Objetivos de Desarrollo Sostenible: ¿son la solución?

Carlos Mediano

Deberíamos de reflexionar sobre porqué cada vez más riqueza está en menos manos. La mitad de la riqueza mundial pertenece al 1% de la población

 Ya queda muy lejos el año 2000, cuando el Secretario General de la ONU convocó a los Jefes de Estado y de Gobierno de los 189 Estados miembros de Naciones Unidas a la conocida como Cumbre del Milenio, donde, por acuerdo unánime, aprobaron la denominada “Declaración del Milenio”. El reto era conseguir en 2015 un mundo con mayor desarrollo sostenible y donde se habría erradicado la pobreza, a través del cumplimiento de ocho Objetivos del Milenio (ODM). Los ODM fueron concebidos bajo un enfoque de necesidades (qué nos falta) y no tanto bajo un enfoque de derechos humanos (qué derechos cualquier persona debe tener cubiertos).

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

Las conclusiones que podemos sacar en este último año de los ODM son bastante contradictorias. La Humanidad jamás había avanzado tanto en tan poco tiempo en algunos indicadores, sin embargo, debemos concluir que los ocho ODM no se van a cumplir en su totalidad. Es más, aquellas metas que se van a conseguir, como disminuir a la mitad el número de pobres, se consiguen de forma inequitativa. La gran mayoría de personas que han salido de la pobreza se deben al crecimiento de un solo país, China, mientras que una región muy castigada por la pobreza, como África subsahariana, aumenta su brecha respecto a los países más ricos. Y si hablamos de personas, y no de países, deberíamos de reflexionar sobre porqué cada vez más riqueza está en menos manos. La mitad de la riqueza mundial pertenece al 1% de la población mundial, 65 veces más que la que tiene la mitad de los habitantes del planeta en su conjunto.

De los ocho ODM, tres tienen relación directa con la salud: reducir 2/3 la mortalidad  infantil, reducir en 3/4 la mortalidad materna y  combatir VIH/sida, malaria y tuberculosis. Ha habido grandes avances durante estos 15 años, pero no suficientes para alcanzar los objetivos, sobre todo porque los compromisos financieros no se han cumplido. Hemos disminuido más o menos a la mitad la mortalidad infantil y materna, lejos de lo previsto. Y sabemos que la mayoría de estas muertes son evitables, ya que tenemos el conocimiento, los medios diagnósticos y terapéuticos y las medidas preventivas para evitarlos. En cuanto a la lucha contra enfermedades prevalentes, los avances han sido muy elevados contra malaria y VIH/sida, pero existe el peligro de que retrocedan. Tal  y como fueron diseñados, los ODM favorecen el desarrollo de programas verticales de lucha enfermedad por enfermedad, más que de acciones más integrales, que son más efectivas. De hecho, actualmente hay más de 100 asociaciones público/privadas que trabajan en el ámbito de la salud mundial, muchas veces compitiendo entre sí, en vez de buscar sinergias.

¿Y a partir de ahora? En septiembre de este año Naciones Unidas va a aprobar los próximos objetivos de desarrollo, que se denominarán Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Pretenden centrar el foco en las personas, pero también en la sostenibilidad del planeta, y para ello se proponen 17 objetivos. El peso directo de la salud disminuye, pues solo un objetivo está directamente relacionado con la salud: “asegurar las vidas saludables y promover el bienestar en todas las edades”. La salud pasa de ser un 37,5% de los ODM a ser un 6%, y no podemos saber si esto va a significar una disminución de la atención política y financiera en el sector. Otro gran actor internacional, la Organización Mundial de la Salud, está presentando como objetivo para los próximos años la Cobertura Universal de Salud, y actualmente se está trabajando sobre la forma en que la Cobertura Universal y los ODS pueden coexistir.

Si de verdad queremos cambiarle la cara a la inequidad del mundo en salud no podemos ponerle solo una capa de maquillaje…

… la salud de las personas debe prevalecer sobre otros intereses, porque la salud no es un capricho, es un derecho

Pero antes de empezar ya comienzan a generarse algunas dudas sobre los ODS, y especialmente en el sector de la salud. La voluntad política para aprobarlos se presupone, pero si no ha habido financiación para los ODM, ¿va a haberla para los ODS, cuando van a ser más caros? Las estimaciones de la financiación de la agenda post 2015 hablan de que se debería incrementar la financiación actual en más de 113.000 millones de dólares/año para cubrir las acciones solamente en agua, salud y nutrición, pero no se contempla voluntad política para este incremento. Lo más preocupante no es “cuánto” sino “cómo”. No nos ponemos de acuerdo sobre qué procesos son los mejores para conseguir resultados. Cada país puede elegir el camino que considere conveniente para conseguir los logros propuestos, sin atender al criterio sobre qué modelo es más eficiente, efectivo, sostenible y tiene más impacto. Y el hecho de que cada vez haya más actores involucrados en la salud (asociaciones público-privadas, organizaciones comerciales, organizaciones filantrópicas, gobiernos,…) no ayuda en la tarea de definir el camino a seguir. Finalizar las epidemias se puede hacer de muchas formas, algunas más sostenibles que otras. La Cobertura Universal se puede alcanzar apostando más por una sanidad pública, por sanidad privada, o por una mixta; priorizando la Atención Primaria de Salud o la atención especializada; financiando a través de impuestos generales o de rentas de trabajo. No hay una varita mágica ni soluciones únicas, pero  sería aconsejable establecer orientaciones respecto qué  modelo de sistema de salud es más conveniente para alcanzar los ODS.

Si de verdad queremos cambiarle la cara a la inequidad del mundo en salud no podemos solamente ponerle una capa de maquillaje. Hay que hacer una cirugía profunda que permita unos cambios reales y permanentes: redefinir y reforzar el papel que juegan los sistemas públicos de salud, garantes de la salud de la población; establecer la Atención Primaria de Salud como estrategia prioritaria en el sector de la salud; tener presentes los determinantes de salud y, por último, introducir la valoración sobre “las consecuencias en la salud de todas las políticas”, tanto nacionales como mundiales. Pero sobre todo, que la salud de las personas prevalezca sobre otros intereses, porque la salud no es un capricho, es un derecho.

Carlos Mediano es Vicepresidente de medicusmundi Internacional y responsable del Área de estudios e investigación de medicusmundi España

Este artículo forma parte del Boletín extraordinario 40 aniversario

40 aniversario MMA-03

La salud de las madres en África subsahariana

Casilda Velasco Juez y África Caño Aguilar

6b C Velasco_A Caño IMG_0621

La salud de las mujeres africanas sigue constituyendo un gran problema y ha sido objeto de especial atención, durante estas últimas décadas, por las organizaciones sanitarias internacionales sin conseguir el objetivo principal, disminuir las tasas de mortalidad materna y neonatal y mejorar la salud de las madres y sus criaturas.

La salud es un derecho fundamental y, en el caso de las mujeres, debe abordarse conociendo los problemas específicos que las afectan y que precisan de una atención particular. Sin embargo, el derecho a la salud no existe para muchas mujeres en África Subsahariana. La gran desigualdad existente en estas regiones entre los sexos aumenta su exposición a ciertos riesgos y la vulnerabilidad frente a ellos, restringiendo su acceso a la asistencia sanitaria, a la educación y al empleo y limitándoles la capacidad de proteger su propia salud.

Durante los años reproductivos (entre los 15 y 49 años), la salud de las mujeres es trascendental no solo para ellas mismas, también tendrá repercusiones en la salud y el desarrollo de las familias y de las siguientes generaciones. Durante este periodo, muchos de los problemas de salud exclusivos de las niñas y las mujeres tendrán un gran impacto sobre su salud y supervivencia.

En África subsahariana se producen la mitad de todas las muertes maternas que ocurren en el mundo –289.000 mujeres murieron en 2013– por causas relacionadas con el embarazo, el parto y el periodo de postparto. Sin embargo, las estrategias necesarias para disminuir esta mortalidad materna son de reconocida eficacia y, además, no requieren muchos recursos:

  1. Consulta prenatal (CPN). Todas las mujeres deberían acudir, al menos, a cuatro CPN a lo largo del embarazo, realizadas por personal sanitario cualificado (matrona), que le proporciones una atención de calidad, identifique posibles riesgos y pueda derivar a la gestante hacia servicios sanitarios con personal y medios más especializados si fuera preciso. En 1990, el porcentaje de mujeres gestantes de África subsahariana que recibieron cuatro CPN o más fue del 48%; en 2013 solo había aumentado al 50%.
  2.  Atención al parto por personal sanitario cualificado (enfermera, matrona o médico). Esta medida ha demostrado ser una condición básica para disminuir la mortalidad materna. Solo el 52% en 2013 recibieron este tipo de asistencia en África subsahariana.
  3. Atención en el postparto. Los cuidados en este período son los más olvidados, a pesar de que en él se produce el 60% de la mortalidad materna. Las mujeres que no dan a luz con personal cualificado tienen pocos o ningún tipo de cuidado post parto. Pero dar a luz con personal cualificado o en un centro sanitario no garantiza los cuidados en este periodo.

La elevada mortalidad materna existente aún en África subsahariana –510 madres mueren hoy día por cada cien mil nacidos vivos, aún cuando varios países subsaharianos la han reducido a la mitad desde 1990– es consecuencia directa de la carencia de accesibilidad a estas tres intervenciones (CPN, asistencia al parto por personal cualificado y cuidados postparto). Según un estudio de la conocida revista médica The Lancet, las mujeres de esta región tienen casi 100 veces más posibilidades de morir por complicaciones derivadas del embarazo y el parto que aquellas que viven en un país rico.

La elevada mortalidad materna existente aún en África subsahariana es consecuencia directa de la carencia de accesibilidad a tres intervenciones: consulta prenatal, asistencia al parto por personal cualificado y cuidados postparto

Además de las mujeres que mueren, no podemos olvidarnos de todas aquellas que quedan con secuelas graves tras el parto, lo que condicionará su estado de salud de por vida y por tanto el de sus familias. Una de las lesiones más graves que pueden derivar de la deficiente asistencia al parto es la fístula obstétrica, que se produce cuando el parto se prolonga durante varios días (parto obstruido). Las mujeres con esta lesión y sus bebes sufren múltiples secuelas como son una lamentable incontinencia de heces y/o de orina, que puede dar lugar al rechazo de sus comunidades y familias, o el incremento de mortalidad infantil neonatal. En la actualidad, esta lesión ocurre principalmente entre mujeres adolescentes y niñas en situación de pobreza extrema, que dan a luz sin opción a una asistencia obstétrica cualificada. Además, las mujeres sometidas a mutilación genital femenina (MFG) –en África subsahariana esta práctica está muy extendida– tienen mayores probabilidades de sufrir esta cruel complicación por la alteración anatómica de sus genitales.

La fístula obstétrica es una de las lesiones más graves que pueden derivar de la deficiente asistencia al parto. Esta lesión se produce principalmente en mujeres y niñas en situación de pobreza extrema y puede ocasionar el rechazo de sus comunidades y familias

La fístula se puede prevenir casi por completo con la asistencia cualificada en el parto, por lo que su persistencia es un indicio de que los sistemas de salud en África no cubren las necesidades esenciales de la mujer.

Debemos tener también presente la contribución destructiva que tiene la práctica de la mutilación genital femenina en la salud de las madres africanas: las mujeres mutiladas tienen una probabilidad más elevada de complicaciones en el parto que las que no han sufrido esta práctica, siendo más alto el riesgo cuanto más grave y mayor sea la mutilación. Estimaciones de la OMS indican que la mutilación genital aumenta el riesgo de tener una muerte fetal o neonatal precoz. Podemos por tanto sumar los resultados obstétricos y perinatales adversos a la lista de efectos perjudiciales inmediatos y a largo plazo de las mutilaciones genitales

6a C Velasco_A Caño IMG_0649

Tras analizar las principales situaciones que afectan la salud de las madres en África, es fundamental reflexionar sobre el hecho de que, como ya dijimos antes, la mayoría de estas muertes maternas en África podrían prevenirse. Y, sobre todo, sobre el hecho de que las medidas a tomar para evitarlas –incluidas las estrategias e intervenciones exclusivamente sanitarias ya indicadas— algunas de las cuales enumeramos a continuación, son todas ellas de bajo coste:

  • Mejorar el acceso a los servicios de salud de calidad durante el embarazo, el parto y el post-parto
  • Establecer estrategias educativas, formativas y de sensibilización para evitar la MGF, los embarazos a edades tempranas y todas aquellas situaciones evitables que afecten de forma adversa a la salud de las madres.
  • Promover los derechos de las mujeres y la igualdad de género tanto en medio rural como urbano, haciendo partícipes en este objetivo a los niños y hombres de las comunidades.
  • Promover la formación del personal sanitario adecuándolo a los problemas de salud, incorporando la formación en género, en derechos, comunicación y la puesta en marcha de buenas prácticas.
  • Incentivar el compromiso y las iniciativas de los gobiernos africanos para promover la salud de las mujeres.
Casilda Velasco Juez es matrona y colaboradora habitual de medicusmundi
 África Caño Aguilar es ginecóloga y, actualmente, presidenta de medicusmundi Andalucía

Este artículo forma parte del Boletín extraordinario 40 aniversario

40 aniversario MMA-03

Atención visual en Marruecos

Margarita Soler

 Se estima que los errores refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo) no compensados son la primera causa de deficiencia visual, siendo responsables de la discapacidad visual de 123 millones de personas y de 1,5 millones de ciegos

Sin título

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial el número de personas con discapacidad visual se estima en 285 millones, de los cuales 39 millones son ciegos —una condición evitable en  el 80% de los casos— y 246 millones tienen una discapacidad visual severa o moderada.

Atendiendo a la Clasificación Internacional de Enfermedades, la OMS considera ciega a aquella persona que ve menos de 3/60 con su mejor ojo (no ve a 3 metros lo que una persona con visión normal vería a 60) y con discapacidad visual a aquella que ve menos de 6/18 (no ve a 6 metros lo que una persona con visión normal ve a 18) pero más de 3/60 con su mejor ojo. Se estima que los errores refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo) no compensados son los responsables de la discapacidad visual de 123 millones de personas y de la ceguera de 1,5 millones, por lo que son la primera causa de deficiencia visual (43%), seguidos de la catarata (33%), y son, también, la quinta causa de la ceguera evitable en el mundo.

Aunque son las personas mayores de 50 años las más afectadas,  ya que representan el 65% y el 82% de las personas con discapacidad visual y ceguera, respectivamente, la deficiencia visual por errores de refracción es uno de los problemas más comunes entre los niños en edad escolar (35%) y supone la segunda causa de ceguera tratable (12%). Para la OMS,  la deficiencia visual es un problema importante de salud que se distribuye de forma desigual entre regiones —el 90% de esas discapacidades visuales se encuentran en países en desarrollo— y entre sexos —las mujeres tienen un riesgo significativamente mayor de pérdida de la visión que los hombres: dos tercios de las personas ciegas son mujeres o niñas.

La deficiencia visual por errores de refracción es uno de los problemas más comunes entre los niños en edad escolar (35%) y supone la segunda causa de ceguera tratable

La deficiencia visual es una discapacidad que, en determinadas regiones, limita de manera importante la formación y la actividad de la persona que la padece, le crea dependencia y la pone en riesgo de exclusión social. Además, como ya sabemos, para un gran número de estas personas es evitable con una adecuada refracción y compensación (utilización de gafas), pero, para ello, es necesario disponer de cierta infraestructura y de agentes con formación adecuada para valorar la refracción visual. 

La deficiencia visual es una discapacidad que, en determinadas regiones, limita de manera importante la formación y la actividad de la persona que la padece, le crea dependencia y la pone en riesgo de exclusión social

Sin títulomedicusmundi Andalucía trabaja en Salud Visual desde el año 1997, cuando comenzamos en San Francisco de Orellana (Ecuador), creando la infraestructura necesaria —gabinete optométrico y taller de montaje de gafas— e impartiendo la formación del personal local responsable del funcionamiento de la Unidad de Óptica y Optometría creada. Desde ese año hemos trabajado en diferentes países, en zonas donde no era posible la asistencia optométrica y no cabía la posibilidad de poder ver con unas simples gafas. Nuestros proyectos se han realizado en Burkina Faso, Marruecos y Guinea Ecuatorial y, siempre que ha sido posible, reforzando los sistemas sanitarios de los países donde trabajamos.  

Durante el mes de septiembre de 2014, Rosario González Anera y Margarita Soler Fernández, voluntarias de medicusmundi Andalucía y de la ONG Mira por Sus Ojos, y profesoras del Grado en Óptica y Optometría de la Universidad de Granada, impartieron en Tánger un curso de formación a 6 enfermeros adscritos a las unidades de Optometría de Salé, Fez, Tánger y Tetuán, unidades creadas en el marco del proyecto “Mejora de la Salud Visual de los escolares del Norte de Marruecos”, ejecutado entre los años 2006 y 2008, y en el que se crearon diez Unidades de Optometría y talleres de montaje de gafas. El objetivo de esta formación era actualizar y ampliar los conocimientos de los profesionales (en principio las unidades se crearon para atender a la población escolar) ya que con el tiempo y su buen hacer, las unidades atienden a un tipo de población diversa y con sus propias particularidades (algunas se han convertido en unidades de referencia a nivel provincial) lo que implica unas necesidades de mayor conocimiento con el fin de reforzar las competencias para el desarrollo de la actividad de la Unidad de Optometría.  

Margarita Soler es profesora del Grado en Óptica y Optometría de la Universidad de Granada y voluntaria de medicusmundi

Este artículo forma parte del Boletín extraordinario 40 aniversario

40 aniversario MMA-03

Ce que j’ai beaucoup aimé dans le project

Le renforcement d’un reseau de femmes au Brakna, Mauritanie

 

mangassouba IMG_1980 recortada

 

Mangassouba

 

    Par Mamadou Mangassouba

 

 

Le partenariat tripartite entre le Ministère des Affaires Sociales, de l’Enfance et de la Famille (MASEF), la Direction Régional de Santé (DRAS) et Medicus Mundi Andalucía n’a pas été toujours facile. Eh oui ! Il a connu des hauts et des bas mais a fini par marcher au grand bénéfice des populations du Brakna.

Voilà un exemple de réussite parmi tant d’autres dans le projet AECID que j’ai beaucoup aimé : Le travail de renforcement du réseau de femmes du MASEF.

Le MASEF avec son réseau d’animatrices et facilitatrices, avait comme charge dans notre partenariat qu’a commencé en 2011, la sensibilisation destinée aux femmes en âge de procréer (FAP). Le DRAS, bien qu’ayant accepté le principe, n’était pas convaincu car voyait ses relais communautaires plus aptes que les animatrices du MASEF.

Le MASEF avait comme charge dans notre partenariat la sensibilisation destinée aux femmes en âge de procréer

Dans le cadre du suivi des activités appuyés par MMA, les séances de sensibilisation des animatrices étaient supervisées mensuellement par les facilitatrices et trimestriellement par la coordinatrice du MASEF. Après les premiers mois de sensibilisation sur la promotion des consultations prénatales (CPN) et accouchements assistés, MMA a fait une analyse des résultats qui a montré des localités dont les FAP ont été sensibilisées à plus de 50% et d’autres à moins de 50%. Parmi les moins de 50%, il y a eu des localités où la sensibilisation était vraiment inexistante voire nulle. En effet, là où la sensibilisation a été plus importante, les CPN étaient en hausse et inversement.

L’interprétation selon la DRAS de cette contre performance, était que le réseau MASEF n’est pas à la hauteur de cette mission. Pour la Coordinatrice du MASEF, cette analyse n’a été faite que pour disqualifier leur réseau et pour cela, elle était très remontée contre MMA.

La sagesse a fini par l’emporter et la mission de supervision de la coordinatrice a alors été orientée vers les animatrices qui ont fait moins de 50% de leurs cibles pour s’enquérir de leurs problèmes et trouver des solutions. Grace à cette mission le réseau MASEF a été renforcé, a pu rectifier le tir et jouer pleinement son rôle avec succès jusqu’à la fin du projet AECID. Il a pu gagner la confiance de la DRAS et maintenant est le partenaire le plus important pour les activités communautaires de MMA au Brakna.

Mamadou Mangassouba a été le Coordinateur du projet de MMA “Mejora de los indicadores de salud materna e infantil en Marruecos y Mauritania en los sectores de infraestructuras sociales y servicios (formación y apoyo a la sociedad civil) par le biais de projets de développement » dans la région de Brakna, Mauritania, entre 2011 et 2014.

Algo que me ha gustado especialmente del proyecto;

Refuerzo de una red de mujeres en Brakna, Mauritania

Mangassouba IMG_2007b

 

 Mamadou Mangassouba

El partenariado tripartito entre el ministerio de Asuntos Sociales, de la Infancia y de la Familia (MASEF), la Dirección Regional de Salud (DRAS) y Medicus Mundi Andalucía no ha sido siempre fácil. ¡En efecto! Tuvo sus altos y sus bajos pero, finalmente, ha conseguido andar para beneficio de la población de Brakna.

He aquí un ejemplo de éxito, entre tantos otros del proyecto AECID, que me ha gustado especialmente: el trabajo de refuerzo de la red de mujeres del MASEF.

La función del MASEF y de su red de animadoras y facilitadoras en nuestro partenariado, que comenzó en 2011, era la sensibilización de las mujeres en edad fértil (FAP). El DRAS, aunque lo aceptó, no estaba muy convencido porque pensaba que sus equipos comunitarios estaban mejor preparados que las animadoras del MASEF.

Dentro del cuadro de seguimiento de las actividades apoyadas por MMA, las sesiones de sensibilización de las animadoras se supervisaban cada mes por las facilitadoras y trimestralmente por la coordinadora del MASEF. Tras el primer mes de sensibilización sobre la promoción de las consultas prenatales (CPN) y los partos asistidos, MMA hizo un análisis de los resultados que mostró localidades en las que se había sensibilizado a más del 50% de las mujeres en edad fértil y otras donde se llegó a menos del 50%. Entre estas últimas, hubo algunas donde la sensibilización fue prácticamente inexistente o totalmente nula. De hecho, allí donde la sensibilización fue más importante, las CPN habían aumentado y a la inversa.

La interpretación de la DRAS de estos “contra resultados”, fue que la red MASEF no estaba a la altura de esta misión. Para la coordinadora del MASEF, la intención de este análisis no era otra que descalificar a su red y, por ello, estaba muy molesta con MMA.

La sabiduría se impuso al final, y los esfuerzos de supervisión de la coordinadora se orientaron hacia las animadoras que llegaron a menos del 50% de sus objetivos, con el fin de conocer sus problemas y encontrar soluciones. Gracias a ello, la red MASEF se ha reforzado, se han rectificado los errores y ha desempeñado su papel plenamente y con éxito hasta el fin del proyecto AECID. Además, se ha ganado la confianza de la DRAS siendo ahora su socio más importante en el desempeño de las actividades comunitarias de MMA en Brakna.

Mamadou Mangassouba ha sido Coordinador del Convenio de MMA “Mejora de los indicadores de salud materna e infantil en Marruecos y Mauritania en los sectores de infraestructuras sociales y servicios (formación y apoyo a la sociedad civil) mediante proyectos de desarrollo” en la región de Brakna, Mauritania, entre 2011 y 2014.

Este artículo forma parte del Boletín extraordinario 40 aniversario

40 aniversario MMA-03

Carta de la presidenta

0b portada  Bolivia Marzo 06 Tres 164

Este año es muy especial para todas las personas que, de alguna manera, participamos del trabajo que medicusmundi hace desde Andalucía. Y es así porque llevamos ya 40 años trabajando desde y en esta comunidad. 

En este tiempo, el mundo de la cooperación ha cambiado radicalmente: desde el proyecto PAMA, en Burkina Faso, pensado y puesto en marcha por personas voluntarias, decididas y muy animosas, hasta los proyectos actuales que, debido a su envergadura, son ejecutados por profesionales de la cooperación altamente cualificado(a)s ―y, no hace falta decirlo, también, ellos y ellas, decididos y muy animosos― que les dedican mucho tiempo y entrega diarios.

En estos años hemos visto cambiar algunas cosas a mejor: así, Ecuador dispone actualmente de un Sistema Sanitario que, aunque aún no llega a toda la población ―la región en la que Andalucía ha trabajado durante tantos años es una de las menos favorecidas―, está haciendo un esfuerzo ingente por hacerlo y cubrir todo el territorio,  esperamos que nuestro granito de arena haya contribuido; en Marruecos, asimismo, hemos podido observar una evidente mejora en los servicios de atención primaria y en los de atención materna e infantil, mejora a la que también esperamos haber contribuido con nuestros proyectos.

Tristemente, la situación en los países de África subsahariana no ha mejorado apenas. La mortalidad en general, y en particular la materna y la de menores de cinco años, especialmente la neonatal, por causas evitables, es ignominiosamente elevada. Y la elevada mortalidad materna y neonatal se debe, primordialmente, a las dificultades de las mujeres para acceder a cuidados de salud de calidad, incluidos los mínimos cuidados precisos durante el embarazo y el parto así como a una formación e información básica sobre derechos y salud sexual y reproductiva. Es por ello que muchos de nuestros proyectos inciden especialmente en los aspectos de salud materna e infantil, que incluyen la formación de personal sanitario en salud sexual, salud reproductiva y salud neonatal, a través del refuerzo de los sistemas sanitarios en atención primaria.

A todo lo anterior se está sumando un incremento progresivo de la mortalidad por enfermedades no transmisibles, como son los procesos cardiovasculares, diabetes, etc. Pero mientras que en nuestro mundo desarrollado estos procesos se dan sobre todo en personas de más de 70 años, allí se están produciendo a edades mucho más tempranas.

Por todos estos motivos, y de acuerdo con nuestro compromiso en la defensa del derecho a la salud, queremos seguir trabajando en estos países con la esperanza de que la tarea que realizamos, con la ayuda de todos y todas nuestras socias y colaboradores, contribuya a mejorar esta desalentadora situación.

Esperamos seguir contando con todas y todos vosotros para lograrlo.

Con todo mi agradecimiento y el de las personas a las que destinamos  los proyectos, os envío un saludo afectuoso

África Caño Aguilar. Presidenta de medicusmundi Andalucía

Este artículo forma parte del Boletín extraordinario 40 aniversario

40 aniversario MMA-03

Buscando una vida que merezca la pena ser vivida

Por Eduardo García Langarica

Un niño de tres años ha conseguido lo que hasta hace poco parecía imposible: el fin de la indiferencia ante el drama de los refugiados que llaman a las puertas de Europa. Y de paso, puede haber acabado con el mercadeo insoportable de números, que son personas, que cada país estaba dispuesto a recibir.

Se llama Aylan y tenía tres años. La imagen de su cuerpo tendido, muerto,  en la arena de una playa turca ha golpeado la conciencia y el corazón de esta Europa que, con su Nobel de La Paz a cuestas, solo es capaz de demostrar la hipocresía que la gobierna. Esta Europa fortaleza, donde nuestros mandatarios parecen querer mantenernos encerrados como rehenes, que se gasta en cinco años casi tres veces más en alambradas que en ayuda a refugiados. Esta Europa irresponsable que tira la piedra y esconde la mano en Libia, en Siria, en Egipto, en Irak, donde ha promocionado guerras y flirteado con golpes de estado en función de sus intereses geoestratégicos, energéticos o de minerales, o de los de su aliado norteamericano.

Se cuentan por miles los muertos en el Mediterráneo (el nuevo Mar Muerto lo ha llamado alguien), y no contamos los que no han llegado a él porque se han quedado por el camino, en las costas de Libia o en Gibraltar y, ahora, entre Turquía y Grecia.  Entre tanto, los gobiernos europeos miraban hacia otro lado, haciéndonos creer que los únicos culpables de esta crisis son los infectos contrabandistas de personas, obviando, como si hubiéramos estado inmersos en una amnesia colectiva, quiénes y por qué les echaron de sus casas y quiénes y por qué les cierran las puertas.

La Europa de las personas, la humanista, la que queremos construir sobre principios y valores, la inclusiva y hospitalaria, la de los derechos humanos, no debe ni puede permitirse dimitir de la obligación que tiene para quienes reclaman un derecho que les asiste, el derecho de asilo.

Mirar hacia otro lado no es responsable. La Europa de las personas, la humanista, la que queremos construir sobre principios y valores, la inclusiva y hospitalaria, la de los derechos humanos, no debe ni puede permitirse dimitir de la obligación que tiene para quienes reclaman un derecho que les asiste, el derecho de asilo. Las personas que llaman a nuestra puerta no son los culpables de esta crisis, como a veces se ha dado a entender, son las víctimas. Europa tiene el deber de auxiliar si no quiere que la historia le asigne el papel de verdugo.

Europa tiene el deber de auxiliar si no quiere que la historia le asigne el papel de verdugo.

Esperemos que ahora no pretendan  que distingamos entre los que huyen de la guerra y los que lo hacen de la pobreza, como si la miseria fuera diferente, como si la necesidad de una vida digna de ser vivida fuera diferente, como si las causas de una y otra fueran distintas. Porque no solo es un problema de solicitantes de asilo. Europa, además de un lugar seguro rodeado de países en conflicto, es una tierra rica que hace frontera  con mucha miseria.

Una vez más, la foto de un niño, Aylan, ha sacudido nuestras conciencias como aquellas otras, en los 80, de niños etíopes o biafreños muriendo de hambre. Ahora, como entonces, ha sido la ciudadanía quien ha puesto corazón a una realidad insoportable. Ahora, como entonces, la ciudanía se moviliza y mira a las ONGs, maltratadas, dicho sea de paso, por gobiernos como el nuestro.  Donar a una ONG o a quien sea está bien, pero no es suficiente. Debemos ir un poco más allá y pasar a la acción política si queremos  poner fin a esta Europa que, gobernada por los mercados, ya no es solidaria ni con sus propios ciudadanos.

Exijamos que nuestros gobernantes acaben con las políticas militaristas, comerciales, energéticas y económicas que obligan a miles de personas a huir de sus casas, buscando una vida que merezca la pena ser vivida y a la que, por otra parte, todos deberíamos tener derecho.

Debemos exigir a la Unión Europea y a los gobiernos de todos los estados que respeten y defiendan los derechos humanos, que dediquen más recursos a la cooperación al desarrollo, que dediquen más recursos y un cambio radical en la política de asilo. Pero lo que de verdad es urgente y, sobre todo muy pertinente, lo que es primordial y verdaderamente transformador es ir a la raíz del problema: la guerra. Y, ya puestos, exijamos que nuestros gobernantes acaben con las políticas militaristas, comerciales, energéticas y económicas que obligan a miles de personas a huir de sus casas, buscando una vida que merezca la pena ser vivida y a la que, por otra parte, todos deberíamos tener derecho.

Eduardo García Langarica es Presidente de la Federación de Asociaciones de medicusmundi España (FAMME)

DESNUTRICIÓN INFANTIL EN BURKINA FASO

Por Alba Olivares Heredia

Un total de 851 niños burkineses menores de 5 años han sido salvados de la desnutrición aguda severa gracias a las tres campañas de detección de la desnutrición organizadas por la ONG Medicus Mundi Andalucía en Burkina Faso.

Agente de salud comunitario midiendo el perímetro braquial de un niño en una comunidad del distrito sanitario de Zorgho, situado en el centro de Burkina Faso.
Agente de salud comunitario midiendo el perímetro braquial de un niño en una comunidad del distrito sanitario de Zorgho, situado en el centro de Burkina Faso.

En febrero de 2015, dio arranque el proyecto de ayuda humanitaria de Medicus Mundi Andalucía de «Apoyo a la integración del tratamiento de la desnutrición aguda severa infantil» en los distritos sanitarios de Ouargaye, Pouytenga y Zorgho de Burkina Faso, financiado por la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Unión Europea (ECHO).

Según los datos estadísticos del Plan de Repuesta Estratégica para 2014-2016 de Burkina Faso, más de medio millón de niños sufren desnutrición aguda global en el país, siendo la cifra de niños que padecen desnutrición aguda severa de 144.000.

Como parte del trabajo de Medicus Mundi Andalucía en este país de África occidental, durante los meses de mayo y junio de este año, la ONG ha coordinado tres campañas de lucha contra la desnutrición aguda severa infantil, cuyo gran éxito se ha traducido en un total de 851 nuevos niños desnutridos detectados y tratados. En cada campaña, los equipos del proyecto apoyan la formación y acompañamiento de los agentes de salud comunitarios, elegidos por la población local, para visitar, casa por casa, a todas las familias de los pueblos burkineses de las tres zonas de intervención.

foto2
Niña malnutrida que recibirá tratamiento gratuito en el distrito sanitario de Zorgho, zona de intervención del proyecto.

El objetivo es diagnosticar a los niños que se encuentran gravemente desnutridos para que puedan ser atendidos en los centros de salud y recibir, de forma inmediata y gratuita, el tratamiento contra la desnutrición, consistente en comida terapéutica para brindar al niño energía y nutrientes, antibióticos y medicamentos antiparasitarios. La detección se realiza a través de los brazaletes MUAC, que permiten medir el perímetro braquial del niño y conocer al instante si el niño está desnutrido así como el nivel de gravedad de la enfermedad.

En caso de que el niño o niña deba ser ingresado en uno de los Centros de Rehabilitación y Educación Nutricional (CREN) del proyecto, éste cubre todos los gastos originados durante la estancia del menor con desnutrición aguda severa y de su madre, eliminando así las barreras económicas que impiden el acceso de las familias sin recursos al tratamiento.

Las visitas de los agentes de salud comunitarios a las familias son asimismo un momento clave para sensibilizar a través de imágenes a toda la comunidad sobre las prácticas correctas de higiene, de preparación de alimentos y de prevención de la transmisión de enfermedades infecciosas.

foto5
Agente de salud comunitario explicando a las mujeres de la comunidad las buenas prácticas de higiene.
foto7
Agente de salud comunitario sensibilizando a la comunidad sobre buenas prácticas de preparación de los alimentos.
foto6
Agente de salud comunitario explicando a la comunidad cómo detectar y prevenir la enfermedad del Gusano de Guinea.

 

La ayuda sí llega a los beneficiarios y las mejoras son muchas y visibles. Según la encuesta SMART, elaborada por el Gobierno de Burkina Faso con el apoyo de UNICEF, desde 2009 se está consiguiendo reducir el número de personas desnutridas: la prevalencia de la desnutrición aguda a nivel nacional ha pasado de un 11,3% en 2009 a un 8,2% en 2013.

Alba Olivares Heredia  es la coordinadora del proyecto ECHO contra la malnutrición en Burkina Faso

40 aniversario MMA-03

Malos tratos y abusos durante el parto

Las mujeres se enfrentan a ellos de formas diversas en centros sanitarios de todo el mundo

 

Maternidad. Mauritania

 

Traducido del inglés desde: Women face diverse forms of mistreatment and abuse during childbirth in health facilities worldwide. Junio 2015. Organización Mundial de la Salud (OMS)

En muchos lugares del mundo, las mujeres se enfrentan a malos tratos durante el parto. De acuerdo con los autores de una revisión sistemática liderada por la OMS, publicada en PLOS Medicine, estos pueden incluir abusos físicos, sexuales y verbales, falta de cuidados de soporte, negligencia, discriminación y denegación de autonomía.

Lo(a)s proveedores de cuidados de salud pueden ser los perpetradores de estos malos tratos pero los malos tratos también son el resultado de un complejo cúmulo de factores que incluye diversos fallos sistémicos dentro de los centros sanitarios y a través de los sistemas de salud. La tipología de cómo las mujeres son maltratadas durante el parto que se presenta en esta revisión sistemática está basada en una síntesis de la evidencia cualitativa y cuantitativa de 65 estudios realizados en 34 países.

Calidad de los cuidados y derechos humanos

Se estima que en 2010 se produjeron 289.000 muertes maternas, de las cuales el 99% ocurrieron en países de ingresos bajos o medios. Mejorar la calidad de los cuidados, especialmente en el tiempo en torno al nacimiento, es crucial para reducir las muertes maternas así como las discapacidades de las mujeres y los niño(a)s prevenibles.

Debemos tratar de encontrar un proceso en el que las mujeres y los proveedores de cuidados de salud se impliquen en la promoción y protección de la participación de las mujeres en experiencias de parto seguras y positivas, que incluyan el respeto a la autonomía y la dignidad de la mujer en lo que respecta a su cuerpo y a sus elecciones

Meghan Bohren, autora del artículo

Los autores señalan que, aunque actualmente se está produciendo un aumento del reconocimiento de que las mujeres experimentan malos tratos durante el parto, no existe un consenso global de cómo estos sucesos deben definirse y medirse.

Con esto en el punto de mira, la OMS ha liderado una nueva revisión en la que se propone una tipología global comprehensiva, basada en la evidencia, donde se definen con claridad los tipos de malos tratos que las mujeres experimentan durante el parto en los centros sanitarios. Esta tipología se ha creado con la intención de procurar indicadores y herramientas para medir la prevalencia de estos malos tratos a los informes de futuras investigaciones, así como para desarrollar y evaluar intervenciones para reducirlos y promover unos cuidados respetuosos.

Declaración de la OMS sobre los malos tratos durante el parto

 The Mistreatment of Women during Childbirth in Health Facilities Globally: A Mixed-Methods Systematic Review

ONG y asociaciones profesionales sanitarias piden al Gobierno que aborde ya el retorno a la sanidad universal

Madrid, 28 de julio de 2015.- Seis entidades de defensa de los derechos humanos y de profesionales de la sanidad se han dirigido al Ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, para exigirle que incluya la cuestión de la asistencia sanitaria a las personas migrantes en situación administrativa irregular en el orden del día del próximo Consejo Interterritorial de Salud, que se celebrará mañana 29 de julio en Madrid.

Amnistía Internacional, Médicos del Mundo, Red Acoge, SemFYC, Sespas y Odusalud solicitan a las autoridades centrales y autonómicas representadas en el Consejo que debatan y adopten acuerdos sobre la urgencia de poner en práctica las recomendaciones emitidas por más de una decena de mecanismos de protección de derechos humanos de Naciones Unidas y el Consejo de Europa, que han instado al Gobierno español a asegurar el acceso a la atención sanitaria para todas las personas que viven en España.

Además, a la puerta del Ministerio, activistas de estas asociaciones entregarán botiquines -que contienen el listado de recomendaciones internacionales- al Ministro y a los y las representantes de las Consejerías de sanidad autonómicas participantes en la reunión.

Las últimas recomendaciones internacionales provienen del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de Naciones Unidas, quien ha destacado que el Real Decreto Ley 16/2012 ha tenido un impacto desproporcionado sobre las mujeres migrantes y que con él se ha perdido una oportunidad para identificar a las víctimas de violencia de género y a las víctimas de trata de personas y apoyar a las víctimas de violencia sexual. El Comité recomienda que se reforme el Real Decreto Ley para garantizar el acceso a la atención sanitaria a todas las personas.

En el mes de mayo, también el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre la cuestión de la discriminación de la mujer en la legislación y en la práctica instó al Gobierno a asegurar la cobertura sanitaria para todas las personas migrantes y calificó el Real Decreto Ley 16/2012 como una medida regresiva incompatible con las obligaciones internacionales de España en materia de derechos humanos. Por su parte, el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas también ha recomendado a España que las personas migrantes no sean discriminadas en el acceso a la atención de la salud.

Exigimos medidas definitivas, no parches

En las últimas semanas, dos autonomías –Comunidad Valenciana y Baleares– han anunciado la extensión de la tarjeta sanitaria a todas aquellas personas empadronadas en sus territorios. Se suman así a otras comunidades que han adoptado medidas para garantizar el acceso de personas migrantes a la atención sanitaria, como Asturias, Andalucía, o Euskadi y Navarra, que han llegado a garantizar por ley la universalidad de la atención sanitaria.

Las organizaciones firmantes consideran que el anuncio del Ministro del pasado mes de marzo en relación con el acceso a la atención primaria de las personas hasta ahora excluidas es un paso en la dirección correcta, pero también es solo una medida paliativa y, por tanto, insuficiente. Lo importante -consideran las entidades- es reformar la legislación que consagra esta exclusión sanitaria y blindar definitivamente el acceso a la salud como un derecho humano.

Mientras esto llega, es necesario recordar a los gobiernos autonómicos que también ostentan obligaciones internacionales en materia del derecho a la salud y que pueden y deben llegar al límite de sus competencias para asegurar que se restaure la universalidad de este derecho. Además, las autonomías gobernadas por aquellas fuerzas políticas que suscribieron públicamente su compromiso con la restitución de la cobertura sanitaria universal en España tienen ahora una oportunidad de oro para exigir al gobierno central cambios legislativos urgentes que permitan alcanzar este objetivo.

En este sentido, organizaciones como Médicos del Mundo y las integradas en el observatorio Odusalud se preguntan de qué forma las nuevas medidas que se pongan en marcha van a contemplar la restitución del daño causado hasta ahora por la exclusión sanitaria, en concreto con las facturas y compromisos de pago emitidos.

Las entidades firmantes de la carta al Ministro, que llevan denunciando el impacto de la reforma sanitaria desde su aprobación y documentando sus efectos con sus propios medios, han exigido reiteradamente al Gobierno que evalúe qué consecuencias ha tenido el RDL 16/2012 sobre el derecho a la salud de las personas afectadas.

INFORMACIÓN ADICIONAL

Los mecanismos internacionales que han instado a las autoridades a garantizar el acceso a la atención sanitaria para todas las personas, sin ningún tipo de discriminación son:  el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales;  el Relator Especial sobre las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia; la Relatora Especial de extrema pobreza y derechos humanos; el Relator Especial sobre los derechos humanos de los migrantes; el Experto independiente sobre las consecuencias de la deuda externa y las obligaciones financieras internacionales conexas de los Estados para el pleno goce de todos los derechos humanos, sobre todo los derechos económicos, sociales y culturales; el Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental; el Comité Europeo de Derechos Sociales; el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer de Naciones Unidas; Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas; el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre discriminación contra las mujeres en la ley y en la práctica y 9 países en el marco del mecanismo de Examen Periódico Universal.

Únete a REDER: Somos una red de colectivos, movimientos, organizaciones y personas implicadas en la defensa del acceso universal a la salud y la denuncia de su incumplimiento 

medicusmundi_transparennte ya está en REDER. Si lo deseas, tu también puedes pertenecer. Únete a REDER

Sanidad pública/privada: equidad, eficiencia.

La situación española

 

Por Rafael Rodríguez-Contreras Pelayo

 

«Podría pensarse en lo político como en el elemento más ineficiente de lo público, al anteponer sus privilegios a los derechos de la sociedad a la que debería servir»

4 R ContrerasEn España la presión social por la crisis económica (cuya responsabilidad principal corresponde a intereses del consorcio de poderes político-financiero) está siendo utilizada para empujarnos a aceptar la conveniencia de favorecer una mayor intervención de las aseguradoras privadas en la gestión y prestación de los servicios sanitarios.

Ello está secuestrando el debate esencial que debería ocupar el centro de nuestra reflexión y que es necesario realizar: cómo intervenir sobre nuestro Sistema Nacional de Salud para mejorar su calidad, equidad y eficiencia, garantizando con ello su sustentabilidad.

Sin títuloDefinir el nivel óptimo del gasto total en salud, su composición público/privada, la organización del sistema y su estructura de gestión, con el fin de alcanzar los mejores resultados con iguales recursos, es tarea de una enorme complejidad al afectar tanto a elementos técnicos, como a universos ideológicos, políticos y de valores de la sociedad. Pero ello debe estimular nuestro compromiso intelectual para intentar racionalizar nuestro análisis, a partir de experiencias reales, aún a pesar de que será difícil alcanzar dicho objetivo, porque no permitirá eliminar todos los sesgos inherentes.

Por ello vamos a  realizar una serie de comparaciones, para ver si hay relación, entre diversos elementos esenciales de nuestro modelo sanitario, frente al de los países miembros de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), con datos referidos al año 2011.

1º El gasto total sanitario por habitante, ajustado por paridad de poder adquisitivo, sitúa a España, con 3.072 dólares, por debajo de la media de la OCDE  y donde sólo: Grecia, Eslovenia, Portugal, República Checa, República Eslovaca, Hungría, Polonia y Estonia, de entre un total de 23 miembros europeos, destinan menor cantidad de recursos per cápita que nosotros.

2º Nuestra proporción de gasto privado frente al público es superior a la de Austria, Alemania, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Islandia, Italia, Japón, Luxemburgo, Noruega, Reino Unido y Suecia e inferior a la de Canadá, Corea, Chile, México, Portugal, Suiza y EE.UU.

3º De entre todos los países de la OCDE, sólo México, Chile y EE.UU. presentan una cuantía de gastos privados en salud superiores a los públicos, a semejanza de lo que ocurre en la mayoría de los países de bajo desarrollo. Estados Unidos, que ostenta  el  récord de ser el país que más apuesta por el mercado de las aseguradoras privadas, tiene el gasto sanitario por habitante más elevado del mundo (8.508 dólares) y una atención que deja sin seguro médico a 46 millones de personas aproximadamente, de ahí la reforma sanitaria de Obama.

4º El crecimiento del gasto sanitario en España  en los últimos 10 años fue del 2`7% anual, frente al 4´1% de promedio en la OCDE y del 7`5% en los EE.UU. también, en este caso, el país que peor controló dicho crecimiento.

Todo lo anterior permite afirmar que España: a) destina menos recursos sanitarios por habitante que los países a los que debemos acercarnos por su mejor y mayor desarrollo social, b) tiene una proporción de gasto privado en salud superior al de esos mismos países y c) ha frenado el crecimiento del gasto en los diez últimos años con más eficacia que ellos.

La mejora de la salud de la población ha de tener en la equidad y en la legitimidad social los medios indispensables para alcanzarla

La mejora de la salud de la población, principal objetivo de un sistema sanitario, ha de tener en la equidad (igualdad para todos en la accesibilidad y calidad de la atención) y en la legitimidad social (universalidad, aceptabilidad y participación) los medios indispensables para alcanzarla. El balance entre ellos y el coste a través del que se consiguen, definen la eficiencia de un sistema.

La Organización Mundial de la Salud, en su “Informe sobre la salud en el mundo, 2000”, ha señalado que “lo que parece deducirse de los estudios de los sistemas sanitarios de los países europeos desarrollados es que equidad y eficiencia están asociadas y que los sistemas sanitarios públicos, más igualitarios, que refuercen sus mecanismos de evaluación, son más eficientes que aquellos que se apoyan más en el mercado”. El Banco Mundial en 1997 sostiene: “los gobiernos deben de jugar un mayor papel en la financiación de los cuidados de salud en apoyo de la equidad y también de la eficiencia […] Los actores privados son a menudo grandes despilfarradores en cuidados inefectivos por falta de controles estatales”.

Todo lo anterior nos obliga a ser cautelosos y prudentes antes de realizar una apuesta liberalizadora, que puede suponer la pérdida de la equidad y eficiencia en nuestro Sistema Sanitario, esencial para la estabilidad social.

Para defender su sustentabilidad es imprescindible reforzar la Atención Primaria de Salud así como las estrategias poblacionales de Salud Pública, conociendo la mayor eficiencia y equidad que comportan.

Y sería esencial someter a una evaluación, con periodicidad trienal a todos los elementos del Sistema Sanitario (usuarios, profesionales y administradores sanitarios públicos). Dicha evaluación, realizada por un órgano imparcial, constituido por profesionales de reconocida solvencia profesional e independencia partidista, nos permitiría corregir deficiencias en el uso, gestión y control profesional, financiero y político del Sistema Nacional de Salud, y mejorar  su legitimidad ante la población.

Se ha planteado que lo público tiene en el funcionariado su principal factor limitante para alcanzar la eficiencia, mientras que lo privado, lo tiene en el beneficio. Actualmente, podría pensarse en lo político como en el elemento más ineficiente de lo público, al anteponer sus privilegios a los derechos de la sociedad a la que debería servir. Sólo su evaluación continuada, imparcial e independiente y la eliminación de prerrogativas que les permiten ejercer de juez y parte ―con lo que se pervierte la democracia, al debilitar la igualdad ante la ley― podrán regenerar la vida pública y hacer que, con su ejemplo, se recupere el derecho a la dignidad y al compromiso como una parte esencial del espíritu de lo humano.

 

Rafael Rodríguez-Contreras Pelayo es Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública y Presidente de Honor de medicusmundi Andalucía

Este artículo forma parte del Boletín extraordinario 40 aniversario

40 aniversario MMA-03