma individual, puede conducir a la mujer no mutilada a la marginación social y al aislamiento. Por este motivo es importante crear una fuerte presión social en su contra mediante la formación y sensibilización.

¿Tiene algo que ver con alguna religión, como la musulmana?

La MGF se asocia con frecuencia al Islam y, de hecho, algunas comunidades religiosas islámicas creen firmemente que su religión lo exige. El hecho de que la mutilación de tipo I sea conocida también como “sunna” (que significa “siguiendo la tradición del profeta”), es usado a menudo como evidencia de esta convicción. Sin embargo, la mutilación es practicada tanto por musulmanes como por cristianos y animistas, y no existe ningún pasaje en el Corán ni en la Biblia que la apoye.

¿Qué consecuencias tiene?

La MGF es una grave muestra de violencia contra las mujeres, un atentado contra sus derechos humanos y su salud y prueba de las graves desigualdades existentes y de la dominación que, en muchos lugares, ejercen los hombres sobre las mujeres.

La MGF entraña consecuencias físicas para ellas, en ocasiones tan graves, que pueden llevarlas a la muerte o a padecer secuelas permanentes. Las complicaciones que aparecen tras una mutilación genital pueden ocurrir inmediatamente, a medio o a largo plazo tras su realización, y conllevan problemas sexuales, sociales y psicológicos.

¿Qué se hace para erradicarla?

Organismos internacionales como la UNICEF y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), regionales, como la Unión Europea y la Unión Africana, locales y ONGs internacionales y locales trabajan conjuntamente para su erradicación. Pero, debido a su fuerte arraigo, es preciso aún mucho trabajo de formación y sensibilización con las comunidades sobre sus causas y sus consecuencias.

¿Qué se ha conseguido?

Para comenzar, se ha logrado que hablar sobre la mutilación genital femenina deje de ser un tema tabú, lo cual permite que las personas puedan opinar sobre ella. La información a los hombres, que se mantenían al margen por considerarlo “un asunto de mujeres”, está haciendo que muchos estén en contra de practicársela a sus hijas. También se ha observado que los y las jóvenes, así como las mujeres con  varios años de escolarización, suelen estar en contra de hacérselo a sus hijas, lo cual es un gran avance aunque, por desgracia, esto no ocurre en todos los países.

 ¿Saber más?  Mutilación genital femenina: más que un problema de salud

Si quieres ver el boletín completo en PDF, pincha aquí: Boletín junio 2014

 

Otro paso hacia la erradicación de la mutilación genital femenina

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Género, mutilación genital femenina, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 26-12-2012

El jueves 20 de diciembre, la Asamblea general de Naciones Unidas adoptó,  por primera vez, un texto dirigido a erradicar la mutilación genital femenina. La Asamblea reconoce que estas mutilaciones son una violación irreparable e irreversible de los derechos humanos de las mujeres y reafirma que es una práctica que amenaza gravemente su salud.

El texto, aprobado por consenso, cuyo proyecto fue presentado por el representante de Burkina Faso en nombre del grupo africano, muestra un fuerte mensaje político y otro de esperanza para los millones de mujeres y niñas que se enfrentan a tan execrable práctica.

Según el representante de Burkina Faso, la sociedad civil está cada vez más concienciada contra esta práctica y los gobiernos africanos tienen la voluntad política de liberar a las mujeres de este yugo mediante el lanzamiento de programas, la adopción de leyes y liberando recursos tanto humanos como financieros. Ha llegado la hora, dijo, de reconocer los derechos de las mujeres, romper el silencio que envuelve a la mutilación genital femenina e impulsar su erradicación.

67 sesión Asamblea general de Naciones Unidas

L’assemblée générale des Nations Unies adopte une résolution sur l’élimination des mutilations génitales féminines

Saber más sobre la mutilación genital femenina:

Mutilación genital femenina: más que un problema de salud