Con vistas al Sur, el blog de Medicus Mundi Andalucía Rss
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter

6 de febrero. Día internacional contra las mutilaciones genitales femeninas

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Género, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 06-02-2016

2010 10 Burkina 202

Pisando fuerte contra las Mutilaciones Genitales Femeninas

A nivel internacional, las mutilaciones genitales femeninas (MGF) se consideran una forma extrema de violación de los derechos de las niñas y de las mujeres y una amenaza grave para su salud, especialmente en los aspectos psicológico, sexual y reproductivo. Las MGF, incrementan la vulnerabilidad de las mujeres frente al VIH y tienen consecuencias obstétricas y prenatales funestas, tanto para las madres como para sus recién nacidos.

Las mutilaciones genitales femeninas son una práctica cultural profundamente arraigada en las poblaciones que la practican. Pero sus repercusiones son devastadoras para las jóvenes y las mujeres tanto en el aspecto médico, social y emocional, como en el jurídico y económico.

Las mutilaciones genitales femeninas son actualmente un problema de alcance mundial: además de los 29 países de África y Oriente próximo en los que su prevalencia es mayor, se practican también en Asia, Sudamérica y en las comunidades inmigrantes de Europa, Norteamérica, Nueva Zelanda y Australia. El Parlamento Europeo, en 2009, estimó que 500.000 mujeres en Europa sufrían las consecuencias de la mutilación genital femenina y 180.000 mujeres y niñas estaban en riesgo de sufrirla anualmente.

Gracias a la implicación internacional y nacional para erradicar esta práctica, se están observando cambios positivos en algunos países, tanto en el número de niñas y mujeres que son mutiladas, como en el número de personas que están dejando de apoyar esta tradición. Principalmente esto ha ocurrido allí donde existe, primero, una legislación que penaliza las MGF y, en segundo lugar, una actitud gubernamental favorable a la lucha contra la práctica y apoyo institucional a las intervenciones comunitarias de la sociedad civil que trabaja por su erradicación. Por otra parte, impulsar la educación de las mujeres es un factor clave en el abandono de la práctica: las mujeres que han logrado acceder a la enseñanza secundaria son menos proclives a mutilar a sus hijas.

cartel mgf  Tenemos algunas buenas noticias: en los últimos meses hemos sabido que Nigeria ha penalizado  la práctica; Gambia ha aprobado un proyecto de ley contra la mutilación genital femenina y en  Somalia, el país con la prevalencia de ablación más alta del mundo —el 97% de las mujeres  somalíes han sufrido alguna forma de mutilación genital—, el ministerio de la mujer ha  propuesto que esta práctica sea ilegal. Por otra parte, según un estudio reciente del Fondo de  Naciones Unidas para la Población (UNFPA), la evolución observada en países como Kenia,  Etiopía o Burkina Faso, país donde medicusmundi lleva realizando desde hace varias décadas  proyectos  para erradicar la mutilación, permite suponer que, para  2020, podrían alcanzar un  abandono de la práctica del 40%.  Esta organización calcula que, en el caso de que se cumpliesen los objetivos de abandono calculados para todos los países, unos 4 millones de niñas en riesgo se librarían de ser mutiladas de aquí al año 2020. Pero, a pesar de esto, y como consecuencia de la alta natalidad en estos países, sufrirían la práctica 11 millones de niñas.

Existen situaciones que sabemos que favorecen esta práctica: entre ellas, además de una baja o nula instrucción femenina, como ya hemos señalado, se encuentran los matrimonios precoces (antes de los 18 años) o la justificación social de la violencia machista, signos todos ellos de una normalización social de la desigualdad de género. Para combatirlas, es preciso seguir trabajando por la igualdad y los derechos de las mujeres, y favorecer su acceso a la educación, la salud y a los procesos de toma de decisiones.

Debemos terminar cuanto antes con esta práctica y otras como el matrimonio infantil, muestras evidentes de la violencia contra las mujeres, que no solo afectan a su bienestar presente y futuro, sino que perpetúan la desigualdad de género.

Puedes ver completo el Boletín informativo marzo 2016

medicusmundi

Noticias diversas

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, General, Género, Recursos humanos en salud, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Sistemas de salud, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 13-12-2015

Formaciones en prevención de la mutilación genital femenina

MGF Huetor Tájar

Durante el mes de noviembre, medicusmundi, a petición del área de Igualdad y Juventud de la Diputación Provincial de Granada, ha organizado unas jornadas de formación,  sensibilización y prevención de la mutilación genital femenina, dirigidas a profesionales de servicios sociales, educación, salud y otros agentes locales de las comarcas de la Costa y el Poniente granadinos.

 

 

entrevista cooperantesEntrevista radiofónica a nuestros cooperantes (Burkina Faso)

Pablo Domínguez, responsable de medicusmundi en Burkina Faso, y Carlos Guimaraes, coordinador del proyecto de salud materno-infantil, hablan del trabajo que realiza medicusmundi en este país y de su participación en el mismo en Andalucía coopera

Escucha aquí la entrevista

 

 

 

Entrevista Carlos MedianoEntrevista a Carlos Mediano, vicepresidente de medicusmundi internacional

Carlos Mediano, vicepresidente de medicusmundi internacional, entrevistado por La Opinión de A Coruña, habla de la falta de profesionales de la salud, tema central del proyecto europeo “Personal sanitario para todos y todo para el personal sanitario” (HW4ALL así como de otros temas actuales de salud de salud global.

Entrevista completa      logoHealthWorkers4All

40 aniversario MMA-03

Motril acoge la jornada ‘Mutilación Genital Femenina: Información y sensibilización: ¿Un problema en nuestro municipio?’

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Actividades, Género, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 10-11-2015

Ayuntamiento de Motril. Noticias. 09/11/2015

 

El objetivo de este encuentro es ofrecer una revisión multidisciplinar para los profesionales que en algún momento puedan entrar en contacto con las poblaciones en riesgo

Logo MGFLa teniente de alcalde y responsable del área de Igualdad, Susana Feixas, junto a la delegada de Igualdad y Juventud, Irene Justo, la ginecóloga y presidenta de ‘Medicus Mundi’ en Andalucía, África Caño Aguilar, y por la médica y voluntaria de dicha organización, Carmen Sánchez Robles, ha dado comienzo a la jornada titulada ‘Mutilación Genital Femenina: Información y sensibilización: ¿Un problema en nuestro municipio?’, que se ha celebrado en a partir de las 09.30 horas en el centro cívico ‘La Matraquilla.

Feixas ha resaltado la importancia que estas jornadas tienen al poder con en ellas con “una formación orientada por profesionales que, directamente, se  encuentran en contacto con esta problemática que, todos los años, cuesta la vida a miles de niñas así como múltiples perjuicios para la salud tanto física como psicológica”. Además, la teniente de alcalde de Igualdad ha destacado el papel de Motril como “municipio que acoge gran cantidad de migrantes. Muchos de ellos pertenecen a culturas donde esta terrible práctica se lleva a cabo. Nadie debe ser tolerante ante ella y, para ayudar a erradicarla, se debe hacer una labor de prevención, detección y educación”.

“Así, las actuaciones que se lleven a cabo deben de estar coordinadas con los diferentes organismos, asociaciones, organizaciones y los profesionales que de forma directa o indirecta trabajan para evitar que esta práctica continúe. Estos expertos deben de estar formados y tener un conocimiento profundo y adecuado para abordar el tema que de la mutilación genital femenina para, así, poder intervenir con celeridad. Es importante adoptar posturas y planteamientos firmes y contrarios a la justificación cultural de esta costumbre que atenta contra la dignidad, los derechos y libertadas de todas la mujeres”, ha subrayado Feixas.

La teniente de alcalde de Igualdad ha indicado que nos podemos ser cómplices de esta agresión contra las mujeres en “nuestro contexto social y cultural” y, a este respecto, ha explicado que estas jornadas pretenden  “no sólo crear conciencia social sobre algo tan terrible sino tomar las medidas formativas necesarias para que los profesionales y técnicos puedan tratar este asunto con la mayor eficacia”.

Por su parte, la delegada de Igualdad y Juventud, Irene Justo, ha manifestado que “las actitudes y prácticas tradicionales perjudiciales para el bienestar y dignidad de mujeres y niñas son comunes en todo el mundo, justificados por valores y creencias que las perpetuán. Hoy nos centramos en la mutilación genital femenina, praxis arraigada en 28 países del África subsahariana y que, con las migraciones de estas poblaciones, se han extendido a países europeos. La comunidad internacional, a través de Naciones Unidas, se ha pronunciado en contra de la mutilación genital femenina por ser una práctica que atenta contra los derechos humanos, de las mujeres y de las niñas”.

La jornada ‘Mutilación Genital Femenina: Información y sensibilización, ¿Un problema en nuestro municipio?’ se ha celebrado este 9 de Noviembre en el centro cívico ‘La Matraquilla’. En él se tratan temas como ‘Qué es, cómo se realiza, a quién, porqué’; ‘Epidemiología de la MGF’; ‘Consecuencias para la salud de las mujeres: físicas, psicológicas y sociales’; así como grupos de trabajo y el visionado de la película ‘Mooladé’ con un fórum posterior.

El objetivo de esta jornada es ofrecer una revisión multidisciplinar de la situación de esta práctica, de manera que resulte útil para los profesionales que en algún momento puedan entrar en contacto con las poblaciones en riesgo, reforzando el enfoque preventivo y consolidando la visión de praxis no como un problema puntal de salud sino como un asunto comunitario. Para ello se ha contado con la colaboración de ‘Medicus Mundi’, organización que lleva desde los años 90 elaborando planes y actuaciones de sensibilización con la intención de acabar con la mutilación genital femenina.

África Caño Aguilar, ginecóloga y presidenta de ‘Medicus Mundi’ en Andalucía, ha explicado que la jornada se encuentra dentro de contexto formativo “organizado de acuerdo con la Diputación de Granada. Mediante él se pretende llevar a las poblaciones que acogen a gran número de inmigrantes los conocimientos y las competencias necesarias para poder abordar una problemática que afecta a más de 140 millones de mujeres en todo el mundo”.

Finalmente, Susana Feixas ha querido agradecer a ‘Medicus Mundi’ su disponibilidad a la hora de organizar esta jornada y “a todas las personas, “profesionales o no”, que se han acercado al centro cívico ‘La Matraquilla’ para conocer más sobre este problema.

Ir a la noticia

40 aniversario MMA-03

Avanzando hacia la desaparición de la ablación en Burkina Faso

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Derechos humanos, Género, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 28-10-2015

Por Patricia G. Lepetit

“He aprendido muchas cosas, a partir de ahora cuando salgamos a las comunidades, vamos a insistir mucho sobre las complicaciones que provoca la ablación en la mujer.” Así se expresaba Jacques Bagoro, que junto con otros 15 agentes sanitarios, participó en la formación de reparación quirúrgica de secuelas de la ablación que finalizó el pasado 10 de octubre en la ciudad burkinesa de Manga.

MGF Burkina DSCN3459
Un aspecto de la formación: anatomía femenina

Como coordinadora de proyecto de la ONG medicusmundi Andalucía, tuve oportunidad de asistir a la formación y, pese a algunas dificultades de organización debido al retraso por el golpe de estado que sufrió el país el pasado 17 de octubre, he disfrutado mucho de poder ver como las y los participantes salían muy sensibilizad@s y reforzad@s  sobre las consecuencias atroces de la ablación para la salud y los derechos de las mujeres. Estas consecuencias pueden ser tanto físicas (hemorragias, infecciones urinarias y/o pélvicas, fuertes dolores durante las relaciones sexuales, deformación de los genitales, fístulas que implican incontinencia urinaria y/o fecal y que provocan que la comunidad marginalice a la mujer) como sociales y psicológicas (ataques de pánico, ansiedad crónica, depresión, perdida de autoestima).

MGF Burkina DSCN3489
Un objetivo (y desafío) importante de la formación fue la introducción de la perspectiva de género y de derechos

La formación, impartida por el ginecólogo obstetra burkinés Dr. Dembelle, tenía como  fin crear dos equipos médicos capaces de tratar algunas de las secuelas físicas de la ablación. Otro objetivo (y desafío) importante consistió en introducir una perspectiva de género y de derechos en la detección e intervención en casos de ablación, concienciando al personal de salud de cómo las dinámicas de género influyen, y mucho, en la salud de las mujeres y niñas.

A lo largo de los cinco días de formación, me interesó mucho escuchar los acalorados debates sobre el género, los derechos sexuales y reproductivos o sobre los motivos por los que las familias siguen mutilando a sus hijas. En efecto, pese a que en Burkina contamos con la ventaja de que la ablación es ilegal desde 1996, ésta se sigue practicando –la tasa de prevalencia  es del 76% en mujeres entre los 15 y los 45 años– alegando argumentos religiosos, estéticos, de respeto a la tradición o sociales, como, por ejemplo, para asegurar que las jóvenes podrán encontrar marido y ser así aceptadas en su comunidad.

patricia texto y foto

Y después de intentar paliar algunas de las consecuencias de la ablación se nos presenta un reto: ir hacia la raíz de la persistencia de esta práctica. De esto se encargarán varias asociaciones burkinesas que, con el apoyo de MMA, llevarán a cabo varias actividades de sensibilización y mediación en las comunidades.

La violencia de género sigue estando tan arraigada aquí como en el resto del mundo, incluida Europa. Una de las formas que toma en Burkina es la ablación que, en el fondo, busca controlar la sexualidad de las mujeres.  No se me olvida que cada día (y cada noche) muchas mujeres burkinesas sufren en silencio las consecuencias de haber sido mutiladas. También me quiero acordar de que la problemática de la MGF es compleja y, en mi opinión, más allá de la represión legal o la demonización de las personas a favor de la ablación, es necesario un esfuerzo para entender las necesidades y las lógicas que sustentan esta práctica para poder encontrar espacios de entendimiento desde donde cuestionarla y avanzar hacia su desaparición. Esto supone ya un proceso de cambio a largo plazo en el que estamos acompañando a nuestros socios burkineses.

Esta formación era un actividad en el marco del  proyecto “Reducción de la incidencia de la ablación en las provincias de Ziro y Zoundweogo, Burkina Faso” financiado por la AACID, y ejecutado por medicusmundi Andalucía en colaboración con el CNLPE (Consejo nacional de lucha contra la práctica de la escisión).

Patricia G. Lepetit es cooperante especializada en género. Actualmente trabaja coordinando el proyecto de medicusmundi para la Reducción de la incidencia de la ablación en Burkina Faso.

 

Puedes ver completo el Boletin diciembre 2015 en pdf

40 aniversario MMA-03

Escisión femenina: ritual y sufrimiento

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Actividades, Cooperación Internacional, Derechos humanos, Género, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 26-10-2015

Raquel Ferrando

 

Por Raquel Ferrando

El ritual ⌈de la mutilación genital femenina⌋ pasa de abuelas a nietas;  las mujeres de las comunidades toman un papel activo mientras los hombres actúan como meros observadores.

Hace un par de meses volvía en un coche desde Brakna, una de las regiones de Mauritania, hacia Nouakchott, la capital del país. En el vehículo viajábamos tres hombres y yo. Interesada por las costumbres del lugar, me uní a la conversación. Hablaban de cómo la esposa de uno de los hombres aprovechó uno de los viajes de él para llevarse a su hija a ser ‘purificada’. En un inicio, respondió a mis preguntas sobre a cuántas de sus hijas les habían practicado la escisión. Después se dio cuenta de que estaba tomando demasiadas confianzas conmigo y terminó de hablar muy amablemente y entre sonrisas, diciéndome que él no estaba de acuerdo y que le engañaron, y que a sus dos hijas pequeñas ‘aún no se las han llevado y espero que no las lleven’.

No se sabe a ciencia cierta cuántas mujeres han sido víctimas de la mutilación genital femenina en Mauritania.

Se conoce que el porcentaje es quizá algo más bajo que en otros países cercanos, pero se habla de la mitad de la población femenina en algunas etnias, las más antiguas de África central que poblaban de la región mucho antes de la llegada del Islam. No existen datos oficiales fiables y el anteproyecto de ley que se comenzó a preparar no parece que avance ni de lejos todo lo rápido que debería.

MGF Raquel

Sin embargo, a diario, los centros de salud atienden a decenas de mujeres que sufren graves problemas en su vida sexual, durante su embarazo y en el parto y pueden llegar a morir, por haber sido ‘purificadas’. Un ritual que pasa de abuelas a nietas y en el que las mujeres de las comunidades toman un papel activo, mientras los hombres actúan como meros observadores.

Hace tiempo que los medios nos cuentan las historias de millones de mujeres que han sufrido la mutilación genital femenina, y que nos identificamos con aquellas que han tenido el coraje de luchar contra esta práctica.  Muchas jóvenes conocen ya las consecuencias de pasar por este ritual. Sin embargo,  la conversación que tuve en el coche me confirmó el peso que siguen teniendo las tradiciones; aunque también hay mujeres que simplemente aun no conocen esas consecuencias. Las campañas se suceden a nivel internacional en radio, televisión, películas, etc. pero los fondos que llegan a países como Mauritania para promover la detección y atención de los casos de mutilación genital femenina en los centros de salud, siguen siendo mínimos. En cualquier caso, si hubiera fondos, las políticas del gobierno harían muy difícil poder actuar, pero, por lo menos, se habría dado ya un primer paso.

Urge que hombres y mujeres dejen de hablar de la mutilación como una costumbre más, para tratarlo como algo que, a pesar de ser cotidiano, se debe erradicar.

Para ello se debe partir de la normalidad, de hablarlo sin más, como en el coche. Se debe dar la enhorabuena y apoyar a organizaciones de la sociedad civil que cada día intentar abrir “una nueva ventana” que muestre que sí que existe esta práctica en Mauritania y en otros lugares de África. Por último, se debe incidir en la creación de leyes nacionales, legislación internacional, y bases de datos sobre el tema. Así se conseguirá que las mujeres de Brakna, tanto de la familia de mi compañero de viaje como de muchas otras, hablen de su purificación a las más pequeñas; y que las madres y abuelas compartan su experiencia con los hombres. De este modo, ellos no tendrán ese miedo al “qué dirán” respecto a la opinión internacional y a ser partícipes del cambio que les lleva a adoptar la postura fácil de taparse los ojos. Muchas mujeres se pueden librar de la mutilación femenina, si esta se deja de esconder.

Raquel Ferrando es cooperante de medicusmundi Andalucía en Mauritania. Trabaja en cooperación internacional desde 2003 con la convicción de que no se pueden cambiar las cosas sin mirar desde otro enfoque, el de la igualdad de género.
Puedes ver completo el Boletin diciembre 2015 en pdf

Malos tratos y abusos durante el parto

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Atención primaria y participación, Derechos humanos, Género, Salud sexual y reproductiva, Sistemas de salud, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 03-08-2015

Las mujeres se enfrentan a ellos de formas diversas en centros sanitarios de todo el mundo

 

Maternidad. Mauritania

 

Traducido del inglés desde: Women face diverse forms of mistreatment and abuse during childbirth in health facilities worldwide. Junio 2015. Organización Mundial de la Salud (OMS)

En muchos lugares del mundo, las mujeres se enfrentan a malos tratos durante el parto. De acuerdo con los autores de una revisión sistemática liderada por la OMS, publicada en PLOS Medicine, estos pueden incluir abusos físicos, sexuales y verbales, falta de cuidados de soporte, negligencia, discriminación y denegación de autonomía.

Lo(a)s proveedores de cuidados de salud pueden ser los perpetradores de estos malos tratos pero los malos tratos también son el resultado de un complejo cúmulo de factores que incluye diversos fallos sistémicos dentro de los centros sanitarios y a través de los sistemas de salud. La tipología de cómo las mujeres son maltratadas durante el parto que se presenta en esta revisión sistemática está basada en una síntesis de la evidencia cualitativa y cuantitativa de 65 estudios realizados en 34 países.

Calidad de los cuidados y derechos humanos

Se estima que en 2010 se produjeron 289.000 muertes maternas, de las cuales el 99% ocurrieron en países de ingresos bajos o medios. Mejorar la calidad de los cuidados, especialmente en el tiempo en torno al nacimiento, es crucial para reducir las muertes maternas así como las discapacidades de las mujeres y los niño(a)s prevenibles.

Debemos tratar de encontrar un proceso en el que las mujeres y los proveedores de cuidados de salud se impliquen en la promoción y protección de la participación de las mujeres en experiencias de parto seguras y positivas, que incluyan el respeto a la autonomía y la dignidad de la mujer en lo que respecta a su cuerpo y a sus elecciones

Meghan Bohren, autora del artículo

Los autores señalan que, aunque actualmente se está produciendo un aumento del reconocimiento de que las mujeres experimentan malos tratos durante el parto, no existe un consenso global de cómo estos sucesos deben definirse y medirse.

Con esto en el punto de mira, la OMS ha liderado una nueva revisión en la que se propone una tipología global comprehensiva, basada en la evidencia, donde se definen con claridad los tipos de malos tratos que las mujeres experimentan durante el parto en los centros sanitarios. Esta tipología se ha creado con la intención de procurar indicadores y herramientas para medir la prevalencia de estos malos tratos a los informes de futuras investigaciones, así como para desarrollar y evaluar intervenciones para reducirlos y promover unos cuidados respetuosos.

Declaración de la OMS sobre los malos tratos durante el parto

 The Mistreatment of Women during Childbirth in Health Facilities Globally: A Mixed-Methods Systematic Review

Avances en la lucha contra la mutilación genital femenina: Medicus Mundi Andalucía en Burkina Faso

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Días Mundiales, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 17-02-2015

La mutilación genital femenina (MGF) es una violación de los derechos humanos fundamentales de las niñas y las mujeres, y así está reflejado en la legislación internacional y en la Carta Africana de Derechos Humanos así como en las legislaciones de muchos de los países donde se practica. A pesar de esto, se calcula que en el mundo hay 135 millones de niñas y mujeres víctimas de esta práctica arraigadan más de 28 países de África y Asia, y que ha emigrado también a otros países, incluida España.

La MGF afecta siempre a la salud física y psíquica de las niñas y las mujeres. Puede costar la vida en el momento de su realización y sus complicaciones aumentan de forma considerable el riesgo de morir durante el parto o de padecer graves secuelas durante toda la vida (fístula obstétrica, infecciones crónicas). La MGF no solo afecta a las niñas y las mujeres, un estudio de la Organización Mundial de la Salud, realizado en varios países africanos, concluye que la mortalidad y la necesidad de reanimación tras el parto es mayor en los recién nacidos de madres mutiladas.

Burkina Faso y la mutilación genital femenina

Burkina Faso ha sido uno de los países promotores de la Resolución, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 20 de diciembre de 2012, dirigida a intensificar los esfuerzos a nivel mundial para lograr la eliminación de la MGF. Esta actuación está vinculada a la trayectoria que, desde hace más de 20 años, sigue este país en su compromiso de poner fin a la MGF: en el año 1991, Burkina Faso (BF) modificó su Constitución para adaptarla a la Declaración Universal de Derechos Humanos, garantizando la igualdad entre las personas, sin discriminación de ningún tipo. Desde 1996 cuenta con una legislación específica que penaliza su realización, con penas mayores para el personal sanitario o paramédico, o ser cómplice de la práctica de la MGF. Burkina ha firmado todos los acuerdos internacionales y regionales en materia de derechos humanos y contra la mutilación genital femenina y, junto a otros países, ha solicitado a la Unión Africana la prohibición total de esta práctica. Recientemente, con el apoyo de Naciones Unidas, Burkina Faso ha elaborado un Plan Nacional de Acción para promover la eliminación de la MGF como parte de una política de tolerancia cero.

En una encuesta demográfica y de salud realizada en 2010 por el gobierno de BF, con el apoyo de diversas organizaciones internacionales, el 70% de las mujeres encuestadas admitió haber sufrido una MGF. Sin embargo, la encuesta mostró una notable disparidad entre generaciones: mientras que las mujeres entre 45-49 años estaban mutiladas en un 89%, este porcentaje bajaba al 58% en las niñas y jóvenes de 5 a 19 años, lo cual debe traducirse como una señal de la disminución constante del número de mujeres y niñas mutiladas en estos últimos años.

En Burkina Faso, al igual que en el resto de los países africanos donde está presente la MGF, esta no se practica de forma uniforme a todas las mujeres: el riesgo de padecerla se incrementa si se pertenece a determinadas etnias como, por ejemplo, la Mossi; si se vive en un medio rural o cuando el nivel educativo de la madre es menor. Ninguna religión aprueba la práctica de la MGF, sin embargo es más prevalente en familias musulmanas  (80%) que en las católicas y protestantes (60%).

¿Por qué, a pesar de estar prohibida legalmente, y del intenso trabajo realizado en su contra en el país, se sigue practicando? La MGF está muy arraigada culturalmente en la sociedad burkinabe, ya que se considera que facilita el matrimonio de las mujeres y mejora su estatus en la sociedad: en efecto, la mutilación genital temprana pretende controlar la sexualidad de las jóvenes y mujeres, preservando así su castidad y virginidad hasta el momento del matrimonio y obteniendo con ella esposas que no serán promiscuas sino dignas y fieles. Hay, además, otras creencias como las que consideran que la mutilación genital femenina ayuda a mejorar y mantener la higiene personal, que el clítoris es un órgano masculino y puede causar daños al recién nacido en el momento del parto, etc. Pero, sobre todo, es la presión social y la necesidad de cumplir con las tradiciones lo que permite la pervivencia de esta y otras prácticas que son nefastas para la salud de las mujeres y las niñas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por medio de un maniquí, se muestran los graves problemas que la mutilación causa en los genitales de las mujeres así como las consecuencias para la mujer y el bebé en el parto

Medicus Mundi Andalucía está presente en Burkina Faso desde 1975, con proyectos y programas de cooperación sanitaria dirigidos, sobre todo, a mejorar la salud de las mujeres y niñas del país, apoyando la estrategia de Salud Reproductiva del Ministerio de Salud, fundamentalmente en la lucha contra la mortalidad materna y la mutilación genital femenina. En este último apartado, la labor de Medicus Mundi se ha basado en el apoyo al “Comité Nacional de Lucha contra la Práctica de la Escisión[1]” sobre todo en las zonas rurales, de difícil acceso y con menos recursos. Estos proyectos se realizan en colaboración con el personal sanitario local, especialmente con las matronas, por ser personas reconocidas y respetadas por la población y depositarias de la confianza de las mujeres y contemplan la sensibilización de la población, la formación del personal sanitario y el apoyo logístico a las asociaciones locales que luchan contra esta práctica, contribuyendo, mediante esta estrategia, a la disminución de su realización en aquellas zonas donde hemos intervenido.

Medicus Mundi Andalucía sigue en Burkina tratando de mejorar la Salud Sexual y Reproductiva, especialmente de las mujeres. Con este objetivo, recientemente, una ginecóloga y una matrona del hospital San Cecilio de Granada se desplazaron al país para poner en marcha un proyecto que pretende introducir en los currículos de formación del personal sanitario, especialmente matronas, el enfoque de derechos y de género, lo cual tendrá un papel relevante en la lucha contra la mutilación genital femenina; para ello impartieron un curso de formación específico dirigido al profesorado de la Escuela Nacional de Salud Pública de Ouagadougou.

Medicus Mundi Andalucía conmemora en 2015 cuarenta años de cooperación sanitaria internacional, que inició precisamente en Burkina Faso. Desde entonces hemos tratado, y logrado en muchos casos, de mejorar la salud de la población, y, especialmente, de sus mujeres y niñas. Pero, aunque es arduo el camino que resta por andar, está en nuestro ánimo seguirlo hasta que la erradicación de la mutilación genital femenina sea una realidad.

África Caño y Casilda Velasco

Medicus Mundi Andalucía

[1] La mutilación genital femenina es conocida también como escisión.

En breve: género y salud sexual y reproductiva

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Género, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 16-12-2014

Mutilación Genital Femenina ¿qué podemos hacer desde Atención Primaria?

africa Samfyc MGF

Con este título, África Caño, doctora en Ginecología y Obstetricia y presidenta de medicusmundi Andalucía, se dirigió a los y las médicas de familia, durante el 23º Congreso andaluz de Medicina Familiar y Comunitaria (SAMFyC), resaltando los principales elementos a tener en cuenta en la práctica profesional diaria, con el fin de detectar y, sobre todo, prevenir, la práctica de la mutilación genital femenina a niñas y mujeres en riesgo.

 

formacion bf casi_africaEl proyecto de Mejora de la salud materna e infantil que estamos implementando actualmente en la región norte de Burkina Faso, recibió la visita de África Caño (Ginecóloga) y Casilda Velasco (Matrona), las cuales llevaron a cabo una formación teórico – práctica sobre Género y Salud sexual y reproductiva dirigida a las matronas, en la Escuela Nacional de Salud Pública de Uagadugu.

Mientras que, en general, en la región del África del oeste un 44% de mujeres tiene acceso al menos a cuatro visitas prenatales, Burkina Faso se caracteriza por sufrir una de las mayores desigualdades de la región en este aspecto: el 85% de las mujeres pasan, al menos, una consulta durante el embarazo pero solo el 18% tienen acceso a las cuatro consultas prenatales recomendadas por la OMS (Unicef)

reanimacion bebe entrega bebe

Violencias contra las mujeres

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Género, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 25-06-2014

Todas las mujeres libres de violencia

La violencia que se ejerce contra las mujeres es la manifestación más extrema de los desequilibrios de poder y de la desigualdad histórica que existe entre mujeres y hombres, está extendida por todo el mundo y constituye una de las violaciones de derechos humanos más graves, habituales, toleradas e impunes.

Por violencia contra la mujer se entiende todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino, que tenga, o pueda tener, como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada.

La gravedad de esta violencia radica en que no es ocasional, sino que aparece, con distintas manifestaciones, en cada época y lugar; la sufren mujeres y niñas de todos los países, edades y capas sociales; va dirigida intencionadamente a las mujeres solo por ser mujeres y, a pesar del adelanto en las últimas décadas en los derechos de las mujeres, no se consigue su erradicación, lo que permite ver la falta de protección de la vida e integridad de las mujeres, constituyendo uno de los principales obstáculos para lograr la igualdad de género en el mundo.

La violencia contra las mujeres presenta diferentes manifestaciones y múltiples expresiones en el mundo. Puede ser física, psicológica, sexual, económica, institucional o simbólica; se produce dentro de la pareja, la familia, la comunidad, la sociedad, los conflictos bélicos e incluso se practica desde el estado. Las consecuencias de la violencia contra las mujeres son un grave problema de salud pública.

Entre 100 y 140 millones de mujeres y niñas en el mundo han sufrido una mutilación genital femenina y, cada año, más de 3 millones de niñas en África corren el riesgo de enfrentarse a esta práctica.

 Existe una invisibilidad estadística de la violencia contra las mujeres que hace que sea imposible conocer sus dimensiones reales y darle una respuesta integral y efectiva. En la mayoría de los países del mundo no existen registros oficiales sobre la cantidad de mujeres asesinadas por razones de género. Tampoco existen registros administrativos adecuados sobre otras formas de violencia ejercida contra las mujeres ni hay una integración de los distintos sistemas de información en las áreas de salud, policial y legal. Además, los datos que se recogen ni siquiera están desagregados por sexo. La poca información se basa en lo publicado en los medios de comunicación y en el gran trabajo que hacen las organizaciones de mujeres y feministas.

Entre un 15% y un 76% de las mujeres sufren violencia física o sexual a lo largo de su vida. Esta violencia se produce mayoritariamente en el seno de las relaciones íntimas y muchas mujeres (entre un 9% y un 70%) señalan que el maltratador es su cónyuge o pareja

 Aunque se han desarrollado instrumentos específicos de derechos humanos que amplían y reconocen las especificidades de los distintos colectivos de mujeres, y se han producido importantes avances jurídicos nacionales e internacionales, las mujeres aún tienen que enfrentarse a muchos obstáculos normativos, políticos, económicos y socioculturales para el ejercicio pleno de su ciudadanía.

 El proyecto “violencias contra las mujeres” finalizó a comienzos de 2013. Desde esa fecha, y a pesar de no recibir financiación alguna, la exposición ha continuado moviéndose por toda Andalucía –acompañada de jornadas y talleres organizados por los solicitantes de la misma– e incluso ha visitado otras comunidades. 

Si quieres ver el boletín completo en PDF, pincha aquí: Boletín junio 2014

Preguntas y respuestas sobre la mutilación genital femenina

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Derechos humanos, Género, mutilación genital femenina, Salud sexual y reproductiva, Violencias contra las mujeres | Fecha de publicación: 17-06-2014

¿En qué consiste la mutilación genital femenina?

Según la OMS, se considera mutilación genital femenina (MGF) a “una amplia variedad de prácticas que suponen la extirpación total o parcial de los genitales externos o su alteración por motivos culturales u otras razones que no son de índole médica”.

¿A quién se realiza?

La edad a la que se realiza la MGF varía según los grupos étnicos y la localización geográfica. En algunas etnias se practica a bebés pero, con más frecuencia, se realiza a niñas entre los cinco y los catorce años, en general ligado a un rito ceremonial de paso a la edad adulta. Debido a que la MGF está prohibida y penada por la ley en muchos países, y a la sensibilización sobre sus complicaciones sanitarias, ahora se realiza a edades más tempranas con el fin de evitar tanto su detección, como el recuerdo que deja en la niña. La menor edad a la que se practica y el aumento de su medicalización, han relegado la importancia de los aspectos ceremoniales ligados a la misma.

¿Por qué se practica?

Hacerla como parte de un rito de paso a la edad adulta refuerza el sentimiento de las mujeres de pertenencia al grupo. La presión social para su práctica es tan intensa, que las mujeres se sienten amenazadas con el rechazo y el aislamiento si no siguen la tradición, ya que una mujer no mutilada no sería aceptada como esposa. Esto es importante pues el acceso de las mujeres a la tierra y a la seguridad se obtiene solo mediante el matrimonio al ser muchas sociedades que la practican patriarcales (los hombres detentan el poder) y patrilineales (la herencia –económica y de pertenencia a la familia– pasa de varón a varón, excluyendo a las mujeres). Algunos grupos étnicos tienen diversas creencias como las que consideran que la mujer no mutilada puede dañar e incluso matar al hombre durante las relaciones sexuales o al bebé en el parto.

Pero la razón aducida con mayor frecuencia es que se trata de una tradición muy antigua y arraigada en las comunidades sobre la que existe una fuerte convención social que hace que, aún cuando individualmente una mujer o una familia estén en contra de practicársela a sus hijas, es muy posible que continúen haciéndolo para protegerlas y salvaguardar su estatus en la comunidad ya que, el no realizarla, de forma individual, puede conducir a la mujer no mutilada a la marginación social y al aislamiento. Por este motivo es importante crear una fuerte presión social en su contra mediante la formación y sensibilización.

¿Tiene algo que ver con alguna religión, como la musulmana?

La MGF se asocia con frecuencia al Islam y, de hecho, algunas comunidades religiosas islámicas creen firmemente que su religión lo exige. El hecho de que la mutilación de tipo I sea conocida también como “sunna” (que significa “siguiendo la tradición del profeta”), es usado a menudo como evidencia de esta convicción. Sin embargo, la mutilación es practicada tanto por musulmanes como por cristianos y animistas, y no existe ningún pasaje en el Corán ni en la Biblia que la apoye.

¿Qué consecuencias tiene?

La MGF es una grave muestra de violencia contra las mujeres, un atentado contra sus derechos humanos y su salud y prueba de las graves desigualdades existentes y de la dominación que, en muchos lugares, ejercen los hombres sobre las mujeres.

La MGF entraña consecuencias físicas para ellas, en ocasiones tan graves, que pueden llevarlas a la muerte o a padecer secuelas permanentes. Las complicaciones que aparecen tras una mutilación genital pueden ocurrir inmediatamente, a medio o a largo plazo tras su realización, y conllevan problemas sexuales, sociales y psicológicos.

¿Qué se hace para erradicarla?

Organismos internacionales como la UNICEF y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), regionales, como la Unión Europea y la Unión Africana, locales y ONGs internacionales y locales trabajan conjuntamente para su erradicación. Pero, debido a su fuerte arraigo, es preciso aún mucho trabajo de formación y sensibilización con las comunidades sobre sus causas y sus consecuencias.

¿Qué se ha conseguido?

Para comenzar, se ha logrado que hablar sobre la mutilación genital femenina deje de ser un tema tabú, lo cual permite que las personas puedan opinar sobre ella. La información a los hombres, que se mantenían al margen por considerarlo “un asunto de mujeres”, está haciendo que muchos estén en contra de practicársela a sus hijas. También se ha observado que los y las jóvenes, así como las mujeres con  varios años de escolarización, suelen estar en contra de hacérselo a sus hijas, lo cual es un gran avance aunque, por desgracia, esto no ocurre en todos los países.

 ¿Saber más?  Mutilación genital femenina: más que un problema de salud

Si quieres ver el boletín completo en PDF, pincha aquí: Boletín junio 2014