Con vistas al Sur, el blog de Medicus Mundi Andalucía Rss
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter

Retos para reducir la mortalidad materno-infantil en Burkina Faso (2)

Deja un comentario

Escrito por | Archivado en Cooperación Internacional, Género, Objetivos del Milenio relacionados con la salud, Salud de las mujeres, Salud sexual y reproductiva, Sistemas de salud | Fecha de publicación: 29-11-2015

2. Talleres de trabajo e integralidad

Por Carlos A. Guimaraes

Al inicio de la actividad los participantes detectaron con precisión sus problemas y expresaron claramente sus necesidades. Sin embargo, fue sólo durante el taller que las distintas contrapartes empezaron a vislumbrar soluciones globales y compartidas para reducir la mortalidad materno-infantil durante la gestación, parto y post-parto y comenzaron a tejer vínculos de complementariedad entre si.

Dado que el programa fue identificado entre 2011 y 2012, pero empezó a implementarse en 2015, el primer paso fue promover un taller de reidentificación y reformulación con la presencia de los representantes de las contrapartes: Dirección Regional de Salud de la Región del Este, Escuela Nacional de Salud Pública de Fada N’Gourma, FNUAP. En base a los datos oficiales, se constató que las dos principales causas de muerte de las mujeres durante el parto son las hemorragias y las infecciones hospitalarias (alrededor de 75%), Así que decidimos invitar a los directores del CHR (hospital regional de referencia en caso de urgencias) y del Centro de Transfusión Sanguínea de la zona. Nos sorprendió al inicio de la actividad la precisión con la que los participantes detectaban los problemas que tenían y expresaban claramente sus propias necesidades. Sin embargo, fue sólo durante el taller que las distintas contrapartes empezaron a vislumbrar soluciones globales y compartidas para reducir la mortalidad materno-infantil durante la gestación, parto y post-parto; y comenzaron a tejer vínculos de complementariedad entre si. En definitiva, la simple adopción de una metodología de identificación participativa y compartida de las necesidades y retos abrió una vía ancha para dotar de coherencia e integralidad un programa rico en oportunidades pero falto de puntos de contacto entre las diversas acciones previstas.

Los resultados más inmediatos de aquel taller fueron la implicación del CHR y del Centro de Transfusión Sanguínea en el programa (anteriormente no estaban contemplados) y la creación de un comité de pilotage en el que participan los representantes de todas las contrapartes, y que será el responsable de hacer un seguimiento sectorial y general de los indicadores relativos a la SSR y a la reducción de la mortalidad materno-infantil.

No obstante, yo destacaría resultados, mucho más sutiles quizás, que se percibieron en el calor de los debates y después del taller. El primero y más importante: cada contraparte —a su tiempo y medida― fue capaz de superar las visiones parciales y los intereses particulares para conectar sus necesidades con las de los demás. Eso permitió, entre otras cosas, explotar el potencial de colaboración entre ellas en terreno, ingeniar soluciones basadas en sinergias.

Ejemplos prácticos: una vez formados en SSR, los agentes de salud redactarían un plan de acción para mejorar la atención a las mujeres en los CSPS (centro de salud); posteriormente recibirían la visita de un supervisor que, en terreno, analizaría los procedimientos y el cumplimiento del plan de acción. Ejemplo practicoEl supervisor -—una matrona experimentada― acompañaría a los agentes de salud en casos prácticos durante 48 horas (actualmente las supervisiones son “simbólicas” y un supervisor no pasa más que 2 o 3 horas en los CSPS, básicamente haciendo inventario de materiales y equipos). Al abordarse el tema, el director de la Escuela Nacional de Salud Pública (ENSP) comentó que, por falta de recursos, los estudiantes del curso de matrona no podían validar las siete competencias básicas para el ejercicio profesional previstas en el programa de estudios; como resultado, se incorporarían al mercado de trabajo sin haber presenciado o participado en un trabajo de parto real. De ahí nació su sugerencia de aprovechar la supervisión de los agentes de salud para que un grupo de estudiantes de último año acompañase al supervisor y pudiese hacer in situ la validación de las competencias. Se había creado la sinergia entre la Dirección Regional de Salud, los Distritos Sanitarios, los CSPS y la ENSP con una sola acción.

foto niña con bebeLo mismo ocurrió con la implicación del CHR y del Centro de Transfusión Sanguínea en el proceso de reducción de la mortalidad materna en el parto y post-parto. Visto que —como he comentado―  las hemorragias e infecciones hospitalarias son las dos primeras causas de muerte de las parturientas en la región, los representantes del Centro de Transfusión recalcaron que nunca hubo una formación de los agentes que trabajan en los quirófanos de los hospitales distritales y regional sobre conservación de la sangre y procedimientos de transfusión. De ahí que, aunque esté disponible, la sangre suministrada a una mujer en caso de hemorragia, en vez de salvarla, podía acelerar su muerte por septicemia. En tanto, durante el taller pudimos entender todos porque las infecciones son la segunda causa de muerte materna en los hospitales y centros de atención primaria: en la cadena jerárquica del servicio de salud burkinés, les toca a los del escalón más bajo, a los “garçons” y a las “filles de salle” (una especie de limpiadores o higienistas), hacer la asepsia, pero estos desconocen por completo las fuentes de infección y el impacto que su trabajo puede tener en la reducción de la mortalidad. Surge la idea de —por primera vez en Burkina Faso— ofrecerles una formación específica sobre el tema y promover su papel como elementos clave para lograr los objetivos generales del programa.

  • Los agentes que trabajan en los quirófanos no han recibido formación sobre conservación de la sangre ni sobre procedimientos de transfusión
  • Los encargados de la asepsia desconocen las fuentes de         infección y el impacto que su trabajo puede tener en la reducción de la mortalidad.          
  • En el taller surge la idea  —por primera vez en Burkina Faso— de ofrecerles una formación específica sobre el tema y promover su papel como elementos clave para lograr los objetivos generales del programa.

Con tres o cuatro ideas generadas en el taller se ha logrado tocar temas fundamentales para la reducción de la mortalidad materno-infantil desde un enfoque integral:

  1. Cerrar el ciclo entre formación teórica y supervisión formativa práctica;
  2. abordar con iniciativas nada costosas las dos causas principales de deceso en las maternidades; y
  3. garantizar la sinergia entre todos los actores implicados en las cuestiones de salud pública en la región Este.

Habrá que esperar al próximo año, cuando las formaciones y las supervisiones hayan concluido, para que el comité de pilotage conozca los resultados de este esfuerzo conjunto de acción. Pero confiamos en que, y parece evidente, una buena metodología para encauzar el proceso dé mejores resultados que miles de euros gastados sin un enfoque integral.

Carlos A. Guimaraes es coordinador del programa de Reducción de la Mortalidad Materno-Infantil y Promoción de la Salud Sexual y Reproductiva en la Región del Este de Burkina Faso.
Puedes ver completo el Boletin diciembre 2015 en pdf

40 aniversario MMA-03

Éste es un artículo de (comunicacion-andalucia@medicusmundi.es).

medicusmundi sur medicusmundi es una organización internacional especializada en salud, premio Príncipe de Asturias de la Concordia, trabaja en España desde 1963 y en Andalucia desde 1975

Deja un comentario