Neopobres y viejopobres

Leo un post de Felipe Benítez y me doy cuenta de que en el mundo de los pobres (como quien hablara de jugadores de fútbol o estrellas de pop de moda) se está produciendo un «cambio generacional». Antes los pobres eran los verdaderamente pobres, los que salían en la tele rodeados de moscas y con la tripa hinchada o durmiendo al refugio de los cajeros automáticos arriesgándose a ser actualidad informativa si una panda de des-almados/cerebrados les prendía fuego; ahora los medios de comunicación se llenan de neopobres, aquellos que en algún momento jugaron a ser neorricos y ahora se ahogan en deudas y autosogas hipotecarias…

¿el «problema» de la aparición de los neopobres?

– que los habitantes de nuestro cuarto mundo pierden la poca voz que les quedaba; ven como se recortan los pocos derechos sociales que mantenían y permanecen como espectadores de excepción de un mundo vive un acto de autovictimismo en el que ellos han pasado de molestar a ni siquiera existir.

– que los países empobrecidos, escenario y victimas de injusticias globales y locales se convierten en un «todo vale», porque ¿quién se va a preocupar del tráfico de armas en Angola si la tasad de impago de las hipotecas españolas va en aumento? ¿quién va a gritar que el Gobierno de España vende armas por doquier a los países empobrecidos si lo que nos importa es que el índice de venta de automóviles no remonta?

– que somos cómplices, que olvidamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.