Día Mundial contra la Malaria

( Click en la imagen para verla a mayor tamaño)

Dos millones de razones cada año, 2 por cada minuto, para luchar contra esta enfermedad.

STOP MALARIA ¡YA!

«La malaria o paludismo es un problema mundial grave que afecta a la salud y el bienestar económico de las comunidades más pobres del mundo.
En África ha aumentado la carga de malaria debido a la aparición de resistencias a los antipalúdicos habituales, la degradación de los servicios de atención primaria de salud y el desarrollo de resistencia de los mosquitos a los insecticidas de control antivectorial. En el sureste de Asia se intensificó durante la última década tras interrumpir las campañas de erradicación, y también reapareció en varios países de Asia central y transcaucásicos.
La malaria es una causa importante de anemia en niños y mujeres embarazadas, bajo peso al nacer y partos prematuros y es responsable del 18% de defunciones de niños menores de 5 años. Según el Informe Mundial sobre la Malaria (2005)[1], en el año 2004, 107 países y territorios comunicaron a la OMS la existencia de zonas con riesgo de transmisión de malaria, lo cual significa que 3.200 millones de personas están en riesgo de contraerla. Las estimaciones actuales indican que, anualmente, se producen alrededor de 350 – 500 millones de episodios clínicos de la enfermedad. El 80% de las muertes por paludismo –mas de un millón anual, unas dos cada minuto- y el 60% de los casos clínicos se producen en África al sur del Sáhara. El paludismo afecta especialmente a los niños menores de 5 años, a las mujeres embarazadas y a las personas infectadas por VIH, por lo que todos ellos deberían estar incluidos en los planes de prevención y tratamiento del paludismo.
El control del paludismo precisaría una inversión anual de 3.000 millones USD, pero los fondos disponibles son muy inferiores. Sin embargo, esta cantidad representa sólo el 0,25% de los gastos militares mundiales anuales y la tercera parte de los gastos militares mensuales de Estados Unidos en la guerra de Irak. Las Administraciones nacionales son la principal fuente de financiación actual para el control del paludismo. Su participación representó un 71% del total en África, un 80% en Asia y un 96% en las Américas durante el período 2002–2003, pero la carga de paludismo suele ser más alta en los países más pobres y la inversión nacional no compensa la diferencia entre las necesidades y la disponibilidad. En los países endémicos de África, el paludismo supone una agresión significativa a unos sistemas de salud especialmente frágiles, representando un 25–35% de las consultas ambulatorias y, en hospitales, un 20–45% de los ingresos y un 15–35% de los fallecimientos.»

Carmen Sánchez Robles
Medicusmundi Andalucía
[1] WORLD MALARIA REPORT 2005. Roll Back Malaria. World Health Organization.UNICEF

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.